Submit your work, meet writers and drop the ads. Become a member
Cedric McClester Apr 2015
By: Cedric McClester

Ya know it’s forbidden
And yet you’ve tarried
You’re livin together
But you ain’t married
Why buy the cow
When the milk is for free
Ya know what I’m sayin
Are you listenin to me

A sin is a sin
You can’t wish it away
Morality changes
But what did God say
A sin is a sin
Just like it was then
All I wanna know
Is are you listenin'

Now let’s talk about
This modern day drama
Where is the father
Who slept with the mama
And who’s gonna take
Responsibility
For the family breakdown
We see frequently

A sin is a sin
You can’t wish it away
Morality changes
But what did God say
A sin is a sin
Just like it was then
All I wanna know
Is are you listenin'

A sin is a sin
Like it was before
It won’t go away
Because you ignore
The fact that it is
As it always was
It’s still measured by
What one does

Can we be forgiven
No doubt that we can
But now is the time
To take a stand
If you believe in God
Then follow His word
Over anything else
You might have preferred

A sin is a sin
You can’t wish it away
Morality changes
But what did God say
A sin is a sin
Just like it was then
All I wanna know
Is are you listenin'

A sin is a sin
Like it was before
It won’t go away
Because you ignore
The fact that it is
As it always was
It’s still measured by
What a person does

Thous Shalt not ****
But we’re droppin' like flies
Isn’t it time
That we open our eyes
There is a cost
And a price we must pay
If not right now
It's coming some day

A sin is a sin
You can’t wish it away
Morality changes
But what did God say
A sin is a sin
Just like it was then
All I wanna know
Is are you listenin'

A sin is a sin
Like it was before
It won’t go away
Because you ignore
The fact that it is
As it always was
It’s still measured by
What a person does

A sin is a sin
You can’t wish it away
Morality changes
But what did God say
A sin is a sin
Just like it was then
All I wanna know
Is are you listenin


(c) Copyright, Cedric McClester.  All rights reserved.
La hora se vacía.
Me cansa el libro y lo cierro.
Miro, sin mirar, por la ventana.
Me espían mis pensamientos.
                                                        Pienso que no pienso.
Alguien, al otro lado, abre una puerta.
Tal vez, tras esa puerta,
no hay otro lado.
                                  Pasos en el pasillo.
Pasos de nadie: es sólo el aire
buscando su camino.
                                        Nunca sabemos
si entramos o salimos.
                                          Yo, sin moverme,
también busco -no mi camino:
el rastro de los pasos
que por años diezmados me han traído
a este instante sin nombre, sin cara.
Sin cara, sin nombre.
                                      Hora deshabitada.
La mesa, el libro, la ventana:
cada cosa es irrefutable.
                                              Sí,
la realidad es real.
                                  Y flota
-enorme, sólida, palpable-
sobre este instante hueco.
                                              La realidad
está al borde del hoyo siempre.
Pienso que no pienso.
                                        Me confundo
con el aire que anda en el pasillo.
El aire sin cara, sin nombre.

Sin nombre, sin cara,
sin decir: he llegado,
                                      llega.
Interminablemente está llegando,
inminencia  que se desvanece
en un aquí mismo
     
                          más allá siempre.
Un siempre nunca.
                                  Presencia sin sombra,
disipación de las presencias,
Señora de las reticencias
que dice todo cuando dice nada,
Señora sin nombre, sin cara.

Sin cara, sin nombre:
miro
        -sin mirar;
pienso
                -y me despueblo.
Es obsceno,
dije en una hora como ésta,
morir en su cama.
                                Me arrepiento:
no quiero muerte de fuera,
quiero morir sabiendo que muero.
Este siglo está poseído.
En su frente, signo y clavo,
arde una idea fija:
todos los días nos sirve
el mismo plato de sangre.
En una esquina cualquiera
-justo, onmisciente y armado-
aguarda el dogmático sin cara, sin nombre.

Sin nombre, sin cara:
la muerte que yo quiero
lleva mi nombre,
                                  tiene mi cara.

Es mi espejo y es mi sombra,
la voz sin sonido que dice mi nombre,
la oreja que escucha cuando callo,
la pared impalpable que me cierra el paso,
el piso que de pronto se abre.
Es mi creación y soy su criatura.
Poco a poco, sin saber lo que hago,
la esculpo, escultura de aire.
Pero no la toco, pero no me habla.
Todavía no aprendo a ver,
en la cara del muerto, mi cara.
Con la cabeza lo sabía,
no con saber de sangre:
es un acorde ser y otro acorde no ser.
La misma vibración, el mismo instante
ya sin nombre, sin cara.
                                      El tiempo,
que se come las caras y los nombres,
a sí mismo se come.
El tiempo es una máscara sin cara.

No me enseñó a morir el Buda.
Nos dijo que las caras se disipan
y sonido vacío son los nombres.
Pero al morir tenemos una cara,
morimos con un nombre.
En la frontera cenicienta
¿quién abrirá mis ojos?
Vuelvo a mis escrituras,
al libro del hidalgo mal leído
en una adolescencia soleada,
con brutales violencias compartida:
el llano acuchillado,
las peleas del viento con el polvo,
el pirú, surtidor verde de sombra,
el testuz obstinado de la sierra
contra la nube encinta de quimeras,
la rigurosa luz que parte y distribuye
el cuerpo vivo del espacio:
geometría y sacrificio.

Yo me abismaba en mi lectura
rodeado de prodigios y desastres:
al sur los dos volcanes
hechos de tiempo, nieve y lejanía;
sobre las páginas de piedra
los caracteres bárbaros del fuego;
las terrazas del vértigo;
los cerros casi azules apenas dibujados
con manos impalpables por el aire;
el mediodía imaginero
que todo lo que toca hace escultura
y las distancias donde el ojo aprende
los oficios de pájaro y arquitecto-poeta.

Altiplano, terraza del zodíaco,
circo del sol y sus planetas,
espejo de la luna,
alta marea vuelta piedra,
inmensidad escalonada
que sube apenas luz la madrugada
y desciende la grave anochecida,
jardín de lava, casa de los ecos,
tambor del trueno, caracol del viento,
teatro de la lluvia,
hangar de nubes, palomar de estrellas.

Giran las estaciones y los días,
giran los cielos, rápidos o lentos,
las fábulas errantes de las nubes,
campos de juego y campos de batalla
de inestables naciones de reflejos,
reinos de viento que disipa el viento:
en los días serenos el espacio palpita,
los sonidos son cuerpos transparentes,
los ecos son visibles, se oyen los silencios.
Manantial de presencias,
el día fluye desvanecido en sus ficciones.

En los llanos el polvo está dormido.
Huesos de siglos por el sol molidos,
tiempo hecho sed y luz, polvo fantasma
que se levanta de su lecho pétreo
en pardas y rojizas espirales,
polvo danzante enmascarado
bajo los domos diáfanos del cielo.
Eternidades de un instante,
eternidades suficientes,
vastas pausas sin tiempo:
cada hora es palpable,
las formas piensan, la quietud es danza.

Páginas más vividas que leídas
en las tardes fluviales:
el horizonte fijo y cambiante;
el temporal que se despeña, cárdeno,
desde el Ajusco por los llanos
con un ruido de piedras y pezuñas
resuelto en un pacífico oleaje;
los pies descalzos de la lluvia
sobre aquel patio de ladrillos rojos;
la buganvilla en el jardín decrépito,
morada vehemencia…
Mis sentidos en guerra con el mundo:
fue frágil armisticio la lectura.

Inventa la memoria otro presente.
Así me inventa.
                              Se confunde
el hoy con lo vivido.
Con los ojos cerrados leo el libro:
al regresar del desvarío
el hidalgo a su nombre regresa y se contempla
en el agua estancada de un instante sin tiempo.
Despunta, sol dudoso,
entre la niebla del espejo, un rostro.
Es la cara del muerto.
                                        En tales trances,
dice, no ha de burlar al alma el hombre.
Y se mira a la cara:
                                    deshielo de reflejos.No he sido Don Quijote,
no deshice ningún entuerto
                                                  (aunque a veces
me han apedreado los galeotes)
                                                            pero quiero,
como él, morir con los ojos abiertos.
                                                                    Morir
sabiendo que morir es regresar
adonde no sabemos,
                                        adonde,
sin esperanza, lo esperamos.
                                                      Morir
reconciliado con los tres tiempos
y las cinco direcciones,
                                            el alma
-o lo que así llamamos-
vuelta una transparencia.
                                                Pido
no la iluminación:
                                  abrir los ojos,
mirar, tocar al mundo
con mirada de sol que se retira;
pido ser la quietud del vértigo,
la conciencia del tiempo
apenas lo que dura un parpadeo
del ánima sitiada;
                                  pido
frente a la tos, el vómito, la mueca,
ser día despejado,
                                  luz mojada
sobre tierra recién llovida
y que tu voz, mujer, sobre mi frente sea
el manso soliloquio de algún río;
pido ser breve centelleo,
repentina fijeza de un reflejo
sobre el oleaje de esa hora:
memoria y olvido,
                                    al fin,
una misma claridad instantánea.
Alyssa Underwood Oct 2017
"...all have sinned and fall short of the glory of God..."
~ Romans 3:23

"...people are destined to die once, and after that to face judgment..."
~ Hebrews 9:27

"For the wages of sin is death, but the gift of God is eternal life
in Christ Jesus our Lord."
~ Romans 6:23

"'Multitudes who sleep in the dust of the earth will awake:
some to everlasting life,
others to shame and everlasting contempt.'"
~ Daniel 12:2

"For God will bring every deed into judgment,
    including every hidden thing,
    whether it is good or evil."
~ Ecclesiastes 12:14

"This will take place on the day
when God judges people’s secrets through Jesus Christ..."
~ Romans 2:16

"Nothing in all creation is hidden from God’s sight.
Everything is uncovered and laid bare before the eyes of Him
to whom we must give account."
~ Hebrews 4:13

"For we will all stand before God’s judgment seat.  
It is written:
'"As surely as I live," says the Lord,
"every knee will bow before Me;
    every tongue will acknowledge God."'
So then, each of us will give an account of ourselves to God."
~ Romans 14:10b-12

"'For He has set a day when He will judge the world
with justice by the man He has appointed.
He has given proof of this to everyone
by raising Him from the dead.'"
~ Acts 17:31

"'Holy, holy, holy is the LORD Almighty;
    the whole earth is full of His glory.'"
~ Isaiah 6:3b

"...God’s judgment is right...
God is just..."
~ 2 Thessalonians 1:5-6

"He is the Rock, His works are perfect,
    and all His ways are just.
A faithful God who does no wrong,
    upright and just is He...
'See now that I Myself am He!
    There is no god besides Me.
I put to death and I bring to life,
    I have wounded and I will heal,
    and no one can deliver out of My hand.
I lift My hand to heaven and solemnly swear:
    As surely as I live forever,
when I sharpen My flashing sword
    and My hand grasps it in judgment,
I will take vengeance on My adversaries
    and repay those who hate Me.'"
~ Deuteronomy 32:4,39-41

"'Therefore Death expands its jaws,
    opening wide its mouth;
into it will descend their nobles and masses
    with all their brawlers and revelers.
So people will be brought low
    and everyone humbled,
    the eyes of the arrogant humbled.
But the LORD Almighty will be exalted by His justice,
    and the holy God will be proved holy by His righteous acts...
Therefore, as tongues of fire lick up straw
    and as dry grass sinks down in the flames,
so their roots will decay
    and their flowers blow away like dust;
for they have rejected the law of the LORD Almighty
    and spurned the word of the Holy One of Israel.'"
~ Isaiah 5:14-16,24

"The LORD is a jealous and avenging God;
    the LORD takes vengeance and is filled with wrath.
The LORD takes vengeance on His foes
    and vents His wrath against His enemies.
The LORD is slow to anger but great in power;
    the LORD will not leave the guilty unpunished...
Who can withstand His indignation?
    Who can endure His fierce anger?
His wrath is poured out like fire;
    the rocks are shattered before Him.
The LORD is good,
    a refuge in times of trouble.
He cares for those who trust in Him,
     but with an overwhelming flood
He will make an end of the adversaries;
    He will pursue His foes into the realm of darkness."
~ Nahum 1:2-3,6-8

"...'Yes, Lord God Almighty,
    true and just are Your judgments.'"
~ Revelation 16:7b

"'Do not be afraid of those
who **** the body but cannot **** the soul.
Rather, be afraid of the One who can destroy
both soul and body in hell.'"
~ Matthew 10:28

"The sting of death is sin,
and the power of sin is the law."
~ 1 Corinthians 15:56

"There is only one Lawgiver and Judge,
the one who is able to save and destroy."
~ James 4:12a

"For the LORD is our judge,
    the LORD is our lawgiver,
the LORD is our king;
    it is He who will save us."
~ Isaiah 33:22

"The law of the LORD is perfect...
    The statutes of the LORD are trustworthy...
    The precepts of the LORD are right...
    The commands of the LORD are radiant...
  The decrees of the LORD are firm,
    and all of them are righteous."
~ Psalm 19:7-9

"So then, the law is holy,
and the commandment is holy, righteous and good...
the law is spiritual; but I am unspiritual, sold as a slave to sin."
~ Romans 7:12,14

"Indeed, there is no one on earth who is righteous,
    no one who does what is right and never sins."
~ Ecclesiastes 7:20

"...it is written: 'Cursed is everyone who does not continue
to do everything written in the Book of the Law.'"
~ Galatians 3:10b

"For whoever keeps the whole law and yet stumbles
at just one point is guilty of breaking all of it."
~ James 2:10

"'For I tell you that unless your righteousness
surpasses that of the Pharisees and the teachers of the law,
you will certainly not enter the kingdom of heaven.'"
~ Matthew 5:20

"But your iniquities have separated you from your God;
your sins have hidden His face from you...
We look for light, but all is darkness;
    for brightness, but we walk in deep shadows.
Like the blind we ***** along the wall,
    feeling our way like people without eyes...
For our offenses are many in Your sight,
    and our sins testify against us.
Our offenses are ever with us...
rebellion and treachery against the LORD,
    turning our backs on our God..."
~ Isaiah 59:2,9b-10a,12,13a

"...alienated from God and...enemies in your minds
because of your evil behavior."
~ Colossians 1:21

"...separated from the life of God..."
~ Ephesians 4:18

"...dead in your transgressions and sins...
gratifying the cravings of our flesh
and following its desires and thoughts.
Like the rest, we were by nature deserving of wrath."
~ Ephesians 2:1b,3b

"The wrath of God is being revealed from heaven
against all the godlessness and wickedness of people,
who suppress the truth by their wickedness,
since what may be known about God is plain to them,
because God has made it plain to them. For since
the creation of the world God’s invisible qualities—
His eternal power and divine nature—
have been clearly seen,
being understood from what has been made,
so that people are without excuse."
~ Romans 1:18-20

"All of us have become like one who is unclean,
    and all our righteous acts are like filthy rags;
we all shrivel up like a leaf,
    and like the wind our sins sweep us away."
~ Isaiah 64:6

"...sin entered the world through one man,
and death through sin, and in this way
death came to all people, because all sinned..."
~ Romans 5:12

"As it is written:
'There is no one righteous, not even one;
     there is no one who understands;
    there is no one who seeks God.
All have turned away,
    they have together become worthless;
there is no one who does good,
    not even one.'...
Therefore no one will be
declared righteous in God’s sight
by the works of the law;
rather, through the law we become conscious of our sin."
~ Romans 3:10-12,20

"But God demonstrates His own love for us in this:
While we were still sinners, Christ died for us."
~ Romans 5:8

"This is how God showed His love among us:
He sent His one and only Son into the world
that we might live through Him.
This is love: not that we loved God,
but that He loved us and sent His Son
as an atoning sacrifice for our sins."
~ 1 John 4:9-10

"But God raised Him from the dead,
freeing Him from the agony of death,
because it was impossible for death to keep its hold on Him...
He was not abandoned to the realm of the dead,
nor did His body see decay. God has raised this Jesus to life..."
~ Acts 2:24,31b-32a

"...He raised Christ from the dead
and seated Him at His right hand in the heavenly realms,
far above all rule and authority, power and dominion,
and every name that is invoked,
not only in the present age but also in the one to come.
And God placed all things under His feet
and appointed Him to be head over everything
for the church, which is His body,
the fullness of Him who fills everything in every way."
~ Ephesians 1:20b-23

"For there is one God
and one mediator between God and mankind,
the man Christ Jesus, who gave Himself as a ransom for all people..."
~ 1 Timothy 2:5-6a

"...Christ died for our sins according to the Scriptures...
He was buried...He was raised on the third day
according to the Scriptures..."
~ 1 Corinthians 15:3b-4

"...God was reconciling the world to Himself in Christ,
not counting people’s sins against them."
~ 2 Corinthians 5:19a

"'Do not think that I have come to abolish
the Law or the Prophets;
I have not come to abolish them but to fulfill them.'"
~ Matthew 5:17

"Christ is the culmination of the law so that
there may be righteousness for everyone who believes."
~ Romans 10:4

"The law is only a shadow of the good things that are coming—
not the realities themselves."
~ Hebrews 10:1a

"These are a shadow of the things that were to come;
the reality, however, is found in Christ."
~ Colossians 2:17

"...Christ is the mediator of a new covenant,
that those who are called may receive the promised
eternal inheritance—now that He has died as a ransom
to set them free from the sins committed under the first covenant."
~ Hebrews 9:15

