Submit your work, meet writers and drop the ads. Become a member
M Srisaravana Apr 2020
I see them flowers withering, Llorona,
The cold wind sweeps them away,
The leaves and stems are so empty, Llorona,
Come at ones to collect them, Llorona, Llorona,

There's darkness surrounds me, Llorona,
Like a burned coal mixes with the air,
It has consumed me to the core, Llorona,
You are my absolution, Llorona, Llorona,

They say I bring the calamity, Llorona,
Distructruction above all laid,
Even the full moon will hide from the sight, Llorona,
Take me to the river and show me Llorona, Llorona,

My eyes are filled with sorrow, Llorona,
No more butterflies of colors flip the wings,
A dune of a pale sand desert grows in me, Llorona,
Come with the rain and drizzle me Llorona, Llorona,

I wander in the woods and the lakes, Llorona,
Looking for a white gown of a woman weeping,
To give my will freely to your salvation, Llorona,
Hold me in your arms as I pass into thee, Llorona, Llorona,

If your wailing needs life to be taken, Llorona,
Let another child live with joy and meaning,
Take my wasted soul without falter, Llorona,
Let us go into the void of salvation, Llorona, Llorona.
Just inspired by the folklore of La Llorona
Bailey B  Oct 2010
La Llorona
Bailey B Oct 2010
i wonder




if someone else called you

to tell them a story

because the nightmares wouldn't cut their ropes,

would you kick your heels

upon your desk and spin

a tale as long as the night itself

until they fell asleep?



"a beautiful red-haired princess

lived in a land

far far away

but she was so amazing

that the prince would scale

the highest of the mountainsides

to see her"



you were always writing me

into fairytales

and sometimes they helped

fight the darkness



did I ever tell you about those nightmares?

how I heard an old Chicano folktale

about La Llorona

and how she came to me in a dream

weeping and screeching

and clawing at her eyes

and shrieking "Ayudame!"

through the tangle of the black woods in front of me

twisting riddles through my slumber.



do you know that

sometimes during barre stretch,

when we shoot our legs skyward,

or when i'm filing college interviews

your smile-laugh ripples

through my ears

and I grit my teeth

through peppermint pain

and try to drown it out?



did I ever tell you

when I got the phrases

"La Llorona"y "la rana"

scrambled up in my brain?

La maestra told us we would be

leyendo un cuento

sobre la rana

en the pond

and I thought she meant a story of

La Llorona

the wailing woman

maestro of a symphony of screams

and my heart stopped working

and I told her, "No puedo, I can't."

and she said, "Silly girl, la rana es 'the frog'."

and laughed.



do you remember when

they took me to a grave

and you told me about cancer

and how you thought that you'd die young?

you said it

so calmly

as if the dead around you

were offering up their Easter lilies

as a bridal bouquet

to be tossed to a lucky relative

and i just looked at you

with sea-glass eyes

and you kissed me

as the tears spilled over

into silent rivers

down my cheeks



i wonder

if sometimes

when you listen closely

you can hear the bottle-sculptures'

mouths lisping with the wind

or la rana

croaking in the pond

and smile-laughing right along with you

at me.



if the story has a different beginning now

or a middle

or an end



or if you've written me out entirely

or maybe just changed my fate



"a beautiful red-haired princess

was punished for her vanity

and doomed to wander and wail

for all of eternity

for she had done wrong."



and am I La Llarona,

the weeping woman?

because that's all I ever

seemed to do

The dreams are gone now

or, rather, the nightmares

but there are some things

more haunting in reality.



i wonder if she hears

the coded tick-tock

of the static

or the shrill cries

of tortured souls

forever searching

forever lost



i wonder

if you love her

more than me.
Paul d'Aubin  Jan 2014
La Llorona
Paul d'Aubin Jan 2014
La Llorona

(ce poéme écrit après avoir écouté la chanson est
dédié à Frida Kahlo et à Joan Baez)

Sur les remparts de Tenochtitlan
tu ne sors qu'à la nuit couchante
les nuits ou la lune est orange tourne
rouge de sang et d'amertume.
Tu fais briller ta chevelure
de geai, tel un diamant noir,
ton nom est "Llorona la belle"
qui nous appelle de ses pleurs.
Et tente de nous attirer
Avec sa voix rauque et ses pleurs.