"'Therefore, my friends, I want you to know that
through Jesus the forgiveness of sins is proclaimed to you.
Through Him everyone who believes is set free from every sin,
a justification you were not able to obtain under the law of Moses.'"
~ Acts 13:38-39

"...because by the works of the law no one will be justified."
~ Galatians 2:16b

"...all who rely on the works of the law are under a curse...
Christ redeemed us from the curse of the law
by becoming a curse for us..."
~ Galatians 3:10a,13a

"Consequently, just as one trespass resulted in condemnation
for all people, so also one righteous act resulted in justification and life for all people. For just as through the disobedience of the one man the many were made sinners, so also through the obedience
of the one man the many will be made righteous."
~ Romans 5:18-19

"For as in Adam all die, so in Christ all will be made alive...
The first man was of the dust of the earth;
the second man is of heaven."
~ 1 Corinthians 15:22,47

"In the beginning was the Word, and the Word was with God,
and the Word was God. He was with God in the beginning.
Through Him all things were made; without Him
nothing was made that has been made. In Him was life,
and that life was the light of all mankind...
The Word became flesh and made His dwelling among us.
We have seen His glory, the glory of the one and only Son,
who came from the Father, full of grace and truth...
For the law was given through Moses;
grace and truth came through Jesus Christ...
'...the Lamb of God, who takes away the sin of the world!'"
~ John 1:1-4,14,17,29b

"The Son is the radiance of God’s glory
and the exact representation of His being,
sustaining all things by His powerful word.
After He had provided purification for sins,
He sat down at the right hand of the Majesty in heaven."
~ Hebrews 1:3

"...Christ, in whom are hidden all the treasures
of wisdom and knowledge...
For in Christ all the fullness of the Deity
lives in ****** form...
He is the head over every power and authority."
~ Colossians 2:2b-3,9,10b

"...Jesus, the pioneer and perfecter of faith.
For the joy set before Him He endured the cross, scorning its shame,
and sat down at the right hand of the throne of God."
~ Hebrews 12:2

"The Son is the image of the invisible God,
the firstborn over all creation.
For in Him all things were created:
things in heaven and on earth, visible and invisible,
whether thrones or powers or rulers or authorities;
all things have been created through Him and for Him.
He is before all things, and in Him all things hold together.
And He is the head of the body, the church;
He is the beginning and the firstborn from among the dead,
so that in everything He might have the supremacy.
For God was pleased to have all His fullness dwell in Him,
and through Him to reconcile to Himself all things,
whether things on earth or things in heaven,
by making peace through His blood, shed on the cross."
~ Colossians 1:15-20

"'For the Son of Man came to seek and to save the lost.'"
~ Luke 19:10

"...when the set time had fully come, God sent His Son,
born of a woman, born under the law,
to redeem those under the law,
that we might receive adoption to sonship."
~ Galatians 4:4-5

"For this reason He had to be made like them,
fully human in every way, in order that He might become
a merciful and faithful high priest in service to God,
and that He might make atonement for the sins of the people.
Because He Himself suffered when He was tempted,
He is able to help those who are being tempted."
~ Hebrews 2:17-18

"For we do not have a high priest who is
unable to empathize with our weaknesses,
but we have one who has been tempted in every way,
just as we are—yet He did not sin.
Let us then approach God’s throne of grace with confidence,
so that we may receive mercy and find grace
to help us in our time of need."
~ Hebrews 4:15-16

"...Christ Jesus who died—
more than that, who was raised to life—
is at the right hand of God and is also interceding for us."
~ Romans 8:34b

"...because Jesus lives forever,
He has a permanent priesthood.
Therefore He is able to save completely
those who come to God through Him,
because He always lives to intercede for them.
Such a high priest truly meets our need—
one who is holy, blameless, pure,
set apart from sinners, exalted above the heavens.
Unlike the other high priests,
He does not need to offer sacrifices day after day,
first for His own sins, and then for the sins of the people.
He sacrificed for their sins once for all when he offered Himself."
~ Hebrews 7:24-27

"...He appeared so that He might take away our sins.
And in Him is no sin."
~ 1 John 3:5

"...Christ, a lamb without blemish or defect."
~ 1 Peter 1:19b

"God presented Christ as a sacrifice of atonement,
through the shedding of His blood—to be received by faith.
He did this to demonstrate His righteousness,
because in His forbearance He had left
the sins committed beforehand unpunished—
He did it to demonstrate His righteousness at the present time,
so as to be just and the one who justifies
those who have faith in Jesus."
~ Romans 3:25-26

"In Him we have redemption through His blood,
the forgiveness of sins,
in accordance with the riches of God’s grace..."
~ Ephesians 1:7

"For the life...is in the blood,
and I have given it to you to make atonement...
it is the blood that makes atonement for one’s life."
~ Leviticus 17:11

"...and without the shedding of blood there is no forgiveness...
Christ was sacrificed once to take away the sins of many..."
~ Hebrews 9:22b,28a

"'All the prophets testify about Him
that everyone who believes in Him
receives forgiveness of sins through His name.'"
~ Acts 10:43

"For by one sacrifice He has made perfect forever
those who are being made holy."
~ Hebrews 10:14

"'He committed no sin,
    and no deceit was found in His mouth.'...
He Himself bore our sins in His body on the cross,
so that we might die to sins and live for righteousness..."
~ 1 Peter 2:22,24a

"For Christ also suffered once for sins, the righteous for the unrighteous, to bring you to God."
~ 1 Peter 3:18a

"Jesus answered them, 'It is not the healthy who need a doctor,
but the sick. I have not come to call the righteous,
but sinners to repentance.'"
~ Luke 5:31-32

"If we claim to be without sin, we deceive ourselves
and the truth is not in us. If we confess our sins,
He is faithful and just and will forgive us our sins
and purify us from all unrighteousness."
~ 1 John 1:8-9

"God made Him who had no sin to be sin for us,
so that in Him we might become the righteousness of God."
~ 2 Corinthians 5:21

"...For Christ, our Passover lamb, has been sacrificed."
~ 1 Corinthians 5:7b

"Surely He took up our pain
    and bore our suffering,
yet we considered Him punished by God,
    stricken by Him, and afflicted.
But He was pierced for our transgressions,
    He was crushed for our iniquities;
the punishment that brought us peace was on Him,
    and by His wounds we are healed.
We all, like sheep, have gone astray,
    each of us has turned to our own way;
and the LORD has laid on Him
    the iniquity of us all."
~ Isaiah 53:4-6

"And He died for all, that those who live
should no longer live for themselves but for Him
who died for them and was raised again."
~ 2 Corinthians 5:15

"For sin shall no longer be your master,
because you are not under the law, but under grace.
What then? Shall we sin because we are not
under the law but under grace? By no means!...
You have been set free from sin and have become
slaves to righteousness."
~ Romans 6:14-15,18

"For in the gospel the righteousness of God is revealed—
a righteousness that is by faith from first to last,
just as it is written: 'The righteous will live by faith.'"
~ Romans 1:17

"For God so loved the world that He gave His one and only Son,
that whoever believes in Him shall not perish but have eternal life.
For God did not send His Son into the world to condemn the world,
but to save the world through Him. Whoever believes in Him
is not condemned, but whoever does not believe stands condemned
already because they have not believed in the name of God’s
one and only Son... Whoever believes in the Son has eternal life,
but whoever rejects the Son will not see life,
for God’s wrath remains on them."
~ John 3:16-18,36

"God has given us eternal life, and this life is in His Son.
Whoever has the Son has life;
whoever does not have the Son of God
does not have life."
~ 1 John 5:11b-12

"He was delivered over to death for our sins
and was raised to life for our justification."
~ Romans 4:25

"...Christ has indeed been raised from the dead,
the firstfruits of those who have fallen asleep."
~ 1 Corinthians 15:20

"...just as Christ was raised from the dead
through the glory of the Father, we too may live a new life."
~ Romans 6:4b

"Praise be to the God and Father of our Lord Jesus Christ!
In His great mercy He has given us new birth into a living hope
through the resurrection of Jesus Christ from the dead,
and into an inheritance that can never perish, spoil or fade..."
~ 1 Peter 1:3-4a

"Therefore, if anyone is in Christ, he is a new creation:
The old has gone, the new has come!"
~ 2 Corinthians 5:17

"...to all who received Him, to those who believed in His name,
He gave the right to become children of God— children born
not of natural descent, nor of human decision or a husband’s will,
but born of God."
~ John 1:12-13

"Jesus replied, 'Very truly I tell you,
no one can see the kingdom of God unless they are born again.'...
'Very truly I tell you, no one can enter the kingdom of God
unless they are born of water and the Spirit.'"
~ John 3:3,5

"...born again, not of perishable seed, but of imperishable,
through the living and enduring word of God."
~ 1 Peter 1:23

"...birth through the word of truth..."
~ James 1:18

"Consequently, faith comes from hearing the message,
and the message is heard through the word of Christ."
~ Romans 10:17

"...to the one who does not work but trusts God who justifies
the ungodly, their faith is credited as righteousness."
~ Romans 4:5

"...not having a righteousness of my own that comes from the law,
but that which is through faith in Christ—
the righteousness that comes from God on the basis of faith."
~ Philippians 3:9

"This righteousness is given through faith in Jesus Christ
to all who believe."
~ Romans 3:22a

"Salvation is found in no one else, for there is no other name under
heaven given to mankind by which we must be saved."
~ Acts 4:12

"...'Repent and be baptized, every one of you,
in the name of Jesus Christ for the forgiveness of your sins.
And you will receive the gift of the Holy Spirit.
The promise is for you and your children
and for all who are far off—
for all whom the Lord our God will call.'"
~ Acts 2:38-29

"'Repent, then, and turn to God,
so that your sins may be wiped out,
that times of refreshing may come from the Lord...'"
~ Acts 3:19

"If you declare with your mouth, 'Jesus is Lord,'
and believe in your heart that God raised Him from the dead,
you will be saved. For it is with your heart that you
believe and are justified, and it is with your mouth
that you profess your faith and are saved. As Scripture says,
'Anyone who believes in Him will never be put to shame.’
For there is no difference between Jew and Gentile—
the same Lord is Lord of all and richly blesses all who call on Him,
for, 'Everyone who calls on the name of the Lord will be saved.'"
~ Romans 10:9-13

"'I will sprinkle clean water on you, and you will be clean;
I will cleanse you from all your impurities and from all your idols.
I will give you a new heart and put a new spirit in you;
I will remove from you your heart of stone and give you a heart
of flesh. And I will put My Spirit in you and move you to
follow My decrees and be careful to keep My laws.'"
~ Ezekiel 36:25-27

"Now the Lord is the Spirit, and where the Spirit of the Lord is,
there is freedom. And we all, who with unveiled faces
contemplate the Lord’s glory, are being transformed
into His image with ever-increasing glory,
which comes from the Lord, who is the Spirit."
~ 2 Corinthians 3:17-18

"...if you are led by the Spirit, you are not under the law."
~ Galatians 5:18

"...we have been released from the law
so that we serve in the new way of the Spirit,
and not in the old way of the written code."
~ Romans 7:6b

"'I will put My law in their minds
    and write it on their hearts.
I will be their God,
    and they will be My people...
For I will forgive their wickedness
    and will remember their sins no more.'"
~ Jeremiah 31:33b,34b

"Therefore, there is now no condemnation
for those who are in Christ Jesus, because through Christ Jesus
the law of the Spirit who gives life has set you free
from the law of sin and death. For what the law was
powerless to do because it was weakened by the sinful nature
God did by sending His own Son in the likeness of sinful man
to be a sin offering. And so He condemned sin in sinful man,
in order that the righteous requirements of the law
might be fully met in us, who do not live according
to the sinful nature but according to the Spirit...
And if the Spirit of Him who raised Jesus from the dead
is living in you, He who raised Christ from the dead
will also give life to your mortal bodies
because of His Spirit who lives in you."
~ Romans 8:1-4,11

"Since we have now been justified by His blood,
how much more shall we be saved from God’s wrath through Him!
For if, while we were God’s enemies, we were reconciled to Him through
the death of his Son, how much more, having been reconciled,
shall we be saved through His life!"
~ Romans 5:9-10

"For it is by grace you have been saved,
through faith—and this is not from yourselves,
it is the gift of God—not by works, so that no one can boast."
~ Ephesians 2:8-9

"...He has reconciled you by Christ’s physical body
through death to present you holy in His sight,
without blemish and free from accusation—
if you continue in your faith, established and firm,
and do not move from the hope held out in the gospel.
This is the gospel that you heard and that has been proclaimed..."
~ Colossians 1:22-23a

"...Jesus went into Galilee, proclaiming the good news of God.
'The time has come,' He said. 'The kingdom of God has come near.
Repent and believe the good news!'"
~ Mark 1:14-15

"...Jesus stood and said in a loud voice,
'Let anyone who is thirsty come to Me and drink.
Whoever believes in Me, as Scripture has said,
rivers of living water will flow from within them.'
By this He meant the Spirit..."
~ John 7:37-39

"'...whoever drinks the water I give them will never thirst.
Indeed, the water I give them will become in them a spring of water
welling up to eternal life.'"
~ John 4:14

"Then Jesus declared, 'I am the bread of life. Whoever comes to Me will
never go hungry, and whoever believes in Me will never be thirsty."
~ John 6:35

"When Jesus spoke again to the people,
He said, 'I am the light of the world.
Whoever follows Me will never walk in darkness,
but will have the light of life.'"
~ John 8:12

"'Come to Me, all you who are weary and burdened,
and I will give you rest. Take My yoke upon you and learn from Me,
for I am gentle and humble in heart, and you will find rest for your souls.
For My yoke is easy and My burden is light.'"
~ Matthew 11:28-30

"'I am the gate; whoever enters through Me will be saved.
They will come in and go out, and find pasture.
The thief comes only to steal and **** and destroy;
I have come that they may have life, and have it to the full.
I am the good shepherd.
The good shepherd lays down His life for the sheep…
No one takes it from Me, but I lay it down of My own accord.
I have authority to lay it down and authority to take it up again.
This command I received from My Father.'"
~ John 10:9-11,18

"'I am the vine; you are the branches. If you remain in Me and I in you,
you will bear much fruit; apart from Me you can do nothing.'"
~ John 15:5

"...Jesus said, 'If you hold to My teaching, you are really My disciples.
Then you will know the truth, and the truth will set you free.'"
~ John 8:31b-32

"Then He said to them all: 'Whoever wants to be My disciple must
deny themselves and take up their cross daily and follow Me.
For whoever wants to save their life will lose it,
but whoever loses their life for Me will save it.
What good is it for someone to gain the whole world,
and yet lose or forfeit their very self?
Whoever is ashamed of Me and My words,
the Son of Man will be ashamed of them
when He comes in His glory and in
the glory of the Father and of the holy angels.'"
~ Luke 9:23-26

"Jesus answered, 'I am the way and the truth and the life.
No one comes to the Father except through Me.'"
~ John 14:6

"Jesus said to her, 'I am the resurrection and the life.
The one who believes in Me will live, even though they die;
and whoever lives by believing in Me will never die.
Do you believe this?'"
~ John 11:25-26

"For My Father’s will is that everyone who looks to the Son
and believes in Him shall have eternal life,
and I will raise them up at the last day.”
~ John 6:40

"'...Because I live, you also will live.'"
~ John 14:19b

"And just as we have borne the image of the earthly man,
so shall we bear the image of the heavenly man."
~ 1 Corinthians 15:49

"'Now this is eternal life: that they know You, the only true God,
and Jesus Christ, whom You have sent.'"
~ John 17:3

"Since the children have flesh and blood,
He too shared in their humanity so that by His death
He might break the power of him who holds the power of
death—that is, the devil—and free those who all their lives
were held in slavery by their fear of death."
~ Hebrews 2:14-15

"When you were dead in your sins and in the uncircumcision
of your sinful nature, God made you alive with Christ. He forgave us
all our sins, having canceled the charge of our legal indebtedness,
which stood against us and condemned us; He has taken it away,
nailing it to the cross. And having disarmed the powers and authorities,
He made a public spectacle of them, triumphing over them by the cross."
~ Colossians 2:13-15

"...The reason the Son of God appeared was to destroy the devil’s work."
~ 1 John 3:8

"The grace of our Lord was poured out on me abundantly,
along with the faith and love that are in Christ Jesus.
Here is a trustworthy saying that deserves full acceptance:
Christ Jesus came into the world to save sinners—of whom I am
the worst. But for that very reason I was shown mercy so that in me,
the worst of sinners, Christ Jesus might display His immense patience as
an example for those who would believe in Him and receive eternal life.  
Now to the King eternal, immortal, invisible, the only God,
be honor and glory for ever and ever. Amen."
~ 1 Timothy 1:14-17

"The Spirit and the bride say, 'Come!' And let him who hears say, 'Come!’
Whoever is thirsty, let him come; and whoever wishes,
let him take the free gift of the water of life."
~ Revelation 22:17

"'Come now, let us settle the matter,
    says the LORD.
'Though your sins are like scarlet,
    they shall be as white as snow;
though they are red as crimson,
    they shall be like wool.'"
~ Isaiah 1:18

"'I am the Living One; I was dead,
and now look, I am alive for ever and ever!
And I hold the keys of death and Hades.'...
'...So be earnest and repent.
Here I am! I stand at the door and knock.
If anyone hears My voice and opens the door,
I will come in and eat with that person,
and they with Me.'"
~ Revelation 1:18;3:19b-20