Tu annonces la venue de ceux
par qui la mort doit advenir.
Car telle est ta prophétie
magicienne, du Monde Indien.
Surtout passant, ferme les yeux
et retiens ton amour naissant
car la Llorona ne vient pas
pour te serrer dans ses bras
et te donner sa douce peau,
Ni te couvrir de baisers.

Elle se fait messagère de malheur.
Et annonce les temps nouveaux
D’où surgiront les hommes barbus, bardés de fer
avec ces animaux fabuleux
Et leur bâton de foudre et de tonnerre
qui tuent mieux que la guerre fleurie.
Son chant est hymne funèbre
ou la prophétie s'accomplit
dans les cliquetis d’acier,
la maudite soif de l’or
et le feu des bûchers.

Garde toi de suivre « la pleureuse »
qui t'annonce les jours maudits,
ou le sang indien va couler
et le Peuple être mis en servage.
Loran ta beauté est venin
cartes présages sont les flèches
que nous lancent les "temps nouveaux".
Pleurons, tous, notre liberté
et les jours de cendre venus,
et la chute des Dieux serpents.

Paul Arrighi, Toulouse
(ce poéme écrit après avoir écouté la chanson est
dédié à Frida Kahlo et à Joan Baez)
Jammit Janet Jul 2020
01♡04♡20

Corona,
Tears of la llorona,
Her tears never stop,
Like her ambition and persona,

She feels her feels,
Full body and heart,
So much at times,
It rips her apart,

But she don’t need no seamstress,
She’s proud of her tears,
They represent life, love, and what’s real,

Where’s the pause button?,
To divvy up the pain,
Of being alive,
And feeling insane,

Why does every moment feel like she’s wired?,

Electric, hectic, full of fire,
Emotion as dense as the ocean,
Drowning in free-flow motion,
Fighting the odds, current, and notion,

When will it stop?,
She asks as she drops,

Pleading for that secret potion,
To calm her soul,
And prevent mental explosion,

Llorona, llorona,
She quietly smiles,
Though but intense,
She knows that’s why life’s worthwhile.
Poema Code Switching
By Aylin Soto-Aleman, Mercedes Caballero, Jesus Martinez, Marta Silva, Alex Alejandre
16.4.15

El final de una etapa
The end,
The beginning of a new journey
un camino
A un mundo extranjero
Un deseo, un sueño
A dream
Haciendo mi propio path
un camino
rostros nuevos , new failures
historias nuevas , new experiences
a sequel to my story, con hojas rotas
y mojadas    


INMIGRACION

La memoria es un salto
entre continentes
crossing invisible borders
swimming in the rios
corriendo debajo del sol

La memoria es los abuelitos
ancestors cooking arroz y frijoles,
flan, driving through for hamburgers,
popcorn, sipping on horchata
Basilica
No todo lo que brilla es oro
not all rainbows and butterflies,
Clarita y sus cien años
Ruben y sus Tacos del Camino Real
El rancho
Midnight movies
Quiero a quien me quiera
It’s been a long day, without you my friend
Mexicanos al grito de guerra
Oh, say can you see by the dawn’s early light
Tepechitlan, Jerecuaro, Guanajuato
Long Beach, Argentine, KCK,
Chihuahua,
A Distance Between Us
El puente, the bridge.
Three Little Pigs en casa, at home,
don't step out marranitos,
la llorona te va a llevar

Memory is a leap
between continents
Cruzando fronteras invisibles,
Nadando en los rivers
Running under the sun

Born in different places
Pero las mismas intenciones
This was created by my spanish class and I.
Cecelia Francis Mar 2015
La llorona
mojado con
sus océanos
se ahogando
2x4
Victor D López Feb 2019
Naciste siete años antes del comienzo de la guerra civil española,
Y viviste en una casita de dos pisos en la Calle de Abajo de Fontan,
Frente al mar que les regalo su riqueza y belleza,
Y les robo a tu hermano mayor, y el más noble, Juan, a los 19 años.