"Come, house of Jacob, and let us walk in the light of the LORD."
~ Isaiah 2:5
Holy Bible, New International Version

For more on the first man's sin, see Genesis 2 & 3.
For more on the law, see Exodus 20, Leviticus & Deuteronomy,
then Hebrews 7-10, Matthew 5:21-30 and Matthew 22:36-40.
For more about Jesus Christ's death and resurrection, see
Matthew 26-28, Mark 14-16, Luke 22-24 and John 18-21,
the 4 books which also give the accounts of His life.
For more about the blessings of salvation given
to all who believe the gospel of Jesus, see
the books of Ephesians and Romans.

~~~
Alyssa Underwood Nov 2017
"To run and work the law commands,
But gives us neither feet nor hands.
Far better news the gospel brings:
It bids us fly and gives us wings."

~ John Bunyan (1628-1688)



"...for all have sinned and fall short of the glory of God..."
~ Romans 3:23

"...people are destined to die once, and after that to face judgment..."
~ Hebrews 9:27

"For the wages of sin is death, but the gift of God is eternal life
in Christ Jesus our Lord."
~ Romans 6:23

"'Multitudes who sleep in the dust of the earth will awake:
some to everlasting life,
others to shame and everlasting contempt.'"
~ Daniel 12:2

"For God will bring every deed into judgment,
    including every hidden thing,
    whether it is good or evil."
~ Ecclesiastes 12:14

"This will take place on the day
when God judges people’s secrets through Jesus Christ..."
~ Romans 2:16

"Nothing in all creation is hidden from God’s sight.
Everything is uncovered and laid bare before the eyes of Him
to whom we must give account."
~ Hebrews 4:13

"For we will all stand before God’s judgment seat.  
It is written:
'"As surely as I live," says the Lord,
"every knee will bow before Me;
    every tongue will acknowledge God."'
So then, each of us will give an account of ourselves to God."
~ Romans 14:10b-12

"'For He has set a day when He will judge the world
with justice by the man He has appointed.
He has given proof of this to everyone
by raising Him from the dead.'"
~ Acts 17:31

"'Holy, holy, holy is the LORD Almighty;
    the whole earth is full of His glory.'"
~ Isaiah 6:3b

"...God’s judgment is right...
God is just..."
~ 2 Thessalonians 1:5-6

"He is the Rock, His works are perfect,
    and all His ways are just.
A faithful God who does no wrong,
    upright and just is He...
'See now that I Myself am He!
    There is no god besides Me.
I put to death and I bring to life,
    I have wounded and I will heal,
    and no one can deliver out of My hand.
I lift My hand to heaven and solemnly swear:
    As surely as I live forever,
when I sharpen My flashing sword
    and My hand grasps it in judgment,
I will take vengeance on My adversaries
    and repay those who hate Me.'"
~ Deuteronomy 32:4,39-41

"'Therefore Death expands its jaws,
    opening wide its mouth;
into it will descend their nobles and masses
    with all their brawlers and revelers.
So people will be brought low
    and everyone humbled,
    the eyes of the arrogant humbled.
But the LORD Almighty will be exalted by His justice,
    and the holy God will be proved holy by His righteous acts...
Therefore, as tongues of fire lick up straw
    and as dry grass sinks down in the flames,
so their roots will decay
    and their flowers blow away like dust;
for they have rejected the law of the LORD Almighty
    and spurned the word of the Holy One of Israel.'"
~ Isaiah 5:14-16,24

"The LORD is a jealous and avenging God;
    the LORD takes vengeance and is filled with wrath.
The LORD takes vengeance on His foes
    and vents His wrath against His enemies.
The LORD is slow to anger but great in power;
    the LORD will not leave the guilty unpunished...
Who can withstand His indignation?
    Who can endure His fierce anger?
His wrath is poured out like fire;
    the rocks are shattered before Him.
The LORD is good,
    a refuge in times of trouble.
He cares for those who trust in Him,
     but with an overwhelming flood
He will make an end of the adversaries;
    He will pursue His foes into the realm of darkness."
~ Nahum 1:2-3,6-8

"...'Yes, Lord God Almighty,
    true and just are Your judgments.'"
~ Revelation 16:7b

"'Do not be afraid of those
who **** the body but cannot **** the soul.
Rather, be afraid of the One who can destroy
both soul and body in hell.'"
~ Matthew 10:28

"The sting of death is sin,
and the power of sin is the law."
~ 1 Corinthians 15:56

"There is only one Lawgiver and Judge,
the one who is able to save and destroy."
~ James 4:12a

"For the LORD is our judge,
    the LORD is our lawgiver,
the LORD is our king;
    it is He who will save us."
~ Isaiah 33:22

"The law of the LORD is perfect...
    The statutes of the LORD are trustworthy...
    The precepts of the LORD are right...
    The commands of the LORD are radiant...
  The decrees of the LORD are firm,
    and all of them are righteous."
~ Psalm 19:7-9

"So then, the law is holy,
and the commandment is holy, righteous and good...
the law is spiritual; but I am unspiritual, sold as a slave to sin."
~ Romans 7:12,14

"Indeed, there is no one on earth who is righteous,
    no one who does what is right and never sins."
~ Ecclesiastes 7:20

"...it is written: 'Cursed is everyone who does not continue
to do everything written in the Book of the Law.'"
~ Galatians 3:10b

"For whoever keeps the whole law and yet stumbles
at just one point is guilty of breaking all of it."
~ James 2:10

"'For I tell you that unless your righteousness
surpasses that of the Pharisees and the teachers of the law,
you will certainly not enter the kingdom of heaven.'"
~ Matthew 5:20

"But your iniquities have separated you from your God;
your sins have hidden His face from you...
We look for light, but all is darkness;
    for brightness, but we walk in deep shadows.
Like the blind we ***** along the wall,
    feeling our way like people without eyes...
For our offenses are many in Your sight,
    and our sins testify against us.
Our offenses are ever with us...
rebellion and treachery against the LORD,
    turning our backs on our God..."
~ Isaiah 59:2,9b-10a,12,13a

"...alienated from God and...enemies in your minds
because of your evil behavior."
~ Colossians 1:21

"...separated from the life of God..."
~ Ephesians 4:18

"...dead in your transgressions and sins...
gratifying the cravings of our flesh
and following its desires and thoughts.
Like the rest, we were by nature deserving of wrath."
~ Ephesians 2:1b,3b

"The wrath of God is being revealed from heaven
against all the godlessness and wickedness of people,
who suppress the truth by their wickedness,
since what may be known about God is plain to them,
because God has made it plain to them. For since
the creation of the world God’s invisible qualities—
His eternal power and divine nature—
have been clearly seen,
being understood from what has been made,
so that people are without excuse."
~ Romans 1:18-20

"All of us have become like one who is unclean,
    and all our righteous acts are like filthy rags;
we all shrivel up like a leaf,
    and like the wind our sins sweep us away."
~ Isaiah 64:6

"...sin entered the world through one man,
and death through sin, and in this way
death came to all people, because all sinned..."
~ Romans 5:12

"As it is written:
'There is no one righteous, not even one;
     there is no one who understands;
    there is no one who seeks God.
All have turned away,
    they have together become worthless;
there is no one who does good,
    not even one.'...
Therefore no one will be
declared righteous in God’s sight
by the works of the law;
rather, through the law we become conscious of our sin."
~ Romans 3:10-12,20

"But God demonstrates His own love for us in this:
While we were still sinners, Christ died for us."
~ Romans 5:8

"This is how God showed His love among us:
He sent His one and only Son into the world
that we might live through Him.
This is love: not that we loved God,
but that He loved us and sent His Son
as an atoning sacrifice for our sins."
~ 1 John 4:9-10

"But God raised Him from the dead,
freeing Him from the agony of death,
because it was impossible for death to keep its hold on Him...
He was not abandoned to the realm of the dead,
nor did His body see decay. God has raised this Jesus to life..."
~ Acts 2:24,31b-32a

"...He raised Christ from the dead
and seated Him at His right hand in the heavenly realms,
far above all rule and authority, power and dominion,
and every name that is invoked,
not only in the present age but also in the one to come.
And God placed all things under His feet
and appointed Him to be head over everything
for the church, which is His body,
the fullness of Him who fills everything in every way."
~ Ephesians 1:20b-23

"For there is one God
and one mediator between God and mankind,
the man Christ Jesus, who gave Himself as a ransom for all people..."
~ 1 Timothy 2:5-6a

"...Christ died for our sins according to the Scriptures...
He was buried...He was raised on the third day
according to the Scriptures..."
~ 1 Corinthians 15:3b-4

"...God was reconciling the world to Himself in Christ,
not counting people’s sins against them."
~ 2 Corinthians 5:19a

"'Do not think that I have come to abolish
the Law or the Prophets;
I have not come to abolish them but to fulfill them.'"
~ Matthew 5:17

"Christ is the culmination of the law so that
there may be righteousness for everyone who believes."
~ Romans 10:4

"The law is only a shadow of the good things that are coming—
not the realities themselves."
~ Hebrews 10:1a

"These are a shadow of the things that were to come;
the reality, however, is found in Christ."
~ Colossians 2:17

"...Christ is the mediator of a new covenant,
that those who are called may receive the promised
eternal inheritance—now that He has died as a ransom
to set them free from the sins committed under the first covenant."
~ Hebrews 9:15

"'Therefore, my friends, I want you to know that
through Jesus the forgiveness of sins is proclaimed to you.
Through Him everyone who believes is set free from every sin,
a justification you were not able to obtain under the law of Moses.'"
~ Acts 13:38-39

"...because by the works of the law no one will be justified."
~ Galatians 2:16b

"...all who rely on the works of the law are under a curse...
Christ redeemed us from the curse of the law
by becoming a curse for us..."
~ Galatians 3:10a,13a

"Consequently, just as one trespass resulted in condemnation
for all people, so also one righteous act resulted in justification and life for all people. For just as through the disobedience of the one man the many were made sinners, so also through the obedience
of the one man the many will be made righteous."
~ Romans 5:18-19

"For as in Adam all die, so in Christ all will be made alive...
The first man was of the dust of the earth;
the second man is of heaven."
~ 1 Corinthians 15:22,47

"In the beginning was the Word, and the Word was with God,
and the Word was God. He was with God in the beginning.
Through Him all things were made; without Him
nothing was made that has been made. In Him was life,
and that life was the light of all mankind...
The Word became flesh and made His dwelling among us.
We have seen His glory, the glory of the one and only Son,
who came from the Father, full of grace and truth...
For the law was given through Moses;
grace and truth came through Jesus Christ...
'...the Lamb of God, who takes away the sin of the world!'"
~ John 1:1-4,14,17,29b

"The Son is the radiance of God’s glory
and the exact representation of His being,
sustaining all things by His powerful word.
After He had provided purification for sins,
He sat down at the right hand of the Majesty in heaven."
~ Hebrews 1:3

"...Christ, in whom are hidden all the treasures
of wisdom and knowledge...
For in Christ all the fullness of the Deity
lives in ****** form...
He is the head over every power and authority."
~ Colossians 2:2b-3,9,10b

"...Jesus, the pioneer and perfecter of faith.
For the joy set before Him He endured the cross, scorning its shame,
and sat down at the right hand of the throne of God."
~ Hebrews 12:2

"The Son is the image of the invisible God,
the firstborn over all creation.
For in Him all things were created:
things in heaven and on earth, visible and invisible,
whether thrones or powers or rulers or authorities;
all things have been created through Him and for Him.
He is before all things, and in Him all things hold together.
And He is the head of the body, the church;
He is the beginning and the firstborn from among the dead,
so that in everything He might have the supremacy.
For God was pleased to have all His fullness dwell in Him,
and through Him to reconcile to Himself all things,
whether things on earth or things in heaven,
by making peace through His blood, shed on the cross."
~ Colossians 1:15-20

"'For the Son of Man came to seek and to save the lost.'"
~ Luke 19:10

"...when the set time had fully come, God sent His Son,
born of a woman, born under the law,
to redeem those under the law,
that we might receive adoption to sonship."
~ Galatians 4:4-5

"For this reason He had to be made like them,
fully human in every way, in order that He might become
a merciful and faithful high priest in service to God,
and that He might make atonement for the sins of the people.
Because He Himself suffered when He was tempted,
He is able to help those who are being tempted."
~ Hebrews 2:17-18

"For we do not have a high priest who is
unable to empathize with our weaknesses,
but we have one who has been tempted in every way,
just as we are—yet He did not sin.
Let us then approach God’s throne of grace with confidence,
so that we may receive mercy and find grace
to help us in our time of need."
~ Hebrews 4:15-16

"...Christ Jesus who died—
more than that, who was raised to life—
is at the right hand of God and is also interceding for us."
~ Romans 8:34b

"...because Jesus lives forever,
He has a permanent priesthood.
Therefore He is able to save completely
those who come to God through Him,
because He always lives to intercede for them.
Such a high priest truly meets our need—
one who is holy, blameless, pure,
set apart from sinners, exalted above the heavens.
Unlike the other high priests,
He does not need to offer sacrifices day after day,
first for His own sins, and then for the sins of the people.
He sacrificed for their sins once for all when he offered Himself."
~ Hebrews 7:24-27

"...He appeared so that He might take away our sins.
And in Him is no sin."
~ 1 John 3:5

"...Christ, a lamb without blemish or defect."
~ 1 Peter 1:19b

"God presented Christ as a sacrifice of atonement,
through the shedding of His blood—to be received by faith.
He did this to demonstrate His righteousness,
because in His forbearance He had left
the sins committed beforehand unpunished—
He did it to demonstrate His righteousness at the present time,
so as to be just and the one who justifies
those who have faith in Jesus."
~ Romans 3:25-26

"In Him we have redemption through His blood,
the forgiveness of sins,
in accordance with the riches of God’s grace..."
~ Ephesians 1:7

"For the life...is in the blood,
and I have given it to you to make atonement...
it is the blood that makes atonement for one’s life."
~ Leviticus 17:11

"...and without the shedding of blood there is no forgiveness...
Christ was sacrificed once to take away the sins of many..."
~ Hebrews 9:22b,28a

"'All the prophets testify about Him
that everyone who believes in Him
receives forgiveness of sins through His name.'"
~ Acts 10:43

"For by one sacrifice He has made perfect forever
those who are being made holy."
~ Hebrews 10:14

"'He committed no sin,
    and no deceit was found in His mouth.'...
He Himself bore our sins in His body on the cross,
so that we might die to sins and live for righteousness..."
~ 1 Peter 2:22,24a

"For Christ also suffered once for sins, the righteous for the unrighteous, to bring you to God."
~ 1 Peter 3:18a

"Jesus answered them, 'It is not the healthy who need a doctor,
but the sick. I have not come to call the righteous,
but sinners to repentance.'"
~ Luke 5:31-32

"If we claim to be without sin, we deceive ourselves
and the truth is not in us. If we confess our sins,
He is faithful and just and will forgive us our sins
and purify us from all unrighteousness."
~ 1 John 1:8-9

"God made Him who had no sin to be sin for us,
so that in Him we might become the righteousness of God."
~ 2 Corinthians 5:21

"...For Christ, our Passover lamb, has been sacrificed."
~ 1 Corinthians 5:7b

"Surely He took up our pain
    and bore our suffering,
yet we considered Him punished by God,
    stricken by Him, and afflicted.
But He was pierced for our transgressions,
    He was crushed for our iniquities;
the punishment that brought us peace was on Him,
    and by His wounds we are healed.
We all, like sheep, have gone astray,
    each of us has turned to our own way;
and the LORD has laid on Him
    the iniquity of us all."
~ Isaiah 53:4-6

"And He died for all, that those who live
should no longer live for themselves but for Him
who died for them and was raised again."
~ 2 Corinthians 5:15

"For sin shall no longer be your master,
because you are not under the law, but under grace.
What then? Shall we sin because we are not
under the law but under grace? By no means!...
You have been set free from sin and have become
slaves to righteousness."
~ Romans 6:14-15,18

"For in the gospel the righteousness of God is revealed—
a righteousness that is by faith from first to last,
just as it is written: 'The righteous will live by faith.'"
~ Romans 1:17

"For God so loved the world that He gave His one and only Son,
that whoever believes in Him shall not perish but have eternal life.
For God did not send His Son into the world to condemn the world,
but to save the world through Him. Whoever believes in Him
is not condemned, but whoever does not believe stands condemned
already because they have not believed in the name of God’s
one and only Son... Whoever believes in the Son has eternal life,
but whoever rejects the Son will not see life,
for God’s wrath remains on them."
~ John 3:16-18,36

"God has given us eternal life, and this life is in His Son.
Whoever has the Son has life;
whoever does not have the Son of God
does not have life."
~ 1 John 5:11b-12

"He was delivered over to death for our sins
and was raised to life for our justification."
~ Romans 4:25

"...Christ has indeed been raised from the dead,
the firstfruits of those who have fallen asleep."
~ 1 Corinthians 15:20

"...just as Christ was raised from the dead
through the glory of the Father, we too may live a new life."
~ Romans 6:4b

"Praise be to the God and Father of our Lord Jesus Christ!
In His great mercy He has given us new birth into a living hope
through the resurrection of Jesus Christ from the dead,
and into an inheritance that can never perish, spoil or fade..."
~ 1 Peter 1:3-4a

"Therefore, if anyone is in Christ, he is a new creation:
The old has gone, the new has come!"
~ 2 Corinthians 5:17

"...to all who received Him, to those who believed in His name,
He gave the right to become children of God— children born
not of natural descent, nor of human decision or a husband’s will,
but born of God."
~ John 1:12-13

"Jesus replied, 'Very truly I tell you,
no one can see the kingdom of God unless they are born again.'...
'Very truly I tell you, no one can enter the kingdom of God
unless they are born of water and the Spirit.'"
~ John 3:3,5

"...born again, not of perishable seed, but of imperishable,
through the living and enduring word of God."
~ 1 Peter 1:23

"...birth through the word of truth..."
~ James 1:18

"Consequently, faith comes from hearing the message,
and the message is heard through the word of Christ."
~ Romans 10:17

"...to the one who does not work but trusts God who justifies
the ungodly, their faith is credited as righteousness."
~ Romans 4:5

"...not having a righteousness of my own that comes from the law,
but that which is through faith in Christ—
the righteousness that comes from God on the basis of faith."
~ Philippians 3:9

"This righteousness is given through faith in Jesus Christ
to all who believe."
~ Romans 3:22a

"Salvation is found in no one else, for there is no other name under
heaven given to mankind by which we must be saved."
~ Acts 4:12

"...'Repent and be baptized, every one of you,
in the name of Jesus Christ for the forgiveness of your sins.
And you will receive the gift of the Holy Spirit.
The promise is for you and your children
and for all who are far off—
for all whom the Lord our God will call.'"
~ Acts 2:38-29

"'Repent, then, and turn to God,
so that your sins may be wiped out,
that times of refreshing may come from the Lord...'"
~ Acts 3:19

"If you declare with your mouth, 'Jesus is Lord,'
and believe in your heart that God raised Him from the dead,
you will be saved. For it is with your heart that you
believe and are justified, and it is with your mouth
that you profess your faith and are saved. As Scripture says,
'Anyone who believes in Him will never be put to shame.’
For there is no difference between Jew and Gentile—
the same Lord is Lord of all and richly blesses all who call on Him,
for, 'Everyone who calls on the name of the Lord will be saved.'"
~ Romans 10:9-13

"'I will sprinkle clean water on you, and you will be clean;
I will cleanse you from all your impurities and from all your idols.
I will give you a new heart and put a new spirit in you;
I will remove from you your heart of stone and give you a heart
of flesh. And I will put My Spirit in you and move you to
follow My decrees and be careful to keep My laws.'"
~ Ezekiel 36:25-27

"Now the Lord is the Spirit, and where the Spirit of the Lord is,
there is freedom. And we all, who with unveiled faces
contemplate the Lord’s glory, are being transformed
into His image with ever-increasing glory,
which comes from the Lord, who is the Spirit."
~ 2 Corinthians 3:17-18

"...if you are led by the Spirit, you are not under the law."
~ Galatians 5:18

"...we have been released from the law
so that we serve in the new way of the Spirit,
and not in the old way of the written code."
~ Romans 7:6b

"'I will put My law in their minds
    and write it on their hearts.
I will be their God,
    and they will be My people...
For I will forgive their wickedness
    and will remember their sins no more.'"
~ Jeremiah 31:33b,34b

"Therefore, there is now no condemnation
for those who are in Christ Jesus, because through Christ Jesus
the law of the Spirit who gives life has set you free
from the law of sin and death. For what the law was
powerless to do because it was weakened by the sinful nature
God did by sending His own Son in the likeness of sinful man
to be a sin offering. And so He condemned sin in sinful man,
in order that the righteous requirements of the law
might be fully met in us, who do not live according
to the sinful nature but according to the Spirit...
And if the Spirit of Him who raised Jesus from the dead
is living in you, He who raised Christ from the dead
will also give life to your mortal bodies
because of His Spirit who lives in you."
~ Romans 8:1-4,11

"Since we have now been justified by His blood,
how much more shall we be saved from God’s wrath through Him!
For if, while we were God’s enemies, we were reconciled to Him through
the death of his Son, how much more, having been reconciled,
shall we be saved through His life!"
~ Romans 5:9-10

"For it is by grace you have been saved,
through faith—and this is not from yourselves,
it is the gift of God—not by works, so that no one can boast."
~ Ephesians 2:8-9

"...He has reconciled you by Christ’s physical body
through death to present you holy in His sight,
without blemish and free from accusation—
if you continue in your faith, established and firm,
and do not move from the hope held out in the gospel.
This is the gospel that you heard and that has been proclaimed..."
~ Colossians 1:22-23a

"...Jesus went into Galilee, proclaiming the good news of God.
'The time has come,' He said. 'The kingdom of God has come near.
Repent and believe the good news!'"
~ Mark 1:14-15

"...Jesus stood and said in a loud voice,
'Let anyone who is thirsty come to Me and drink.
Whoever believes in Me, as Scripture has said,
rivers of living water will flow from within them.'
By this He meant the Spirit..."
~ John 7:37-39

"'...whoever drinks the water I give them will never thirst.
Indeed, the water I give them will become in them a spring of water
welling up to eternal life.'"
~ John 4:14

"Then Jesus declared, 'I am the bread of life. Whoever comes to Me will
never go hungry, and whoever believes in Me will never be thirsty."
~ John 6:35

"When Jesus spoke again to the people,
He said, 'I am the light of the world.
Whoever follows Me will never walk in darkness,
but will have the light of life.'"
~ John 8:12

"'Come to Me, all you who are weary and burdened,
and I will give you rest. Take My yoke upon you and learn from Me,
for I am gentle and humble in heart, and you will find rest for your souls.
For My yoke is easy and My burden is light.'"
~ Matthew 11:28-30

"'I am the gate; whoever enters through Me will be saved.
They will come in and go out, and find pasture.
The thief comes only to steal and **** and destroy;
I have come that they may have life, and have it to the full.
I am the good shepherd.
The good shepherd lays down His life for the sheep…
No one takes it from Me, but I lay it down of My own accord.
I have authority to lay it down and authority to take it up again.
This command I received from My Father.'"
~ John 10:9-11,18

"'I am the vine; you are the branches. If you remain in Me and I in you,
you will bear much fruit; apart from Me you can do nothing.'"
~ John 15:5

"...Jesus said, 'If you hold to My teaching, you are really My disciples.
Then you will know the truth, and the truth will set you free.'"
~ John 8:31b-32

"Then He said to them all: 'Whoever wants to be My disciple must
deny themselves and take up their cross daily and follow Me.
For whoever wants to save their life will lose it,
but whoever loses their life for Me will save it.
What good is it for someone to gain the whole world,
and yet lose or forfeit their very self?
Whoever is ashamed of Me and My words,
the Son of Man will be ashamed of them
when He comes in His glory and in
the glory of the Father and of the holy angels.'"
~ Luke 9:23-26

"Jesus answered, 'I am the way and the truth and the life.
No one comes to the Father except through Me.'"
~ John 14:6

"Jesus said to her, 'I am the resurrection and the life.
The one who believes in Me will live, even though they die;
and whoever lives by believing in Me will never die.
Do you believe this?'"
~ John 11:25-26

"For My Father’s will is that everyone who looks to the Son
and believes in Him shall have eternal life,
and I will raise them up at the last day.”
~ John 6:40

"'...Because I live, you also will live.'"
~ John 14:19b

"And just as we have borne the image of the earthly man,
so shall we bear the image of the heavenly man."
~ 1 Corinthians 15:49

"'Now this is eternal life: that they know You, the only true God,
and Jesus Christ, whom You have sent.'"
~ John 17:3

"Since the children have flesh and blood,
He too shared in their humanity so that by His death
He might break the power of him who holds the power of
death—that is, the devil—and free those who all their lives
were held in slavery by their fear of death."
~ Hebrews 2:14-15

"When you were dead in your sins and in the uncircumcision
of your sinful nature, God made you alive with Christ. He forgave us
all our sins, having canceled the charge of our legal indebtedness,
which stood against us and condemned us; He has taken it away,
nailing it to the cross. And having disarmed the powers and authorities,
He made a public spectacle of them, triumphing over them by the cross."
~ Colossians 2:13-15

"...The reason the Son of God appeared was to destroy the devil’s work."
~ 1 John 3:8

"The grace of our Lord was poured out on me abundantly,
along with the faith and love that are in Christ Jesus.
Here is a trustworthy saying that deserves full acceptance:
Christ Jesus came into the world to save sinners—of whom I am
the worst. But for that very reason I was shown mercy so that in me,
the worst of sinners, Christ Jesus might display His immense patience as
an example for those who would believe in Him and receive eternal life.  
Now to the King eternal, immortal, invisible, the only God,
be honor and glory for ever and ever. Amen."
~ 1 Timothy 1:14-17

"The Spirit and the bride say, 'Come!' And let him who hears say, 'Come!’
Whoever is thirsty, let him come; and whoever wishes,
let him take the free gift of the water of life."
~ Revelation 22:17

"'Come now, let us settle the matter,
    says the LORD.
'Though your sins are like scarlet,
    they shall be as white as snow;
though they are red as crimson,
    they shall be like wool.'"
~ Isaiah 1:18

"'I am the Living One; I was dead,
and now look, I am alive for ever and ever!
And I hold the keys of death and Hades.'...
'...So be earnest and repent.
Here I am! I stand at the door and knock.
If anyone hears My voice and opens the door,
I will come in and eat with that person,
and they with Me.'"
~ Revelation 1:18;3:19b-20

"Come, house of Jacob, and let us walk in the light of the LORD."
~ Isaiah 2:5
Holy Bible, New International Version

For more on the first man's sin, see Genesis 2 & 3.
For more on the law, see Exodus 20, Leviticus & Deuteronomy,
then Hebrews 7-10, Matthew 5:21-30 and Matthew 22:36-40.
For more about Jesus Christ's death and resurrection, see
Matthew 26-28, Mark 14-16, Luke 22-24 and John 18-21,
the 4 books which also give the accounts of His life.
For more about the blessings of salvation given
to all who believe the gospel of Jesus, see
the books of Ephesians and Romans.