De chiquita eras muy llorona. Los vecinos te hacían rabiar con solo decirte,
“Chora, Litiña, chora” lo cual producía un largo llanto al instante.
A los siete u ocho años quedaste ciega por una infección en los ojos. Te salvó la vista
El medico del pueblo, pero no antes de pasar más de un año sin poder ir a la escuela.

Nunca recuperaste ese tiempo perdido. Tu impaciencia y la vergüenza de sentirte atrasada, Impidieron tus estudios. Tu profundo amor propio y la vergüenza de no saber lo que sabían tus
Amigas de tu edad, tu inquietud y tu inhabilidad de aguantar la lengua cuando te corregían,
Crearon una perfecta tormenta que desvió tu diminutiva nave hacia las rocas.

Cuando aún una niña, viste a Franco con su escolta salir de su yate en Fontan.
Con la inocencia de una niña que nunca supo aguantar la lengua, preguntaste a
Una vecina que también estaba presente “Quien es ese señor?”
“El Generalísimo Francisco Franco” te contestó en voz baja. Dile “Viva Franco” cuando pase.

Con la inocencia de una niña y con la arrogancia de una viejita incorregible gritaste señalándolo
“Ese es el Generalísimo?” Y con una carcajada seguiste en voz alta “Parece Pulgarcito!”
Un miembro de su escolta se acercó alzando su ametralladora con la aparente Intención de Golpearte con la culata. “Dejadla!” Exclamo Franco. “Es una niña—la culpa no es suya.”

Contaste ese cuento muchas veces en mi presencia, siempre con una sonrisa o riéndote.
Creo que nunca apreciaste el importe de esa “hazaña” de desprecio a la autoridad. Pudiera ser En parte por ese hecho de tu niñez que vinieron eventualmente por tu padre  
Que lo Llevaron preso. Que lo torturaron por muchos meses y condenaron a muerte?

El escapó su condena como ya he contado antes—con la ayuda de un oficial fascista.
Tan fuerte era su reputación y el poder de sus ideas hasta con sus muchos amigos contrarios.
Tal tu inocencia, o tu ceguera psíquica, en no comprender nunca una potencial causa de su Destrucción. A Dios gracias que nunca pudiste apreciar la posible consecuencia de tus palabras.

Tu padre, quien quisiste toda la vida entrañablemente con una pasión de la cual fue muy Merecedor, murió poco después del término de la guerra civil. Una madre con diez
Bocas para alimentar necesitaba ayuda. Tú fuiste una de las que más acudió a ese
Pedido silencioso. A los 11 años dejaste la escuela por última vez y comenzaste a trabajar.

Los niños no podían trabajar en la España de Franco. No obstante, un primo tomó piedad
De la situación y te permitió trabajar en su fábrica de embutidos de pescado en Sada.
Ganabas igual que todas tus compañeras mayores. Y trabajabas mejor que la mayoría de ellas,
Con la rapidez y destreza que te sirvieron bien toda tu vida en todos tus trabajos.

En tu tiempo libre, llevabas agua de la fuente comunal a vecinos por unos céntimos.
De chiquita también llevabas una sella en la cabeza para casa y dos baldes en las manos antes y Después de tu trabajo en la fábrica de Cheche para el agua de muchos pescadores en el puerto
Antes del amanecer esperando la partida a alta mar con tu agua fresca en sus recipientes.

Todo ese dinero era entregado tu madre con el orgullo de una niña que proveía
Más que el sueldo de una mujer grande—solo a cambio de tu niñez y de la escuela.
También lavabas ropa para algunos vecinos. Y siempre gratuitamente los pañales cuando había
Niños recién nacidos solo por el placer de verlos y poder estar con ellos.