~~~
Es tan fácil nacer en sitios que no existen
y sin embargo fueron brumosos y reales
por ejemplo m¡ sitio mi marmita de vida
mi suelta de palomas conservaba
una niebla capaz de confundir las brújulas
y atravesar de tarde los postigos
todo en el territorio de aquella infancia breve
con la casa en la loma cuyo dueño
cara un tal valentín del escobar
y el nombre era sonoro me atraían
las paredes tan blancas y rugosas
ahí descubrí el lápiz como colón su américa
sin saber que era lápiz y mientras lo empuñaba
alguien hacía muecas al costado de un biombo
para que yo comiera pero yo no comía

después es la estación y es el ferrocarril
me envuelven en la manta de viaje y de calor
y había unas mangueras largas ágiles
que lavaban la noche en los andenes

las imágenes quedan como en un incunable
que sólo yo podría descifrar
puesto que soy el único especialista en mí
y sin embargo cuando regresé
apenas treinta y dos años más tarde
no había andén ni manta ni paredes rugosas
ya nadie recordaba la casa en la lomita
tampoco a valentín del escobar
quizá sea por eso que no puedo creer
en pueblo tan ceñido tan variable
sin bruma que atraviese los postigos
y confunda las brújulas
un paso de los toros enmendado
que no tiene ni biombo ni mangueras

el espejo tampoco sabe nada
con torpeza y herrumbre ese necio repite
mi pescuezo mi nuez y mis arrugas
debe haber pocas cosas en el mundo
con menos osadía que un espejo

en mis ojos amén de cataratas
y lentes de contacto con su neblina propia
hay rehenes y brujas
espesas telarañas sin arañas
hay fiscales y jueces
disculpen me quedé sin defensores
hay fiscales que tiemblan frente a los acusados
y jueces majaderos como tías
o deshumanizados como atentos verdugos
hay rostros arduos y fugaces
otros triviales pero permanentes
hay criaturas y perros y gorriones
que van garúa arriba ensimismados
y un sosías de dios que pone cielos
sobre nuestra mejor abolladura
y tampoco el espejo sabe nada
de por qué lo contemplo sin rencor y aburrido

y así de noche en noche
así de nacimiento en nacimiento
de espanto en espantajo
van o vamos o voy con las uñas partidas
de arañar y arañar la infiníta corteza

más allá del orgullo los árboles quedaron
quedaron los presagios las fogatas
allá atrás allá atrás
quién es tan memorioso
ah pero la inocencia ese búfalo herido
interrumpe o reanuda
la fuga o cacería
de oscuro desenlace

todos mis domicilios me abandonan
y el botín que he ganado con esas deserciones
es un largo monólogo en hiladas
turbado peregrino garrafal
contrito y al final desmesurado
para mi humilde aguante

Me desquito clavándole mi agüero
me vengo espolvoreándolo de culpas
pero la soledad
                            esa guitarra
esa botella al mar
esa pancarta sin muchedumbrita
esa efemérides para el olvido
oasis que ha perdido su desierto
flojo tormento en espiral
cúpula rota y que se llueve
ese engendro del prójimo que soy
tierno rebuzno de la angustia
farola miope

tímpano
ceniza
nido de águila para torcazas
escobajo sin uvas
borde de algo importante que se ignora
esa insignificante libertad de gemir
ese carnal vacío
ese naipe sin mazo
ese adiós a ninguna
esa espiga de suerte
ese hueco en la almohada
esa impericia
ese sabor grisáceo
esa tapa sin libro
ese ombligo inservible
la soledad en fin
                              esa guitarra
de pronto un día suena repentina y llamante
inventa prójimas de mi costilla
y hasta asombra la sombra
qué me cuentan

en verdad en verdad os digo que
nada existe en el mundo como la soledad
para buscarnos tierna compañía
cohorte escolta gente caravana

y el espejo ese apático supone
que uno está solo sólo porque rumia
en cambio una mujer cuando nos mira sabe
que uno nunca está solo aunque lo crea
ah por eso hijos míos si debéis elegir
entre una muchacha y un espejo
elegid la muchacha

cómo cambian los tiempos y el azogue
los espejos ahora vienen antinarcisos
hace cuarenta años la gente los compraba
para sentirse hermosa para saberse joven
eran lindos testigos ovalados
hoy en cambio son duros enemigos
cuadrados de rencor bruñidos por la inquina
nos agravian mortifican zahieren
y como si tal cosa pronuncian su chispazo
mencionan lustros y colesterol
pero no las silvestres bondades de estraperlo
la lenta madurez esa sabiduría
la colección completa de delirios
nada de eso         solamente
exhuman
las averías del pellejo añejo
el desconsuelo y sus ojeras verde
la calvicie que empieza o que concluye
los párpados vencidos siniestrados
las orejas mollejas la chatura nasal
las vacantes molares las islas del eczema

pero no hay que huir despavorido
ni llevarle el apunte a ese reflejo
nadie mejor que yo
para saber que miente

no caben en su estanque vertical
los que fui los que soy los que seré
siempre soy varios en parejos rumbos
el que quiere asomarse al precipicio
el que quiere vibrar inmóvil como un trompo
el que quiere respirar simplemente

será que nada de eso está en mis ojos
nadie sale a pedir el vistobueno
de los otros que acaso y sin acaso
también son otros y en diversos rumbos
el que aspira a encontrarse con su euforia
el que intenta ser flecha sin el arco
el que quiere respirar simplemente
será que nada de eso está en mi ceño
en mis hombros mi boca mis orejas
será que ya no exporto dudas ni minerales
no genera divisas mi conducta
tiene desequilibrios mi balanza de pagos
la caridad me cobra intereses leoninos
y acaparo dolor para el mercado interno

será que nada de eso llega al prójimo
pero yo estoy hablando del y con el espejo
y en su Iuna no hay prójima y si hay
será tina entrometida que mira sobre mi hombro

los prójimos y prójimas no están el el luciente
sencillamente son habitantes de mi
y bueno se establecen en mi como pamperos
como arroyos o como burbujas

por ejemplo las dudas no están en el espejo
las dudas que son meras preconfianzas
por ejemplo los miércoles no están
ya que el espejo es un profesional
de noches sabatinas y tardes domingueras
los miércoles de miércoles quien se le va a arrimar
pedestre o jadeante
inhumano y cansado
con la semana a medio resolver
las tardes gordas de preocupaciones
el ómnibus oliendo a axila de campeón

los insomnios no caben por ejemplo
no son frecuentes pero si poblados
de canciones a trozos
de miradas que no eran para uno
y alguna que otra bronco no del todo prevista
de ésas clue consumen la bilis del trimestre

tampoco aquellos tangos en Ios que uno sujeta
en suave diagonal la humanidad contigua
y un magnetismo cálido y a la vez transitorio
consterna los gametos sus ene cromosomas
y entre corte y cortina se esparcen monosílabos
y tanto las pavadas aleluya
como las intuiciones aleluya aleluya
derriban las fronteras ideológicas

verbigracia qué puede rescatar el espejo
de una ausencia tajante
una de esas ausencias que concurren
que numeran sus cartas
y escriben besos ay de amor remoto

qué puede qué podría reconocer carajo
de las vidas y vidas que ya se me murieron
esos acribillados esos acriborrados
del abrazo y el mapa y los boliches
o los que obedecieron a su corazonada
hasta que el corazón les explotó en la mano
sea en el supermarket de la mala noticia
o en algún pobre rancho de un paisaje sin chau