Cuando eras un poco más grande, ya de edad de ir al baile y al cine, seguías la misma rutina,
Pero también lavabas y planchabas la ropa de los marineros jóvenes que querían ir muy limpios
Y bien planchados al baile los domingos. Ese era el único dinero que era solo tuyo—para
Pagar la peluquería todas las semanas y el baile y cine. El resto siempre para tu madre.


A los dieciséis años quisiste emigrar a Argentina a la casa de una tía en Buenos Aires.
Tu madre te lo permitió, pero solo si llevabas también a tu hermana menor, Remedios, contigo.
Lo hiciste. En Buenos Aires no podías trabajar tampoco por ser menor. Mentiste en las Aplicaciones y pudiste conseguir trabajo en una clínica como ayudanta de enfermera.

Lavaste bacinillas, cambiaste camas, y limpiaste pisos con otros trabajos similares.
Todo por ganar suficiente dinero para poder reclamar a tu madre y hermanos menores,
Sito (José) y Paco (Francisco). Luego conseguiste un trabajo de mucama en un hotel
En Mar del Plata. Los dueños apreciaron tu pasión por cuidar a sus niños pequeños.

Te mantuvieron como niñera y mucama—sin doble sueldo. Entre tu (pobre) sueldo y
Propinas de mucama, en un tiempo pudiste guardar suficiente dinero para comprar
Los pasajes para tu madre y hermanos. También pudiste volver a Buenos Aires y
Conseguiste alquilar un doble cuarto en una antigua casa cerca del Consulado español.

De aquellas, aun menor de edad, ya trabajabas en el laboratorio Ponds—al cargo de una
Máquina de empacado de productos de belleza. Ganabas buen dinero, y vivieron en el
Centro de Buenos aires en esa casa hasta que te casaste con papa muchos años después.
Aun te perseguía la mala costumbre de decir lo que penabas y de no dar el brazo a torcer.

El sindicato de la Ponds trató de obligarte a registrarte como Peronista.
A gato escaldado hasta el agua fría le hace daño, y reusaste registrarte al partido.
Le dijiste al sindicato que no le habías escapado a un dictador para aliarte a otro.
Te amenazaron con perder el trabajo. Y con repatriarte a ti y a tu madre y hermanos.

Tu respuesta no la puedo escribir aquí. Te llevaron frente al gerente general demandando
Que te despidiera de inmediato. Contestaste que te demostraran razones para hacerlo.
El gerente—indudablemente a propio riesgo—contestó que no había mejor trabajadora
En la fábrica y que no tenía el sindicato razones para pedir que te despidiera.

Después de un noviazgo de varios años, se casaron tú y papa. Tenían el mundo en sus
Manos. Buen trabajo con buenos ahorros que les permitirían vivir muy bien en el futuro.
No podías tener hijos—los cuales siempre anhelaste tener. Tres años de tratamientos
Lograron que me dieras vida. Vivimos por años en un hermoso apartamento en la ciudad.

Tengo uso de razón y recuerdos gratos desde antes de los dos años. Recuerdo muy bien ese Apartamento. Pero las cosas cambiaron cuando decidieron emprender un negocio
Que no fue sostenible en el caos de la Argentina en los años 60. Recuerdo demasiado bien el Sacrificio tuyo y el de papa—es eso un tema para otro día, pero no para hoy.

Fuiste la persona más trabajadora que conocí en mi vida. No le temías a ningún trabajo
Honesto por fuerte que fuese y tu inquietud y espíritu competitivo siempre te hicieron
Una empleada estelar en todos tus trabajos, la mayoría de ellos sumamente esclavos.
Hasta en casa no sabias parar a no ser que tuvieras con quien charlar un rato largo.

Eras una gran cocinera gracias en parte al chef del hotel en cual trabajaste en Argentina
Que era también un compatriota español (vasco) y te enseno a cocinar muchos de sus
Platos españoles e italianos favoritos. Fuiste siempre muy mal comedora. Pero te
Encantaba cocinar para amigos, familia y—cuantos mas mejor—y para las fiestas.