poco puede conocer de los rostros
que no fueron mi rostro y sin embargo
siguen estando en mí
y menos todavía
de los desesperantes terraplenes
que traté de subir o de bajar
esos riesgos minúsculos que parecen montañas
y los otros los graves que salvé como un sordo
así hasta que la vida quedó sin intervalos
y la muerte quedó sin vacaciones
y mi piel se quedó sin otras pieles
y mis brazos vacíos como mangas
declamaron socorro para el mundo

en la esquina del triste no hay espejo
y lo que es
                  más
austero
                                        no
hay auxilio
por qué será que cunden fas alarmas
y no huy manera ya de descundirlas

el país tiene heridas grandes como provincias
y hay que aprender a andar sobre sus bordes
sin vomitar en ellas ni caer como bolos
ni volverse suicida u miserable
ni decir no va más
porque está yendo
y exportamos los huérfanos y viudas
como antes la lana o el tasajo

en el muelle del pobre no hay espejo
y lo que es
                   más
sencillo
                                        no
hay adioses

los tratemos que estaban en el límite
las muchachas que estaban en los poemas
asaltaron de pronto el minuto perdido
y se desparramaron como tinta escarlata
sobre las ínfulas y los sobornos
metieron sus urgencias que eran gatos
en bolsas de arpillera
y cuando las abrieron aquello fue un escándalo
la fiesta prematura
igual que si se abre una alcancía

hacía tanto que éramos comedidos y cuerdos
que no nos vino mal este asedio a la suerte

los obreros en cambio no estaban en los poemas
estaban en sus manos nada más
que animan estructuras telas fibras
y cuidan de su máquina oh madre inoxidable
y velan su garganta buje a buje
y le toman el pulso
y le vigilan la temperatura
y le controlan la respiración
y aquí atornillan y desatornillan
y allí mitigan ayes y chirridos y ecos
o escuchar sus maltrechas confidencias
y por fin cuando suena el pito de las cinco
la atienden la consuelan y la apagan

los obreros no estaban en los poemas
pero a menudo estaban en las calles
eon su rojo proyecto y eon su puño
sus alpargatas y su humor de lija
y su beligerancia su paz y su paciencia
sus cojones de clase
qué clase de cojones
sus olas populares
su modestia y su orgullo
que son casi lo mismo

las muchachas que estaban en los poemas
los obreros que estaban en las mulos
hoy están duros en la cárcel firmes
como las cuatro barras que interrumpen el cielo

pero habrá otro tiempo
es claro que habrá otro
habrá otro ticnlpo porque el tiempo vuela
no importa que ellas y ellos no estén en el espejo
el tiempo volará
                             no
como el cóndor
ni como el buitre ni como el albatros
ni como el churrinche ni como el venteveo
el tiempo volara como la historia
esa ave migratoria de atlas fuertes
que cuando Ilega es para quedarse

y por fin las muchachas estarán en las mulos
y por fin los obreros estarán en los poemas
ay espejo ignorás tanta vida posible
tenés mi soledad
vaya conquista
en qué mago atolón te obligaste a varar
hay un mundo de amor que te es ajeno
así chic no te. quedes mirando má mirada
la modorra no escucha campanas ni promesas
tras de mi sigue habiendo un pedazo do historia
y yo tengo la llave de ese cobre barato
pero atrás más atrás
o adelante mucho más adelante
hay una historia plena
una patria en andamios con banderas posibles
y todo sin oráculo y sin ritos
y sin cofre y sin llave
simplemente una patria

ay espejo las sombras que te cruzan
son mucho más corpóreas que mi cuerpo depósito
el tiempo inagotable hace sus propios cálculos
y yo tengo pulmones y recuerdos y nuca
y otras abreviaturas de lo frágil
quizá una vez, te quiebres
dicen que es mala suerte
pero ningún espejo pudo con el destino
o yo mismo me rompa sin que vos te destruyas
y sea así otra sombra que te cruce

pero espejo ya tuve como dieciocho camas
en los tres años últimos de este gran desparramo
como todas las sombras pasadas o futuras
soy nómada y testigo y mirasol
dentro de tres semanas tal vez me vaya y duerma
en ml cama vacía número diecinueve
no estarás para verlo
no estaré para verte

en otro cuarto neutro mengano y transitorio
también habrá un espejo que empezará a
   escrutarme
tan desprolijamente como vos
y aquí en este rincón duramente tranquilo
se instalará otro huesped temporal como yo
o acaso dos amantes recién homologados
absortos en su canje de verguenzas
con fragores de anule e isócronos vaivenes

no podrás ignorarlos
egos le ignorarán
no lograrás desprestigiar su piel
porque será de estreno y maravilla
ni siquiera podr á vituperar mi rostro
porque ya estaré fuera de tu alcance
diciéndole a otra luna de impersonal herrumbre
lo que una vez te dije con jactancia y recelo

he venido con toldos mis enigmas
he venido con todos mis fantasmas
he venido con lerdees mis amores

y antes de que me mire
como vos me miraste
con ojos que eran sello parodia de mis ojos
soltaré de una vez el desafío

ay espejo cuadrado
nuevo espejo de hotel y lejanía
aquí estoy
                  ya podés
empezar a ignorarme.
Invitación al llanto.  Esto es un llanto,
      ojos, sin fin, llorando,
escombrera adelante, por las ruinas
        de innumerables días.
Ruinas que esparce un cero -autor de nadas,
obra del hombre-, un cero, cuando estalla.
Cayó ciega.  La soltó,
la soltaron, a seis mil
metros de altura, a las cuatro.
¿Hay ojos que le distingan
a la Tierra sus primores
desde tan alto?
¿Mundo feliz? ¿Tramas, vidas,
que se tejen, se destejen,
mariposas, hombres, tigres,
amándose y desamándose?
No. Geometría.  Abstractos
colores sin habitantes,
embuste liso de atlas.
Cientos de dedos del viento
una tras otra pasaban
las hojas
-márgenes de nubes blancas-
de las tierras de la Tierra,
vuelta cuaderno de mapas.
Y a un mapa distante, ¿quién
le tiene lástima? Lástima
de una pompa de jabón
irisada, que se quiebra;
o en la arena de la playa
un crujido, un caracol
roto
sin querer, con la pisada. 
Pero esa altura tan alta
que ya no la quieren pájaros,
le ciega al querer su causa
con mil aires transparentes.
Invisibles se le vuelven
al mundo delgadas gracias:
La azucena y sus estambres,
colibríes y sus alas,
las venas que van y vienen,
en tierno azul dibujadas,
por un pecho de doncella.
¿Quién va a quererlas
si no se las ve de cerca?
Él hizo su obligación:
lo que desde veinte esferas
instrumentos ordenaban,
exactamente: soltarla
al momento justo.                                   Nada.
Al principio
no vio casi nada.  Una
mancha, creciendo despacio,
blanca, más blanca, ya cándida.
¿Arrebañados corderos?
¿Vedijas, copos de lana?
Eso sería...
¡Qué peso se le quitaba!
Eso sería: una imagen
que regresa.
Veinte años, atrás, un niño.
Él era un niño -allá atrás-
que en estíos campesinos
con los corderos jugaba
por el pastizal.  Carreras,
topadas, risas, caídas
de bruces sobre la grama,
tan reciente de rocío
que la alegría del mundo
al verse otra vez tan claro,
le refrescaba la cara.
Sí; esas blancuras de ahora,
allá abajo
en vellones dilatadas,
no pueden ser nada malo:
rebaños y más rebaños
serenísimos que pastan
en ancho mapa de tréboles.
Nada malo.  Ecos redondos
de aquella inocencia doble
veinte años atrás: infancia
triscando con el cordero
y retazos celestiales,
del sol niño con las nubes
que empuja, pastora, el alba.
 
Mientras,
detrás de tanta blancura
en la Tierra -no era mapa-
en donde el cero cayó,
el gran desastre empezaba.Muerto inicial y víctima primera:
lo que va a ser y expira en los umbrales
del ser. ¡Ahogado coro de inminencias!
Heráldicas palabras voladoras
-«¡pronto!», «¡en seguida!», «¡ya!»- nuncios de dichas
colman el aire, lo vuelven promesa.
Pero la anunciación jamás se cumple:
la que aguardaba el éxtasis, doncella,
se quedará en su orilla, para siempre
entre su cuerpo y Dios alma suspensa.
¡Qué de esparcidas ruinas de futuro
por todo alrededor, sin que se vean!
Primer beso de amantes incipientes.
¡Asombro! ¿Es obra humana tanto gozo?
¿Podrán los labios repetirlo?  Vuelan
hacia el segundo beso; más que beso,
claridad quieren, buscan la certeza
alegre de su don de hacer milagros
donde las bocas férvidas se encuentran.
¿ Por qué si ya los hálitos se juntan
los labios a posarse nunca llegan?
Tan al borde del beso, no se besan.
Obediente al ardor de un mediodía
la moza muerde ya la fruta nueva.
La boca anhela el más celado jugo;
del anhelo no pasa.  Se le niega
cuando el labio presiente su dulzura
la condensada dentro, primavera,
pulpas de mayo, azúcares de junio,
día a día sumados a la almendra.
Consumación feliz de tanta ruta,
último paso, amante, pie en el aire,
que trae amor adonde amor espera.
Tiembla Julieta de Romeos próximos,
ya abre el alma a Calixto, Melibea.
Pero el paso final no encuentra suelo.
¿Dónde, si se hunde el mundo en la tiniebla,
si ya es nada Verona, y si no hay huerto?
De imposibles se vuelve la pareja.
¿Y esa mano -¿de quién?-, la mano trunca
blanca, en el suelo, sin su brazo, huérfana,
que buscas en el rosal la única abierta,
y cuando ya la alcanza por el tallo
se desprende, dejándose a la rosa,
sin conocer los ojos de su dueña?
¡Cimeras alegrías tremolantes,
gozo inmediato, pasmo que se acerca:
la frase más difícil, la penúltima,
la que lleva, derecho, hasta el acierto,
perfección vislumbrada, nunca nuestra!
¡Imágenes que inclinan su hermosura
sobre espejos que nunca las reflejan!
¡Qué cadáver ingrávido: una mañana
que muere al filo de su aurora cierta!
Vísperas son capullos. Sí, de dichas;
sí, de tiempo, futuros en capullos.
¡Tan hermosas, las vísperas!
                                                          ¡Y muertas!¿Se puede hacer más daño, allí en la Tierra?
Polvo que se levanta de la ruina,
humo del sacrificio, vaho de escombros
dice que sí se puede.  Que hay más pena.
Vasto ayer que se queda sin presente,
vida inmolada en aparentes piedras.
¡Tanto afinar la gracia de los fustes
contra la selva tenebrosa alzados
de donde el miedo viene al alma, pánico!
Junto a un altar de azul, de ola y espuma,
el pensar y la piedra se desposan;
el mármol, que era blanco, es ya blancura.
Alborean columnas por el mundo,
ofreciéndole un orden a la aurora.
No terror, calma pura da este bosque,
de noble savia pórtico.
Vientos y vientos de dos mil otoños
con hojas de esta selva inmarcesible
quisieran aumentar sus hojarascas.
Rectos embisten, curvas les engañan.
Sin botín huyen. ¿Dónde está su fronda?
No pájaros, sus copas, procesiones
de doncellas mantienen en lo alto,
que atraviesan el tiempo, sin moverse.
Este espacio que no era más que espacio
a nadie dedicado, aire en vacío,
la lenta cantería lo redime
piedras poniendo, de oro, sobre piedras,
de aquella indiferencia sin plegaria.
Fiera luz, la del sumo mediodía,
claridad, toda hueca, de tan clara
va aprendiendo, ceñida entre altos muros
mansedumbres, dulzuras; ya es misterio.
Cantan coral callado las ojivas.
Flechas de alba cruzan por los santos
incorpóreos, no hieren, les traen vida
de colores.  La noche se la quita.
La bóveda, al cerrarse abre más cielo.
Y en la hermosura vasta de estos límites
siente el alma que nada la termina.
Tierra sin forma, pobre arcilla; ahora
el torno la conduce hasta su auge:
suave concavidad, nido de dioses.
Poseidón, Venus, Iris, sus siluetas
en su seno se posan.  A esta crátera
ojos, siempre sedientos, a abrevarse
vienen de agua de mito, inagotable.
Guarda la copa en este fondo oscuro
callado resplandor, eco de Olimpo.
Frágil materia es, mas se acomodan
los dioses, los eternos, en su círculo.
Y así, con lentitud que no descansa,
por las obras del hombre se hace el tiempo
profusión fabulosa.  Cuando rueda
el mundo, tesorero, va sumando
-en cada vuelta gana una hermosura-
a belleza de ayer, belleza inédita.
Sobre sus hombros gráciles las horas
dádivas imprevistas acarrean.
¿Vida?  Invención, hallazgo, lo que es
hoy a las cuatro, y a las tres no era.
Gozo de ver que si se marchan unas
trasponiendo la ceja de la tarde,
por el nocturno alcor otras se acercan.
Tiempo, fila de gracias que no cesa.
¡Qué alegría, saber que en cada hora
algo que está viniendo nos espera!
Ninguna ociosa, cada cual su don;
ninguna avara, todo nos lo entregan.
Por las manos que abren somos ricos
y en el regazo, Tierra, de este mundo
dejando van sin pausa
novísimos presentes: diferencias.
¿Flor?  Flores. ¡Qué sinfín de flores, flor!
Todo, en lo igual, distinto: primavera.
Cuando se ve la Tierra amanecerse
se siente más feliz.  La luz que llega
a estrecharle las obras que este día
la acrece su plural. ¡Es más diversa!El cero cae sobre ellas.
Ya no las veo, a las muchas,
las bellísimas, deshechas,
en esa desgarradora
unidad que las confunde,
en la nada, en la escombrera.
Por el escombro busco yo a mis muertos;
más me duele su ser tan invisibles.
Nadie los ve: lo que se ve son formas
truncas; prodigios eran, singulares,
que retornan, vencidos, a su piedra.
Muertos añosos, muertos a lo lejos,
cadáveres perdidos,
en ignorado osario perfecciona
la Tierra, lentamente, su esqueleto.
Su muerte fue hace mucho.  Esperanzada
en no morir, su muerte. Ánima dieron
a masas que yacían en canteras.
Muchas piedras llenaron de temblores.
Mineral que camina hacia la imagen,
misteriosa tibieza, ya corriendo
por las vetas del mármol,
cuando, curva tras curva, se le empuja
hacia su más, a ser pecho de ninfa.
Piedra que late así con un latido
de carne que no es suya, entra en el juego
-ruleta son las horas y los días-:
el jugarse a la nada, o a lo eterno
el caudal de sus formas confiado:
el alma de los hombres, sus autores.
Si es su bulto de carne fugitivo,
ella queda detrás, la salvadora
roca, hija de sus manos, fidelísima,
que acepta con marmóreo silencio
augusto compromiso: eternizarlos.
Menos morir, morir así: transbordo
de una carne terrena a bajel pétreo
que zarpa, sin más aire que le impulse
que un soplo, al expirar, último aliento.
Travesía que empieza, rumbo a siempre;
la brújula no sirve, hay otro norte
que no confía a mapas su secreto;
misteriosos pilotos invisibles,
desde tumbas los guían, mareantes
por aguja de fe, según luceros.
Balsa de dioses, ánfora.
Naves de salvación con un polícromo
velamen de vidrieras, y sus cuentos
mármol, que flota porque vista de Venus.
Naos prodigiosas, sin cesar hendiendo
inmóviles, con proas tajadoras
auroras y crepúsculos, espumas
del tumbo de los años; años, olas
por los siglos alzándose y rompiendo.
Peripecia suprema día y noche,
navegar tesonero
empujado por racha que no atregua:
negación del morir, ansia de vida,
dando sus velas, piedras, a los vientos.
Armadas extrañísimas de afanes,
galeras, no de vivos, no de muertos,
tripulaciones de querencias puras,
incansables remeros,
cada cual con su remo, lo que hizo,
soñando en recalar en la celeste
ensenada segura, la que está
detrás, salva, del tiempo.¡Y todos, ahora, todos,
qué naufragio total, en este escombro!
No tibios, no despedazados miembros
me piden compasión, desde la ruina:
de carne antigua voz antigua, oigo.
Desgarrada blancura, torso abierto,
aquí, a mis pies, informe.
Fue ninfa geométrica, columna.
El corazón que acaban de matarle,
Leucipo, pitagórico,
calculador de sueños, arquitecto,
de su pecho lo fue pasando a mármoles.
Y así, edad tras edad, en estas cándidas
hijas de su diseño
su vivir se salvó.  Todo invisible,
su pálpito y su fuego.
Y ellas abstractos bultos se fingían,
pura piedra, columnas sin misterio.
Más duelo, más allá: serafín trunco,
ángel a trozos, roto mensajero.
Quebrada en seis pedazos
sonrisa, que anunciaba, por el suelo.
Entre el polvo guedejas
de rubia piedra, pelo tan sedeño
que el sol se lo atusaba a cada aurora
con sus dedos primeros.
Alas yacen usadas a lo altísimo,
en barro acaba su plumaje célico.
(A estas plumas del ángel desalado
encomendó su vuelo
sobre los siglos el hermano Pablo,
dulce monje cantero).
Sigo escombro adelante, solo, solo.
Hollando voy los restos
de tantas perfecciones abolidas.
Años, siglos, por siglos acudieron
aquí, a posarse en ellas; rezumaban
arcillas o granitos,
linajes de humedad, frescor edénico.
No piso la materia; en su pedriza
piso al mayor dolor, tiempo deshecho.
Tiempo divino que llegó a ser tiempo
poco a poco, mañana tras su aurora,
mediodía camino de su véspero,
estío que se junta con otoño,
primaveras sumadas al invierno.
Años que nada saben de sus números,
llegándose, marchándose sin prisa,
sol que sale, sol puesto,
artificio diario, lenta rueda
que va subiendo al hombre hasta su cielo.
Piso añicos de tiempo.
Camino sobre anhelos hechos trizas,
sobre los días lentos
que le costó al cincel llegar al ángel;
sobre ardorosas noches,
con el ardor ardidas del desvelo
que en la alta madrugada da, por fin,
con el contorno exacto de su empeño...
Hollando voy las horas jubilares:
triunfo, toque final, remate, término
cuando ya, por constancia o por milagro,
obra se acaba que empezó proyecto.
Lo que era suma en un instante es polvo.
¡Qué derroche de siglos, un momento!
No se derrumban piedras, no, ni imágenes;
lo que se viene abajo es esa hueste
de tercos defensores de sus sueños.
Tropa que dio batalla a las milicias
mudas, sin rostro, de la nada; ejército
que matando a un olvido cada día
conquistó lentamente los milenios.
Se abre por fin la tumba a que escaparon;
les llega aquí la muerte de que huyeron.
Ya encontré mi cadáver, el que lloro.
Cadáver de los muertos que vivían
salvados de sus cuerpos pasajeros.
Un gran silencio en el vacío oscuro,
un gran polvo de obras, triste incienso,
canto inaudito, funeral sin nadie.
Yo sólo le recuerdo, al impalpable,
al NO dicho a la muerte, sostenido
contra tiempo y marea: ése es el muerto.
Soy la sombra que busca en la escombrera.
Con sus siete dolores cada una
mil soledades vienen a mi encuentro.
Hay un crucificado que agoniza
en desolado Gólgota de escombros,
de su cruz separado, cara al cielo.
Como no tiene cruz parece un hombre.
Pero aúlla un perro, un infinito perro
-inmenso aullar nocturno ¿desde dónde?-,
voz clamante entre ruinas por su Dueño.
un sauce de cristal, un chopo de agua,
un alto surtidor que el viento arquea,
un árbol bien plantado mas danzante,
un caminar de río que se curva,
avanza, retrocede, da un rodeo
y llega siempre:
                          un caminar tranquilo
de estrella o primavera sin premura,
agua que con los párpados cerrados
mana toda la noche profecías,
unánime presencia en oleaje,
ola tras ola hasta cubrirlo todo,
verde soberanía sin ocaso
como el deslumbramiento de las alas
cuando se abren en mitad del cielo,