Papá también era buen cocinero aunque con un repertorio mas limitado. Y yo aprendí
De los dos con mucho afán también a cocinar desde joven. Ni en la cocina ni en ninguna
Fase de mi vida me puedo comparar contigo ni con papa, pero también me encanta
Cocinar y en especial para compartir con seres queridos.

Te daba gran placer introducir a mis amigos a tus platos favoritos como la cazuela de mariscos,
Paella, caldo gallego, tus incomparables canelones, ñoquis, orejas, filloas, buñuelos, flan,
Y todo el resto de tu largo repertorio de música culinaria. Papa me iba a buscar al colegio
Cuando en la escuela secundaria (JHS #10) todos los días antes del trabajo.

Los dos trabajaban el segundo turno y no partían hasta después de las 2:00 p.m.
Muchos días traía el coche lleno de mis compañeros. Recuerdo igual que si fuera ayer
Las caras de mis amigos judíos, chinos, japoneses, italianos, ingleses e irlandeses
Cuando primero probaron el pulpo, caldo gallego, la tortilla, las orejas o el flan.

Mediante el bachiller, la universidad y los estudios de derecho fue igual. A veces parecía
Una reunión de Las Naciones Unidas, pero siempre con comida. Siempre trataste a mis
Amigos íntimos como si fueran hijos tuyos también. Y algunos aun hoy día te quieren
Como una segunda madre y sienten tu ausencia aunque no te vieran por muchos años.

Tuviste una pasión por ser madre (una gran pena que solo tuvieras un hijo).
Que te hizo ser demasiado protectora de tu hijo.  Me vestías con ropa exclusiva de
Les Bebes—Fui un muñeco para quien no los tuvo de niña. No me dejabas fuera de tu vista.
El mantenerme en un ambiente libre de gérmenes produjeron algunos problemas de salud.

Mi pediatra te decía “Quiero verlo con las rodillas raspadas y las uñas sucias.”
Tú lo tomabas como un chiste. Me llevabas a menudo a un parque y a la calesita.
Lo recuerdo como si fuera ayer. Pero no recuerdo tener ningún amigo hasta los siete u ocho
Años. Y solo uno entonces. No recuerdo tener una pandilla de amigos hasta los 13 años. Triste.

Cuando comencé a hablar como una cotorra con un año, y a caminar al mismo tiempo,
Me llevaste al médico. El medico pensó que era solo idea tuya. Me mostro unas llaves y me
Pregunto “Sabes lo que es esto, Danielito?” “Si. Son las llaves de tu tutú,” le contesté.
Después de unas pruebas, le recomendaron a mi madre que alimentara mi curiosidad.

Según ella era yo insoportable (algunas cosas nunca cambian). Si le preguntaba a
Papá por que el sol quema, a que distancia esta, que son las estrellas, por qué una
Linterna enfocada al cielo en una noche oscura no se ve, por qué los aviones no tienen
Ruedas debajo de pontones para poder aterrizar y despegar en el agua? Etc., etc., etc.

Me contestaba con paciencia. Recuerdo viajes en tren o autobús sentado en las piernas de mi Padre haciéndole mil preguntas. Desafortunadamente, si le preguntaba algo a mama que No supiera contestar, inventaba cualquier respuesta con tal de hacerme callar en vez de decirme “No se” o “pregúntaselo a papá” o “vete al infierno de una ver por todas y dejame en paz.”

Cuando me contaba algún cuento y no me gustaba como terminaba, “Caperucita Roja” por Ejemplo, mi madre tenía que inventar un fin que me gustara mejor o aguantar un llanto
Interminable. Pobre madre. Inventar lo que a Danielito no le gustaba podía ser peligroso.
Recuerdo un día en el teatro viendo dibujos animados que me encantaban (y aun encantan).