un caminar entre las espesuras
de los días futuros y el aciago
fulgor de la desdicha como un ave
petrificando el bosque con su canto
y las felicidades inminentes
entre las ramas que se desvanecen,
horas de luz que pican ya los pájaros,
presagios que se escapan de la mano,

una presencia como un canto súbito,
como el viento cantando en el incendio,
una mirada que sostiene en vilo
al mundo con sus mares y sus montes,
cuerpo de luz filtrada por un ágata,
piernas de luz, vientre de luz, bahías,
roca solar, cuerpo color de nube,
color de día rápido que salta,
la hora centellea y tiene cuerpo,
el mundo ya es visible por tu cuerpo,
es transparente por tu transparencia,

voy entre galerías de sonidos,
fluyo entre las presencias resonantes,
voy por las transparencias como un ciego,
un reflejo me borra, nazco en otro,
oh bosque de pilares encantados,
bajo los arcos de la luz penetro
los corredores de un otoño diáfano,

voy por tu cuerpo como por el mundo,
tu vientre es una plaza soleada,
tus pechos dos iglesias donde oficia
la sangre sus misterios paralelos,
mis miradas te cubren como yedra,
eres una ciudad que el mar asedia,
una muralla que la luz divide
en dos mitades de color durazno,
un paraje de sal, rocas y pájaros
bajo la ley del mediodía absorto,

vestida del color de mis deseos
como mi pensamiento vas desnuda,
voy por tus ojos como por el agua,
los tigres beben sueño en esos ojos,
el colibrí se quema en esas llamas,
voy por tu frente como por la luna,
como la nube por tu pensamiento,
voy por tu vientre como por tus sueños,

tu falda de maíz ondula y canta,
tu falda de cristal, tu falda de agua,
tus labios, tus cabellos, tus miradas,
toda la noche llueves, todo el día
abres mi pecho con tus dedos de agua,
cierras mis ojos con tu boca de agua,
sobre mis huesos llueves, en mi pecho
hunde raíces de agua un árbol líquido,

voy por tu talle como por un río,
voy por tu cuerpo como por un bosque,
como por un sendero en la montaña
que en un abismo brusco se termina,
voy por tus pensamientos afilados
y a la salida de tu blanca frente
mi sombra despeñada se destroza,
recojo mis fragmentos uno a uno
y prosigo sin cuerpo, busco a tientas,

corredores sin fin de la memoria,
puertas abiertas a un salón vacío
donde se pudren todos los veranos,
las joyas de la sed arden al fondo,
rostro desvanecido al recordarlo,
mano que se deshace si la toco,
cabelleras de arañas en tumulto
sobre sonrisas de hace muchos años,

a la salida de mi frente busco,
busco sin encontrar, busco un instante,
un rostro de relámpago y tormenta
corriendo entre los árboles nocturnos,
rostro de lluvia en un jardín a oscuras,
agua tenaz que fluye a mi costado,
busco sin encontrar, escribo a solas,
no hay nadie, cae el día, cae el año,
caigo con el instante, caigo a fondo,
invisible camino sobre espejos
que repiten mi imagen destrozada,
piso días, instantes caminados,
piso los pensamientos de mi sombra.
piso mi sombra en busca de un instante,

busco una fecha viva como un pájaro,
busco el sol de las cinco de la tarde
templado por los muros de tezontle:
la hora maduraba sus racimos
y al abrirse salían las muchachas
de su entraña rosada y se esparcían
por los patios de piedra del colegio,
alta como el otoño caminaba
envuelta por la luz bajo la arcada
y el espacio al ceñirla la vestía
de una piel más dorada y transparente,

tigre color de luz, pardo venado
por los alrededores de la noche,
entrevista muchacha reclinada
en los balcones verdes de la lluvia,
adolescente rostro innumerable,
he olvidado tu nombre, Melusina,
Laura, Isabel, Perséfona, María,
tienes todos los rostros y ninguno,
eres todas las horas y ninguna,
te pareces al árbol y a la nube,
eres todos los pájaros y un astro,
te pareces al filo de la espada
y a la copa de sangre del verdugo,
yedra que avanza, envuelve y desarraiga
al alma y la divide de sí misma,

escritura del fuego sobre el jade,
grieta en la roca, reina de serpientes,
columna de vapor, fuente en la peña,
circo lunar, peñasco de las águilas,
grano de anís, espina diminuta
y mortal que da penas inmortales,
pastora de los valles submarinos
y guardiana del valle de los muertos,
liana que cuelga del cantil del vértigo,
enredadera, planta venenosa,
flor de resurrección, uva de vida,
señora de la flauta y del relámpago,
terraza del jazmín, sal en la herida,
ramo de rosas para el fusilado,
nieve en agosto, luna del patíbulo,
escritura del mar sobre el basalto,
escritura del viento en el desierto,
testamento del sol, granada, espiga,

rostro de llamas, rostro devorado,
adolescente rostro perseguido
años fantasmas, días circulares
que dan al mismo patio, al mismo muro,
arde el instante y son un solo rostro
los sucesivos rostros de la llama,
todos los nombres son un solo nombre,
todos los rostros son un solo rostro,
todos los siglos son un solo instante
y por todos los siglos de los siglos
cierra el paso al futuro un par de ojos,

no hay nada frente a mí, sólo un instante
rescatado esta noche, contra un sueño
de ayuntadas imágenes soñado,
duramente esculpido contra el sueño,
arrancado a la nada de esta noche,
a pulso levantado letra a letra,
mientras afuera el tiempo se desboca
y golpea las puertas de mi alma
el mundo con su horario carnicero,

sólo un instante mientras las ciudades,
los nombres, los sabores, lo vivido,
se desmoronan en mi frente ciega,
mientras la pesadumbre de la noche
mi pensamiento humilla y mi esqueleto,
y mi sangre camina más despacio
y mis dientes se aflojan y mis ojos
se nublan y los días y los años
sus horrores vacíos acumulan,

mientras el tiempo cierra su abanico
y no hay nada detrás de sus imágenes
el instante se abisma y sobrenada
rodeado de muerte, amenazado
por la noche y su lúgubre bostezo,
amenazado por la algarabía
de la muerte vivaz y enmascarada
el instante se abisma y penetra,
como un puño se cierra, como un fruto
que madura hacia dentro, echa raíces,
crece dentro de mí, me ocupa todo,
me expulsa el follaje delirante,
mis pensamientos sólo son sus pájaros
su mercurio circula por mis venas,
árbol mental, frutos sabor de tiempo,

oh vida por vivir y ya vivida,
tiempo que vuelve en una marejada
y se retira sin volver el rostro,
lo que pasó no fue pero está siendo
y silenciosamente desemboca
en otro instante que se desvanece:

frente a la tarde de salitre y piedra
armada de navajas invisibles
una roja escritura indescifrable
escribes en mi piel y esas heridas
como un traje de llamas me recubren,
ardo sin consumirme, busco el agua
y en tus ojos no hay agua, son de piedra,
y tus pechos, tu vientre, tus caderas
son de piedra, tu boca sabe a polvo,
tu boca sabe a tiempo emponzoñado,
tu cuerpo sabe a pozo sin salida,
pasadizo de espejos que repiten
los ojos del sediento, pasadizo
que vuelve siempre al punto de partida,
y tú me llevas ciego de la mano
por esas galerías obstinadas
hacia el centro del círculo y te yergues
como un fulgor que se congela en hacha,
como luz que desuella, fascinante
como el cadalso para el condenado,
flexible como el látigo y esbelta
como un arma gemela de la luna,
y tus palabras afiladas cavan
mi pecho y me despueblan y vacían,
uno a uno me arrancas los recuerdos,
he olvidado mi nombre, mis amigos
gruñen entre los cerdos o se pudren
comidos por el sol en un barranco,

no hay nada en mí sino una larga herida,
una oquedad que ya nadie recorre,
presente sin ventanas, pensamiento
que vuelve, se repite, se refleja
y se pierde en su misma transparencia,
conciencia traspasada por un ojo
que se mira mirarse hasta anegarse
de claridad:
                  yo vi tu atroz escama,
melusina, brillar verdosa al alba,
dormías enroscada entre las sábanas
y al despertar gritaste como un pájaro
y caíste sin fin, quebrada y blanca,
nada quedó de ti sino tu grito,
y la cabo de los siglos me descubro
con tos y mala vista, barajando
viejas fotos:
                    no hay nadie, no eres nadie,
un montón de ceniza y una escoba,
un cuchillo mellado y un plumero,
un pellejo colgado de unos huesos,
un racimo ya seco, un hoyo *****
y en el fondo del hoy los dos ojos
de una niña ahogada hace mil años,

miradas enterradas en un pozo,
miradas que nos ven desde el principio,
mirada niña de la madre vieja
que ve en el hijo grande su padre joven,
mirada madre de la niña sola
que ve en el padre grande un hijo niño,
miradas que nos miran desde el fondo
de la vida y son trampas de la muerte
-¿o es al revés: caer en esos ojos
es volver a la vida verdadera?,

¡caer, volver, soñarme y que me sueñen
otros ojos futuros, otra vida,
otras nubes, morirme de otra muerte!
-esta noche me basta, y este instante
que no acaba de abrirse y revelarme
dónde estuve, quién fui, cómo te llamas,
cómo me llamo yo:
                              ¿hacía planes
para el verano -y todos los veranos-
en Christopher Street, hace diez años,
con Filis que tenía dos hoyuelos
donde veían luz los gorriones?,
¿por la Reforma Carmen me decía
"no pesa el aire, aquí siempre es octubre",
o se lo dijo a otro que he perdido
o yo lo invento y nadie me lo ha dicho?,
¿caminé por la noche de Oaxaca,
inmensa y verdinegra como un árbol,
hablando solo como el viento loco
y al llegar a mi cuarto -siempre un cuarto-
no me reconocieron los espejos?,
¿desde el hotel Vernet vimos al alba
bailar con los castaños - "ya es muy tarde"
decías al peinarte y yo veía
manchas en la pared, sin decir nada?,
¿subimos juntos a la torre, vimos
caer la tarde desde el arrecife?,
¿comimos uvas en Bidart?, ¿compramos
gardenias en Perote?,
                                  nombres, sitios,
calles y calles, rostros, plazas, calles,
estaciones, un parque, cuartos solos,
manchas en la pared, alguien se peina,
alguien canta a mi lado, alguien se viste,
cuartos, lugares, calles, nombres, cuartos,

Madrid, 1937,
en la Plaza del Ángel las mujeres
cosían y cantaban con sus hijos,
después sonó la alarma y hubo gritos,
casas arrodilladas en el polvo,
torres hendidas, frentes escupidas
y el huracán de los motores, fijo:
los dos se desnudaron y se amaron
por defender nuestra porción eterna,
nuestra ración de tiempo y paraíso,
tocar nuestra raíz y recobrarnos,
recobrar nuestra herencia arrebatada
por ladrones de vida hace mil siglos,
los dos se desnudaron y besaron
porque las desnudeces enlazadas
saltan el tiempo y son invulnerables,
nada las toca, vuelven al principio,
no hay tú ni yo, mañana, ayer ni nombres,
verdad de dos en sólo un cuerpo y alma,
oh ser total...
                      cuartos a la deriva
entre ciudades que se van a pique,
cuartos y calles, nombres como heridas,
el cuarto con ventanas a otros cuartos
con el mismo papel descolorido
donde un hombre en camisa lee el periódico
o plancha una mujer; el cuarto claro
que visitan las ramas del durazno;
el otro cuarto: afuera siempre llueve
y hay un patio y tres niños oxidados;
cuartos que son navíos que se mecen
en un golfo de luz; o submarinos:
el silencio se esparce en olas verdes,
todo lo que tocamos fosforece;
mausoleos del lujo, ya roídos
los retratos, raídos los tapetes;
trampas, celdas, cavernas encantadas,
pajareras y cuartos numerados,
todos se transfiguran, todos vuelan,
cada moldura es nube, cada puerta
da al mar, al campo, al aire, cada mesa
es un festín; cerrados como conchas
el tiempo inútilmente los asedia,
no hay tiempo ya, ni muro: ¡espacio, espacio,
abre la mano, coge esta riqueza,
corta los frutos, come de la vida,
tiéndete al pie del árbol, bebe el agua!,

todo se transfigura y es sagrado,
es el centro del mundo cada cuarto,
es la primera noche, el primer día,
el mundo nace cuando dos se besan,
gota de luz de entrañas transparentes
el cuarto como un fruto se entreabre
o estalla como un astro taciturno
y las leyes comidas de ratones,
las rejas de papel, las alambradas,
los timbres y las púas y los pinchos,
el sermón monocorde de las armas,
el escorpión meloso y con bonete,
el tigre con chistera, presidente
del Club Vegetariano y la Cruz Roja,
el burro pedagogo, el cocodrilo
metido a redentor, padre de pueblos,
el Jefe, el tiburón, el arquitecto
del porvenir, el cerdo uniformado,
el hijo predilecto de la Iglesia
que se lava la negra dentadura
con el agua bendita y toma clases
de inglés y democracia, las paredes
invisible, las máscaras podridas
que dividen al hombre de los hombres,
al hombre de sí mismo,
                                      se derrumban
por un instante inmenso y vislumbramos
nuestra unidad perdida, el desamparo
que es ser hombres, la gloria que es ser hombres
y compartir el pan, el sol, la muerte,
el olvidado asombro de estar vivos;

amar es combatir, si dos se besan
el mundo cambia, encarnan los deseos,
el pensamiento encarna, brotan alas
en las espaldas del esclavo, el mundo
es real y tangible, el vino es vino,
el pan vuelve a saber, el agua es agua,
amar es combatir, es abrir puertas,
dejar de ser fantasma con un número
a perpetua cadena condenado
por un amo sin rostro;
                                    el mundo cambia
si dos se miran y se reconocen,
amar es desnudarse de los nombres:
"déjame ser tu puta", son palabras
de Eloísa, mas él cedió a las leyes,
la tomó por esposa y como premio
lo castraron después;
                                    mejor el crimen,
los amantes suicidas, el incesto
de los hermanos como dos espejos
enamorados de su semejanza,
mejor comer el pan envenenado,
el adulterio en lechos de ceniza,
los amores feroces, el delirio,
su yedra ponzoñosa, el sodomita
que lleva por clavel en la solapa
un gargajo, mejor ser lapidado
en las plazas que dar vuelta a la noria
que exprime la sustancia de la vida,
cambia la eternidad en horas huecas,
los minutos en cárceles, el tiempo
en monedas de cobre y mierda abstracta;