El Pato Donald salió en una escena comiéndose un tremendo sándwich. Le dije a mamá que
Quería un sándwich igual. En vez de contestarme que no era un sándwich de verdad, o que me Llevarían a comer después del teatro (como de costumbre) se le ocurrió decirme que me
Lo iba a traer el Pato Donald al asiento. Cambio la escena y el Pato Donald salió sin el sándwich.


Se acabo el mundo. Empecé a chillar y llorar que el Pato Donald se comió mi sándwich.
Me había mentido y no me trajo el prometido sándwich. Eso era algo insoportable.
No hubo forma de consolarme o hacerme entender—ya tarde—que el Pato Donald también
Tenía hambre, que el sándwich era suyo y no mío, o que lo de la pantalla no era realidad.

Ardió Cristo. Se había comido el sándwich del nene el Pato Donald quien era (y es) mi favorito.
La traición de un ser querido así era inconcebible e insoportable. Me tuvieron que quitar del
Cine a grito pelado. No se me fue la pataleta por largo rato. Pero todo paso cuando mi querida Tía Nieves (una prima) me dio unas galletas marineras con mermelada más tarde en su casa.

Cuánta agua debajo del puente. Tus recuerdos como el humo en una placentera brisa ya se han Esparcido, son moléculas insubstanciales como estrellas en el cielo, que no pintan cuadros Coherentes. Una vida de conversaciones vitales vueltas a susurros de niños en una tormenta Tropical, impermisibles, insustanciales, solo un sueño que interrumpe una pesadilla eterna.

Así es tu vida hoy. Tu memoria fue siempre prodigiosa. Recordabas el nombre de todas las Personas que conociste en toda tu vida—y conversaciones enteras palabra por palabra.
Con solo tres años de escuela, te fuiste por el mundo rompiendo paso y aprendiste a leer y
Escribir ya después de os 16 años en una ciudad adoptiva. Te fue más que suficiente tu estudio.

Siempre dije que eras mucho mejor escritora que yo. Cuantas excelentes novelas u obras de Teatro y poesía hubieras escribido tú con la mitad de mi educación y el triple de trabajo?  
No ay justicia en este mundo. Por qué le da Dios pan a quien no tiene dientes? Tú prodigiosa Memoria no te permite ya que me reconozcas. Fui la última persona que olvidaste.

Pero aun ahora que ya no puedes tener una conversación normal en ningún idioma,
Alguna vez te brillan los ojos y me llamas “neniño” y sé que por un instante no estás ya sola.
Pero pronto se apaga esa luz y vuelve la oscuridad. Solo te puedo ver unas horas un día a la Semana. Las circunstancias de mi vida no me dejan otra mejor opción.

Algún día no tendré ni siquiera la oportunidad de compartir unas horas contigo. No tendrás
Monumento alguno salvo en mis recuerdos mientras me quede uso de razón. Toda una
Vida de incalculable sacrificio de la cual solo dejarás el más pobre rasgo viviente del amor
De tu único hijo quien no tiene palabras para honrarte adecuadamente ni nunca las tendrá.


*          *          *

Ya llegó ese día, demasiado pronto. Octubre 11, 2018. Llegó la llamada a las 03:30 horas,
Una o dos horas después de haber quedado yo dormido. Te trataron de resucitar en vano.
No habría ya mas oportunidades de decirte te quiero, de acariciar tus manos y cara,
De cantarte al oído, de poner crema en tus manos, de anhelar que esta semana me recordaras.

De contarte acontecimientos de seres queridos, a quien vi, que me dijeron, quien pregunto
Por ti, ni de rezar por ti o de pedirte si me dabas un besito poniendo mi mejilla cerca de tus Labios y del placer cuando respondías dándome muchos besitos. Cuando no me respondías,
Lo mas probable estos últimos muchos meses, te decía, “Bueno la próxima vez.”

Siempre al despedirme te daba un besito por Alice y un abrazo que siempre te mandaba,
Y tres besitos en tu frente de parte de papa (siempre te daba tres juntos), y uno mío. Te
Dejaba la tele prendida en un canal sin volumen que mostrara movimiento. Y en lo posible
Esperaba que quedaras con los ojos cerrados antes de marchar.

Se acabó el tiempo. No hay mas prorroga. Mis oraciones cambian de pedir que Dios te proteja
Y que por Su Gracia puedas sanar un poquito día a día a que Dios guarde tu alma y la de papá y
Permita que descansen en paz en Su reino. Te hecho mucho de menos ya, como a papá, y lo
Haré mientras viva y Dios me permita uso de razón. No sabia lo que es estar solo. Ahora si lo se.

Cuatro años viendo tu deslumbrante luz reducirse a una vela temblando en a oscuridad.
Cuatro años temiendo que te dieras cuenta de tu situación.
Cuatro años rogando que no tuvieras dolor, tristeza o soledad.
Cuatro años y sin aprender como decirte adiós. El resto de mi vida esperando verte otra vez.

Te quiero con todo mi corazón siempre y para siempre, mamá. Descansa en Paz.
You can hear all six of my Unsung Heroes poems read by me in my podcasts at https://open.spotify.com/show/1zgnkuAIVJaQ0Gb6pOfQOH. (plus much more of my fiction, non-fiction and poetry in English and Spanish)
i’m going to steal you….

In the middle of the night

I’m going to steal you

Like an expensive piece of art

I’m gonna steal you



Like the rain steals the dryness

Of the dessert i cry on

I’m gonna steal you

As you sleep

As you dream

As you mourn



While you eat cookies con leche

While you watch a random movie

As you iron a wrinkled old shirt

As you cook huevos rancheros



I’m gonna steal you



Voy a robarte

A la antigua

A la buena, a la mala



Between sombra y resolana,

I will carry you in my canana

As a bullet for revolution



I’m gonna steal you

While worlds wage war against each other

As the  corn goddess watches over

Little children of a poor neighborhood

In Vegas



Voy a robarte

Y llevarte entre las piernas

Like bootlegged tequila

During the prohibition



I’m going to steal your superstitions

And show you

That words carry such a strong action



So strong

That we seldom belong in our own realities



The realities imposed

By every single law of attraction



I’m gonna steal you

Like la Llorona

El calzonudo

El Diablo blanco

Los gitanos

Or el viejo del costal

As you rest your feet on the floor

Ponderously looking at the sky

In your search for a perfect star

In july’s cielos…



I’m going to steal you…
arubybluebird Jul 2017
I think I might take to eating more chile verde
or replace my mattress with a bed of sunflowers
or compose a poem using sopita de letras,
gluing every word on the refrigerator and kitchen counters
or learn how to play La Llorona on acoustic guitar,
and perform it at an open mic karaoke bar
in a distant town of people I don't know
or wear a white pillowcase over my head
and call myself a ghost
whisper all my secrets to strangers on the phone
or take a right turn instead of left
or climb a wall, or fall in love
brooke  Nov 2016
the stragglers.
brooke Nov 2016
around the time Hurricane Matthew was
tearing through Florida, it was 10:34pm in
Divide--

A Coors bottle pressed into your beard,
settled on your bottom lip in contemplation
a boyish reverie spun between us when you spoke
softly relaying the genealogy of the Hatfields & Mccoys,
Ole Ran'l, Devil Anse piping in, your accent seeps through
real Midwestern like--stops when you're on about prayer
trees and La Llorona


But I was deeply introspective,
heavily burdened by a Randy Travis song
how earlier that morning your fingers
had found their way around my hips--
        mine around your waistband, down your spine
        a helpless explorer driven across the mainland
       transversing shoulder blades, fascinated by chains
        around your neck, nooses, playthings or jewelry
         how around 3 am your gravely voice sought me
         out across a sea of torrid thoughts to ask if I was cold


yes. probably.