mejor la castidad, flor invisible
que se mece en los tallos del silencio,
el difícil diamante de los santos
que filtra los deseos, sacia al tiempo,
nupcias de la quietud y el movimiento,
canta la soledad en su corola,
pétalo de cristal es cada hora,
el mundo se despoja de sus máscaras
y en su centro, vibrante transparencia,
lo que llamamos Dios, el ser sin nombre,
se contempla en la nada, el ser sin rostro
emerge de sí mismo, sol de soles,
plenitud de presencias y de nombres;

sigo mi desvarío, cuartos, calles,
camino a tientas por los corredores
del tiempo y subo y bajo sus peldaños
y sus paredes palpo y no me muevo,
vuelvo adonde empecé, busco tu rostro,
camino por las calles de mí mismo
bajo un sol sin edad, y tú a mi lado
caminas como un árbol, como un río,
creces como una espiga entre mis manos,
lates como una ardilla entre mis manos,
vuelas como mil pájaros, tu risa
me ha cubierto de espumas, tu cabeza
es un astro pequeño entre mis manos,
el mundo reverdece si sonríes
comiendo una naranja,
                                    el mundo cambia
si dos, vertiginosos y enlazados,
caen sobre la yerba: el cielo baja,
los árboles ascienden, el espacio
sólo es luz y silencio, sólo espacio
abierto para el águila del ojo,
pasa la blanca tribu de las nubes,
rompe amarras el cuerpo, zarpa el alma,
perdemos nuestros nombres y flotamos
a la deriva entre el azul y el verde,
tiempo total donde no pasa nada
sino su propio transcurrir dichoso,

no pasa nada, callas, parpadeas
(silencio: cruzó un ángel este instante
grande como la vida de cien soles),
¿no pasa nada, sólo un parpadeo?
-y el festín, el destierro, el primer crimen,
la quijada del asno, el ruido opaco
y la mirada incrédula del muerto
al caer en el llano ceniciento,
Agamenón y su mugido inmenso
y el repetido grito de Casandra
más fuerte que los gritos de las olas,
Sócrates en cadenas (el sol nace,
morir es despertar: "Critón, un gallo
a Esculapio, ya sano de la vida"),
el chacal que diserta entre las ruinas
de Nínive, la sombra que vio Bruto
antes de la batalla, Moctezuma
en el lecho de espinas de su insomnio,
el viaje en la carreta hacia la muerte
-el viaje interminable mas contado
por Robespierre minuto tras minuto,
la mandíbula rota entre las manos-,
Churruca en su barrica como un trono
es
Sólo una temporada provisoria,
tatuaje de incontables tradiciones,
oscuro mausoleo donde empieza
a existir el futuro, a hacerse piedra.

Nada aquí, nada allá. Son las palabras
del mago lejanísimo y borroso.

Sin embargo, la infancia se empecina,
comienza a levantar sus inventarios,
a echar sus amplias redes para luego.
Es una isla limpia y sobre todo
fugaz, es un venero de primicias
que se van lentamente resecando.

Queda atrás como un rápido paisaje
del que persistirán sólo unas nubes,
un biombo, dos juguetes, tres racimos,
o apenas un olor, una ceniza.
Con luces queda atrás, a la intemperie,
yacente y aplazada para nunca,
sola con su aptitud irresistible
y un pudor incorpóreo, agazapado.
Para nunca aplazada, fabulosa
infancia entre sus redes extinguida.

Por algo queda atrás. Esa entrañable
cede paso al fervor, al pasmo, al fruto,
el azar hinca el diente en otra bruma,
somos los moribundos que nacemos
a la carne, a la sangre, al entusiasmo,
nos burlamos del sol, de la penumbra,
manejamos la gloria como un lápiz
y en las vírgenes tapias dibujamos
el amor y su viejo colmo, el odio,
el grito que nos pone la vergüenza
en las manos mucho antes que en la boca.

El celaje se enciende. Somos niebla
bajo el cielo compacto, insolidario,
el asombro hace cuentas y no puede
mantenernos serenos, apacibles,
somos el invasor protagonista
que hace trizas el tiempo, que hace ruido
pueril, que hace palabras, que hace pactos,
somos tan poderosos, tan eternos,
que cerramos el puño y el verano
comienza a sollozar entre los árboles.

Mejor dicho: creemos que solloza.
El verano es un.vaho, por lo tanto
no tiene ojos ni párpados ni lágrimas,
en sus tardes de atmósfera más tenue
es calor, es calor, y en las mañanas
de aire pesado, corporal, viscoso,
es calor, es calor. Con eso basta.

De todos modos cambia a las muchachas,
las ilumina, las ondula, y luego
las respira y suspira como acordes,
las envuelve en amor, las hace carne,
les pinta brazos con venitas tenues
en colores y luz complementarios,
les abre escotes para que alguien vierta
cualquier mirada, ese poderhabiente.

La vida, qué región esplendorosa.
¿Quién escruta la muerte, quién la tienta?
A la horca con él. ¿Quién piensa en esa
imposible quietud cuando es la hora
para cada uno de morder su fruta,
de usar su espejo, de gritar su grito,
de escupir a los cielos, de ir subiendo
de dos en dos todas las escaleras?

La muerte no se apura, sin embargo,
ni se aplaca. Tampoco se impacienta.
Hay tantas muertes como negaciones.
La muerte que desgarra, la que expulsa,
la que embruja, la que arde, la que agota,
la que enluta el amor, la que excrementa,
la que siega, la que usa, la que ablanda,
la muerte de arenal, la de pantano,
la de abismo, la de agua, la de almohada.

Hay tantas muertes como teologías,
pero todas se juntan en la espera.
Esa que acecha es una muerte sola.
Escarnecida, rencorosa, hueca,
su insomnio enloquecido se desploma
sobre todos los sueños, su delirio
se parece bastante a la cordura.
Muerte esbelta y rompiente, qué increíble
sirena para el Mar de los Suicidas.

No canta, pero indica, marca, alude,
exhibe sus voraces argumentos,
sus afiches turísticos, explica
por qué es tan milagrosa su inminencia,
por qué es tan atractivo su desastre,
por qué tan confortable su vacío.

No canta, pero es como si cantara.
Su demagogia negra usa palomas,
telegramas y rezos y suspiros,
sonatas para piano, arpas de herrumbre,
vitrinas del amor momificado,
relojes de lujuria que amontonan
segundos y segundos y otras prórrogas.

No canta, pero es como si cantara,
su espanto vendaval silba en la espiga,
su pregunta repica en el silencio,
su loco desparpajo exuda un réquiem
que es prado y es follaje y es almena.

Hay que volverse sordo y mudo y ciego,
sordo de amor, de amor enmudecido,
ciego de amor. Olfato, gusto y tacto
quedan para alejar la muerte y para
hundirse en la mujer, en esa ola
que es tiempo y lengua y brazos y latido,
esa mujer descanso, mujer césped,
que es llanto y rostro y siembra y apetito,
esa mujer cosecha, mujer signo,
que es paz y aliento y cábala y jadeo.

Hay que amar con horror para salvarse,
amanecer cuando los mansos dientes
muerden, para salvarse, o por lo menos
para creerse a salvo, que es bastante.
Hay que amar sentenciado y sin urgencia,
para salvarse, para guarecerse
de esa muerte que llueve hielo o fuego.

Es el cielo común, el alba escándalo,
el goce atroz, el milagroso caos,
la piel abismo, la granada abierta,
la única unidad uniyugada,
la derrota de todas las cautelas.

Hay que amar con valor, para salvarse.
Sin luna, sin nostalgia, sin pretextos,
Hay que despilfarrar en una noche
-que puede ser mil y una- el universo,
sin augurios, sin planes, sin temblores,
sin convenios, sin votos, con olvido,
desnudos cuerpo y alma, disponibles
para ser otro y otra a ras de sueño.

Bendita noche cóncava, delicia
de encontrar un abrazo a la deriva
y entrar en ese enigma, sin astucia,
y volver por el aire al aire libre,
Hay que amar con amor, para salvarse.

Entonces vienen las contradicciones
o sea la razón. El mundo existe
con manchas, sin arar, y no hay conjuro
ni fe que lo desmienta o modifique.

El manantial se seca, el árbol cae,
la sangre fluye, el odio se hace muro,
¿Es mi hermano el verdugo? Ese asesino
y dios padrastro todopoderoso,
ese señor del vómito, ese artífice
de la hecatombe, ¿puede ser mi hermano?
Surtidor de ******, profeta imbécil,
¿ése, mi prójimo?, ¿ése, el
semejante?
Sindico en todo caso de la muerte,
argumento Y proclama de la ruina,
poder y brazo ejecutor. Estiércol.

Por esta vez no he de mirar mis pasos
sino el contorno triste, calcinado.
Miro a mi sombra que está envejeciendo,
la sombra de los míos que envejecen.

El mundo existe. Con o sin sus manes,
con o sin su señal. Existe. Punto.

El mundo existe con mis ex iguales,
con mis amigos-enemigos, esos
que ya olvidé por qué se traicionaron.

Tiendo mi mano a veces y está sola
y está más sola cuando no la tiendo,
pienso en los compradores emboscados
y tengo duelo y tengo rabia y tengo
un reproche que empieza en mis lealtades,
en mis confianzas sin mayor motivo,
en mi invención del prójimo-mi-aliado.
Ni aun ahora me resigno a creerlo.

No todos son así, no todos ceden.
Tendré que repetírmelo a escondidas
y barajar de nuevo el almanaque.

Mi corazón acobardado sigue
inventando valor, abriendo créditos,
tirando cabos sólo a la siniestra,
aprendiendo a aprender, pobre aleluya,
y quién sabe, quién sabe si entre tanta
mentira incandescente, no queda algo
de verdad a la sombra. Y no es metáfora.

Nada aquí, nada allá. Son las palabras
del mago lejanísimo y borroso.

Pero ¿por qué creerle a pie juntillas?
¿En qué galaxia está el certificado?

Algo aquí, nada allá. ¿Es tan distinto?
Lo propongo debajo de mis párpados
y en mi boca cerrada.
                                      ¿Es tan distinto?
Ya sé, hay razones nítidas, famosas,
hay cien teorías sobre la derrota,
hay argumentos para suicidarse,

Pero ¿y si hay un resquicio?
                                               ¿Es
tan distinto,
tan necio, tan ridículo, tan torpe,
tener un espacioso sueño propio
donde el hombre se muera pero actúe
como inmortal?
Sólo una temporada provisoria,
tatuaje de incontables tradiciones,
oscuro mausoleo donde empieza
a existir el futuro, a hacerse piedra.

Nada aquí, nada allá. Son las palabras
del mago lejanísimo y borroso.

Sin embargo, la infancia se empecina,
comienza a levantar sus inventarios,
a echar sus amplias redes para luego.
Es una isla limpia y sobre todo
fugaz, es un venero de primicias
que se van lentamente resecando.

Queda atrás como un rápido paisaje
del que persistirán sólo unas nubes,
un biombo, dos juguetes, tres racimos,
o apenas un olor, una ceniza.
Con luces queda atrás, a la intemperie,
yacente y aplazada para nunca,
sola con su aptitud irresistible
y un pudor incorpóreo, agazapado.
Para nunca aplazada, fabulosa
infancia entre sus redes extinguida.

Por algo queda atrás. Esa entrañable
cede paso al fervor, al pasmo, al fruto,
el azar hinca el diente en otra bruma,
somos los moribundos que nacemos
a la carne, a la sangre, al entusiasmo,
nos burlamos del sol, de la penumbra,
manejamos la gloria como un lápiz
y en las vírgenes tapias dibujamos
el amor y su viejo colmo, el odio,
el grito que nos pone la vergüenza
en las manos mucho antes que en la boca.

El celaje se enciende. Somos niebla
bajo el cielo compacto, insolidario,
el asombro hace cuentas y no puede
mantenernos serenos, apacibles,
somos el invasor protagonista
que hace trizas el tiempo, que hace ruido
pueril, que hace palabras, que hace pactos,
somos tan poderosos, tan eternos,
que cerramos el puño y el verano
comienza a sollozar entre los árboles.

Mejor dicho: creemos que solloza.
El verano es un.vaho, por lo tanto
no tiene ojos ni párpados ni lágrimas,
en sus tardes de atmósfera más tenue
es calor, es calor, y en las mañanas
de aire pesado, corporal, viscoso,
es calor, es calor. Con eso basta.

De todos modos cambia a las muchachas,
las ilumina, las ondula, y luego
las respira y suspira como acordes,
las envuelve en amor, las hace carne,
les pinta brazos con venitas tenues
en colores y luz complementarios,
les abre escotes para que alguien vierta
cualquier mirada, ese poderhabiente.

La vida, qué región esplendorosa.
¿Quién escruta la muerte, quién la tienta?
A la horca con él. ¿Quién piensa en esa
imposible quietud cuando es la hora
para cada uno de morder su fruta,
de usar su espejo, de gritar su grito,
de escupir a los cielos, de ir subiendo
de dos en dos todas las escaleras?

La muerte no se apura, sin embargo,
ni se aplaca. Tampoco se impacienta.
Hay tantas muertes como negaciones.
La muerte que desgarra, la que expulsa,
la que embruja, la que arde, la que agota,
la que enluta el amor, la que excrementa,
la que siega, la que usa, la que ablanda,
la muerte de arenal, la de pantano,
la de abismo, la de agua, la de almohada.

Hay tantas muertes como teologías,
pero todas se juntan en la espera.
Esa que acecha es una muerte sola.
Escarnecida, rencorosa, hueca,
su insomnio enloquecido se desploma
sobre todos los sueños, su delirio
se parece bastante a la cordura.
Muerte esbelta y rompiente, qué increíble
sirena para el Mar de los Suicidas.

No canta, pero indica, marca, alude,
exhibe sus voraces argumentos,
sus afiches turísticos, explica
por qué es tan milagrosa su inminencia,
por qué es tan atractivo su desastre,
por qué tan confortable su vacío.

No canta, pero es como si cantara.
Su demagogia negra usa palomas,
telegramas y rezos y suspiros,
sonatas para piano, arpas de herrumbre,
vitrinas del amor momificado,
relojes de lujuria que amontonan
segundos y segundos y otras prórrogas.

No canta, pero es como si cantara,
su espanto vendaval silba en la espiga,
su pregunta repica en el silencio,
su loco desparpajo exuda un réquiem
que es prado y es follaje y es almena.

Hay que volverse sordo y mudo y ciego,
sordo de amor, de amor enmudecido,
ciego de amor. Olfato, gusto y tacto
quedan para alejar la muerte y para
hundirse en la mujer, en esa ola
que es tiempo y lengua y brazos y latido,
esa mujer descanso, mujer césped,
que es llanto y rostro y siembra y apetito,
esa mujer cosecha, mujer signo,
que es paz y aliento y cábala y jadeo.

Hay que amar con horror para salvarse,
amanecer cuando los mansos dientes
muerden, para salvarse, o por lo menos
para creerse a salvo, que es bastante.
Hay que amar sentenciado y sin urgencia,
para salvarse, para guarecerse
de esa muerte que llueve hielo o fuego.

Es el cielo común, el alba escándalo,
el goce atroz, el milagroso caos,
la piel abismo, la granada abierta,
la única unidad uniyugada,
la derrota de todas las cautelas.

Hay que amar con valor, para salvarse.
Sin luna, sin nostalgia, sin pretextos,
Hay que despilfarrar en una noche
-que puede ser mil y una- el universo,
sin augurios, sin planes, sin temblores,
sin convenios, sin votos, con olvido,
desnudos cuerpo y alma, disponibles
para ser otro y otra a ras de sueño.

Bendita noche cóncava, delicia
de encontrar un abrazo a la deriva
y entrar en ese enigma, sin astucia,
y volver por el aire al aire libre,
Hay que amar con amor, para salvarse.

Entonces vienen las contradicciones
o sea la razón. El mundo existe
con manchas, sin arar, y no hay conjuro
ni fe que lo desmienta o modifique.

El manantial se seca, el árbol cae,
la sangre fluye, el odio se hace muro,
¿Es mi hermano el verdugo? Ese asesino
y dios padrastro todopoderoso,
ese señor del vómito, ese artífice
de la hecatombe, ¿puede ser mi hermano?
Surtidor de ******, profeta imbécil,
¿ése, mi prójimo?, ¿ése, el
semejante?
Sindico en todo caso de la muerte,
argumento Y proclama de la ruina,
poder y brazo ejecutor. Estiércol.

Por esta vez no he de mirar mis pasos
sino el contorno triste, calcinado.
Miro a mi sombra que está envejeciendo,
la sombra de los míos que envejecen.

El mundo existe. Con o sin sus manes,
con o sin su señal. Existe. Punto.

El mundo existe con mis ex iguales,
con mis amigos-enemigos, esos
que ya olvidé por qué se traicionaron.

Tiendo mi mano a veces y está sola
y está más sola cuando no la tiendo,
pienso en los compradores emboscados
y tengo duelo y tengo rabia y tengo
un reproche que empieza en mis lealtades,
en mis confianzas sin mayor motivo,
en mi invención del prójimo-mi-aliado.
Ni aun ahora me resigno a creerlo.

No todos son así, no todos ceden.
Tendré que repetírmelo a escondidas
y barajar de nuevo el almanaque.