and when we start the decline, tripping lazily over moss clumps
dead grass, fallen trees, I storm and plow ahead because
when in doubt, race yourself.
Sheltered by the truck gate,
you've come up ahead and stand
in front of me, unassuming
both hands complacent--
so I ask you to kiss me
and there's a fiddle playin'
in my ears, a highway of
country streamin' through
my veins, or,
something
like that.
(c) Brooke Otto 2016


around the time Hurricane Matthew was happening,
You were, too.
Heartfillia Nov 2018
There was once a beauty charmed by a noble
they soon courted bearing children
her beauty soon faded
the noble no longer bewitched by her beauty abandons her
her reputation is now tainted
rage over comes her and she commits the ultimate sins of ****** to her twins and suicide to herself

Being challenged by the heavenly gates she is forced to roam the earth in vain
Now lingering near waters searching for her twins she lost long ago
She weeps in sorrow while causing terror to anyone who hears her mournful cries

Those are the doomed ones for if she mistakes you for her own she will make you one with the waters
Heed this warning and beware the cries of La Llorona
Dante Rocío Aug 2020
I was born robbed of my maternal language,
That crucial bundle of Heart’s pillars
and ribs.

The one that makes you forget
What even words or images are
worth for,
The one that shaped what sense I hold,
And the one who built me
from mere ashes
When I couldn’t even have my eyes
for God, before the first of times.

I’ve searched through more than a dozen
of them so far,
those which humans throw and throw,
force, upon me,
and each time one comes
when the victory seems at last
only for me to find
I have nothing else in my hand
than the smell of footsteps long gone
in the sand and dirt.
Though a half of my plucked out
ribs remain,
which is Poetry that ever wants me,
tongue carries,
that which cannot be
undermined nor explained,
I limp, maimed, without my own tongue
to claim.

And from that search my love though
for the language made its birth.
Possibly the yearning turned into arousal
of wonder catching, affection lapping.

I went back to the Language,
a veritable person I make of it,
I gave it the right of a name,
characteristics
And I am all those questions
directed towards it.

By the script of E.J. Koh’s letters of mother,

How to express in Korean, English,
or any other language
how we miss one dearly
or how the distance shapes itself?

How does language create us
and makes us become
what we are truly deep inside?

How does it decompose us
at our lowest and the highest,
of the state and one’s expressing?

Especially when the Word, at times,
though so futile unreliable,
is the only thing we have left,
like Dreams?

And if you ask me now,
with so much tongue inheritance
already making my stance in “To Be”,
which mortal speech the most beautiful is?
You can’t. for how can I choose?
French, the violet whisper?
Spanish, flaming blades in Llorona’s tears?
English, a parting ship in eloquent observance?
Italian, a cigarette night in a local conversation in lush green?
I cannot. For, what choice?
You could also ask me which of the stars
I love the most: I can’t say.
Each is so similar to other yet not,
though the brightest might not
be the dearest,
the middle one might not be the further one and the intimate arousal for all
that abstract and ungraspable
makes your feelings so confused
and beautifully mad
as if you had polyamory
with many persons at once,
couldn’t get rid of any of them,
choose only one,
yet each one of them has something
the other does not.

Every exchange of a language in mind
is that of our person,
even more of Poetry
I derive myself from in feelings & images,
an exchange of puzzles, schemes,
as if going through a ballroom
full of diversely dancing people
and once you have to step through them dancing waltz to pass
and then dancing tango.

The fall of the Babel was the moment
when that maternality of Speech
shattered into alien yet same
breaths, sacrifices, work of hands
and transit,
and ended up so rich
yet so lacking in its “magna carta”

So, if it all ends always as the same,
If it always leaves heart ripped,
If I can have it all yet none I want,
If it’s the same mortal thing
in codes shrouded...

If in this realm, the story ends
and starts alas,
tell me:

What choice of speak
do you even think
I still have?
A great praise, ode, heart’s shredding
I give in an ode to the language.
As a glossophile, a true priest of the Language
I came to bear and die,
My revealance of the elation and painful trail
I endure each day, each learning
And each time Polish is forced
Upon my lips.
When a mother tongue is your
“stepmother” one
and you feel constant reject
any time using it.
This is another Intimacy
of mine I share.

— The End —