Mi corazón acobardado sigue
inventando valor, abriendo créditos,
tirando cabos sólo a la siniestra,
aprendiendo a aprender, pobre aleluya,
y quién sabe, quién sabe si entre tanta
mentira incandescente, no queda algo
de verdad a la sombra. Y no es metáfora.

Nada aquí, nada allá. Son las palabras
del mago lejanísimo y borroso.

Pero ¿por qué creerle a pie juntillas?
¿En qué galaxia está el certificado?

Algo aquí, nada allá. ¿Es tan distinto?
Lo propongo debajo de mis párpados
y en mi boca cerrada.
                                      ¿Es tan distinto?
Ya sé, hay razones nítidas, famosas,
hay cien teorías sobre la derrota,
hay argumentos para suicidarse,

Pero ¿y si hay un resquicio?
                                               ¿Es
tan distinto,
tan necio, tan ridículo, tan torpe,
tener un espacioso sueño propio
donde el hombre se muera pero actúe
como inmortal?
Jenna Apr 2017
THE FIRST SIN:
The first sin you commit is when you meet
his eyes for the first time and your heart
falls to your stomach. Your hands and lips
fall loose, blood rushes to your cheeks.
The devil stares back at you in all of his
glory and you are parched for a taste of his
religion.

THE SECOND SIN:
The second sin you commit is when you
talk about him with all of your friends.
You're going to try to convince them that
he's good for you and they won't agree,
but you were never going to listen to them
anyways. He's sitting inside your head
with his fingers plunged inside your brain.

THE THIRD SIN:
The third sin you commit is when you
stand in front of the mirror and scold
yourself for what you ate for dinner.
You're never going to fit into that dress
that you brought specifically for him to
like now, are you?

THE FOURTH SIN:
The fourth sin you commit is when you
sacrifice your standards to meet his. You
like the attention that he makes you beg
for, because you have convinced yourself
that nobody is going to want you like him.
You are a victim of desperation and
loneliness and he acts like he has never
felt either of those things.

THE FIFTH SIN:
The fifth sin you commit is when you
become an addict. All you ever think
about is him. You'll wonder if he thinks
about you too, already knowing the
answer. You'll try to master the art of
analyzing his behavior because he works
like a cycle. The thought is going to bother
you, but of course, you're going to ignore
it because your addiction will blind you.

THE SIXTH SIN:
The sixth sin you commit is when you say
that you love him. You don't. What you
feel is not love. What you feel is toxic.
What you feel will lead you to break,
because love is not meant to bruise you
more than it is meant to treat you with
care. Sharp edges of his teeth are piercing
apart your skin and you're still begging for
him to kiss you, don't you get it?

THE SEVENTH SIN:
The seventh sin you commit is when you
admit to yourself that you were never
good enough for him. He has abandoned you 500 miles from home and
the love you thought you felt for him is
spilling out of your mouth like *****. He says
there is no hope and he is done with pretending
he loves you. You'll spend all day and all night
shedding the tears that you should never shed
over a boy and with one last gaping breath of air
you will say you cannot live in a world that he is not a part of. You'll eventually tie all of the sins together to form the worst one of them all, abuse to yourself.
how the **** could you do this to me?
Sin
A supervillain named Sin is blowing up police cars during a riot and that really stinks;
That evil woman is a ****** fink.

Sinthea *******is Sin's full name, as you can see;
When Steve Rogers finds out what Sin is doing, he changes into Captain America and I know you'll agree.

Captain America drives his motorcycle, searching for Sin;
Captain America is a great superhero and always has been.

When Captain America finds Sin, he stops his motorcycle and gets off of it, which is true;
Blowing things up is what Sin loves to do.

Cap tells Sin to stop and what I'm saying is right;
Sin tries to blow up Cap when he's in her sight.

Cap finds a place to hide, which is smart;
Sin is an expert in the martial arts.

Sin is unable to find Cap, which is cool;
When Cap sees Sin, he knocks her out with his shield by throwing it at the evil fool.

When Sin is defeated, Cap carries her to the police, which is great;
Sin is always full of hate.

When the police arrest Sin, Captain America gets back on his motorcycle and drives away;
Sin is going to prison and that's all I have to say.
Chalsey Wilder Jul 2014
Love is not a sin
So why is being gay a sin?
Why is being lesbian a sin?
Why is being anything other than heterosexual a sin?
Love is not a sin
So why do we treat gay guys holding hands like a disease?
Why do we treat transexuals like they shouldn't exist?
Why do we treat people badly just because they chose to be who they are?
Love is not a sin
Do I have to say this again?!?
LOVE IS NOT A SIN
Being yourself is not a sin
Do you really want to know what's really a sin?
Pretending to be what you're not
That is the real sin
Jerry Howarth Jan 2018
“FATHER, FORGIVE THEM”
                            Luke 23:34
}This is a longer write than usual but well worth
time to read it.} GEP
       
Hello Friends,
        This prayer is possibly the most important and most
        powerful prayer of Jesus.

        He prayed not only for those demanding
        His crucifixion, but for you and me as
        well.

        This prayer of Jesus is doubtless the shortest
        but most powerful prayer spoken by Him,
        because it transcends all generations, back-
        wards embracing all of the old testament
        believers and forward two thousand-eight
        teen years and beyond to the last believer
        in whatever year that may be.

        Now in the transaction of forgiving, there
        must be the offering of forgiveness, and the
        acceptance of the offer.

        God, in the person of His only begotten Son
        Jesus Christ, has offered His forgiveness of
        of all your sins, past, present and sins we
        have not yet committed. But God being  
       omniscient knows  what sins we will commit to-
        morrow, and so included in Jesus' prayer
        was all our future sins.

        We all need God's forgiveness, because without
        it we are condemned to the Lake of Fire.
        We must understand, that "The wages, the payoff
        of sin, is death",  i.e. forever dying, yet never dead,
        always suffering in a place God did not create
        for you and I.  So  God has offered to forgive you. 
       Will will you accept His offer? How do I accept God's offer,
        you ask? You accept God's forgiveness  by RE
        PENTING OF ALL IN WHICH  YOU ARE NOW
        TRUSTING , so that He will open the gate of
        Heaven to you at the end of this earthly life.

        Yes, no longer trust in all your works of self-
        righteousness, but simply believe IN, not ABOUT
        Jesus Christ, as your sin bearer, Savior, Lord and
        Master.

        This includes all your religious works of
        baptism, church affiliation,  church serving such
        as Sunday school teaching, being an Elder, or the
        holding of some other position in your church.
        These things are all commendable) AFTER you have
        believed in Christ as your personal Savior.

       In’ Matthew 7:21-23 Jesus tells about some very religious
        people that came to Him, boasting about all their
        religious deeds they had done in His Name, expecting
        to be rewarded with entrance into Heaven.

        Countless of millions throughout the world are doing
        the  same  thing  today. You know what Jesus said to them?
        "I never knew you, depart from me, you who work
        iniquity"
       They called their deeds, "wonderful works" and in their
        minds they were wonderful, but in comparison to the
        work of Jesus' suffering and crucifixion on the cross
        for their sins, they were empty works of pride, self-
        righteousness.The Bible declares that all the works of
        man are nothing more than "filthy rags" in contrast to
        His work of righteousness. They would be like  supplying a
       small pebble when what was really needed was a huge two
       hundred ton boulder.

      My friends, if you and I could get to Heaven, offering God
      our little ***** pebbles of works, then Jesus'  death, burial
      resurrection was not necessary. But it was absolutely necessary
     for Jesus to suffer and die on the cross, so that God might offer all
    of humanity His forgiveness of our sins. Understand that He was
     not suffering for His own sins, because He was totally without
     sin. Jesus was bearing your sins as well as mine, so that
     God's law of righteousness might be fulfilled in us,
     THROUGH JESUS CHRIST.

     So how does that work?” you ask. Look at II Corinthians 5:21
    "For God has made Christ to be sin, (not a sinner) for us,
    (That's what Jesus was doing when He allowed Himself to
      be crucified)  He was made sin for us, that we might be made
     the righteousness of God IN HIM"

    So the moment you turn from believing in your own self made
    righteousness, you are IN Christ, and God sees you as one
    who has had your sin debt paid in full, because you are IN His only
     begotten Son and thus you have accepted His full forgiveness.
                                                                                  -   by G.E.Parson






        
     forgiveness].

        The Bible says that "The gift of God is Eternal Life." So Be sure
        to thank God for His gracius[gracious] gift.

                  For all questions, contact Jerry Howarth
                   jp.howarths@gmail.com




[Dad, I understand what you are saying here about ‘self-righteousness’, but I’m not sure that’s going to lovingly draw someone to Christ as it sounds like the writer is much holier-than-the-reader. Although it’s accurate, this delivery sort of smacks as an insult from someone they’d consider arrogant or egotistical. The result would be a turn off rather than a turning to Jesus. Maybe I’m wrong here, but that’s just a thought.]


“FATHER, FORGIVE THEM”
Luke 23:34

        Hello, Friend. This prayer of Jesus is possibly the most important and most powerful prayer of Jesus. He prayed not only for those demanding His crucifixion but for you and me as well.

        This prayer of Jesus is the shortest but most powerful prayer spoken by Him, because it transcends all generations backwards, embracing all of the old testament believers and forward two thousand seventeen years and beyond to the last believer in whatever year that may be.

        Now in the transaction of forgiving, there must be both the offering of forgiveness and then the acceptance of the offer.

        God, in the person of His only begotten Son Jesus Christ, has offered His forgiveness for all your sins, past and present and even sins we have not yet committed. But God, being omniscient, knows what sins we will commit tomorrow and beyond. So included in Jesus' prayer was all of our future sins.

        We all need God's forgiveness, because without it we are condemned to the Lake of Fire.
We must understand that "the wages”, the payoff of sin, “is death." That is to say, forever dying, yet never dead, always suffering in a place God did not create for you and me. So God has offered to forgive you. Will you accept His offer? “How do I accept God's offer?” you ask. You accept God's forgiveness by REPENTING OF ALL IN WHICH YOU ARE NOW TRUSTING. Then He will open the gate of Heaven to you at the end of this earthly life.

        Yes, no longer trust in all your works that seem righteous and moral, but simply believe IN, not ABOUT Jesus Christ, as your sin-bearer, Savior, Lord and Master. This includes all your religious works of church affiliation, baptism, church service such as Sunday school teaching, serving as an elder or deacon, or the holding of some other position in your church. These things are all commendable AFTER you have
        believed in Christ as your personal Savior.
In Matthew 7:21-23 Jesus tells about some very religious people that came to Him, boasting about all their
        religious deeds they had done in His Name, expecting to be rewarded with entrance into Heaven.

        Countless of millions throughout the world are doing the same thing today. You know what Jesus said to them? "I never knew you, depart from me, you who work iniquity" They called their deeds, "wonderful works" and in their minds they were wonderful, but in comparison to the work of Jesus' suffering and crucifixion on the cross for their sins, they were empty works of pride, self-righteousness.

        The Bible declares that all the works of man are nothing more than "filthy rags" in contrast to His work of
        righteousness. They would be like supplying a small pebble when what was really needed was huge two
        hundred ton boulder.

        Friend, if you and I could get to Heaven, offering God our little ***** pebbles of works, then Jesus' death, burial and resurrection was not necessary.

        But it was absolutely necessary for Jesus to suffer and die on the cross, so that God might offer all of humanity His forgiveness for our sins. Understand that He was not suffering for His own sins, because He was totally without sin. Jesus was bearing your sins as well as mine, so that God's law of righteousness might be fulfilled in us, THROUGH JESUS CHRIST.

        “So how does that work?” you ask.
Look at II Corinthians 5:21. "For God has made Christ to be sin (not a sinner) for us.” That's what Jesus was doing when He allowed Himself to be crucified. He was made sin for us, that we might be “made the righteousness of God IN HIM"

        So the moment you turn from believing in your own self-made righteousness, you are IN Christ, and God sees you as one who has had your sin debt paid in full, one who is IN His only begotten Son and thus you have accepted His forgiveness.

        The Bible says that "The gift of God is Eternal Life." So be sure to thank God for His gracious gift.

                  For all questions, contact Jerry Howarth
                   jp.howarths@gmail.com
Julie Grenness Jan 2016
The city of Bongwater was a city of sin,
An epic journey of the man who did the bins,
All that binning at 5 am made a terrible din,
Monday mornings in Bongwater's city of sin,
Drive down, bin man,
Drive round the roads,
Sophisticated urban,
Tip those bins down low!

The epic of the bin man in this city of sin,
Driving into parked cars made a terrible din,
"Told you not to  park near the bins."
The callous bin man yelled in the city of sin.

This is the epic of the bin man in a city of sin,
Past the schools, he ran over some kids,
"Told you not walk in front of bins!"
Our hero yelled at the rest of the kids,
Drive down , bin man,
Drive round the roads,
Sophisticated urban,
Tip those bins down low.

The epic journey of a bin man in a city of sin,
One day, he hit the water mains with the bins,
Fountains erupted in this city of sin,
Bin man's demolished Bongwater, city of sin,
Drive down, bin man,
Drive round the roads,
Sophisticated urban,
Tip the bins down low!

An epic journey of the bin man, in a city of sin,
Driving into light poles in this city of sin,
"Who needs power?" he yelled above the din,
Driving around Bongwater's city of sin,
Drive down, bin man,
Drive round the roads,
Sophisticated urban,
Tip those bins down low!

This is the epic of the city that didn't pray,
One day the bin man rolled their bins away,
That was the epic of our hero of the bins,
Driving round Bongwater, that city of sin,
All that binning made a terrible din!
Drive down, bin man.
Drive round the roads,
Sophisticated urban,
Tip those bins down low!!!
Feedback welcome.
Victor D López Feb 2019
Heroes Desconocidos: Parte V: Felipe 1931 - 2016  
© 2016, 2019 Victor D. López

Naciste cinco años antes del comienzo de la Guerra Civil Española que vería a tu padre exiliado.
El lenguaje llegó más tarde a ti que a tu hermano pequeño Manuel, y tartamudeaste por un
Tiempo, a diferencia de aquellos que hablan incesantemente sin nada que decir. Tu madre
Confundió la timidez con la falta de lucidez un trágico error que te marcó por vida.

Cuando tu hermano Manuel murió a los tres años de la meningitis, oíste a tu madre exclamar:
"Dios me llevó el listo y me dejó el tonto." Tenías apenas cinco años. Nunca olvidaste esas
Palabras. ¿Como podrías hacerlo? Sin embargo, amaste a tu madre con todo tu corazón.
Pero también te retiraste más en ti mismo, la soledad tu compañera y mejor amiga.

De hecho, eras un niño excepcional. La tartamudez se alejó después de los cinco años para no
Volver jamás, y cuando estaba en la escuela secundaria, tu maestra llamó a tu madre para una
Rara conferencia y le dijo que la tuya era una mente dotada, y que deberías ingresar a la
Universidad para estudiar ciencia, matemáticas o ingeniería.

Ella escribió a tu padre exiliado en Argentina para decirle la buena noticia, que tus profesores
Creían que fácilmente ganarías la entrada a la (entonces y ahora) altamente selectiva universidad Pública donde los asientos eran pocos, y muy difíciles de alcanzar basado en exámenes Competitivos ¿La respuesta de tu padre? Comprale un par de bueyes para arar las tierras.

Esa respuesta de un hombre muy respetado, un pez grande en un pequeño estanque en su nativo Olearos en ese tiempo está más allá de la comprensión. Había optado por preservar su interés
Propio en que continuaras su negocio familiar y trabajara sus tierras en su ausencia. Esa cicatriz También fue añadida a aquellas que nunca sanarían en tu enorme y poro corazón.

Sin la ayuda para los gastos de vida universitarios (todo lo que habrías requerido), quedaste
Decepcionado y dolido, pero no enfadado; Simplemente encontrarías otra opción. Tomaste los Exámenes competitivos para las dos escuelas de entrenamiento militar que proporcionarían una Educación vocacional excelente y un pequeño sueldo a cambio del servicio militar.

De los cientos de aspirantes a los pocos puestos premiados en cada una de las dos instituciones,
Marcaste primero para el más competitiva de las dos (El Parque) y decimotercero para la Segundo, La Fábrica de Armas. Escogiste la inferior para dejarle el puesto a un compañero de
Clase que había quedado eliminado por pocos puntos. Ese eras tú, siempre y para siempre.

En la escuela militar, finalmente estuviste en tu elemento. Te convertiría en una mecánico /
Maquinista de clase mundial, una profesión que te brindaría trabajo bien pagado en cualquier
Parte de la tierra de por vida. Fuiste verdaderamente un genio mecánico quien años más tarde
Añadiría electrónica, mecánica de automóviles y soldadura especializada a tus capacidades.

Dado un taller de máquinas bien montado, podrías con ingeniería inversa duplicar cada maquina
Y montar uno idéntico sin referencia a planes ni instrucciones. Te convertiste en un mecánico
Maestro dotado, y trabajaste en posiciones de línea y de supervisión en un puñado de empresas
En Argentina y en los Estados Unidos, incluyendo a Westinghouse, Warner-Lambert y Pepsi Co.

Te encantó aprender, especialmente en tus campos (electrónica, mecánica, soldadura), buscando
La perfección en todo lo que hiciste. Cada tarea difícil en el trabajo se te dio a ti toda tu vida.
No dormías por la noche cuando un problema necesitaba solución. Hacías cálculos,
Dibujos, planes y trabajabas incluso literalmente en tus sueños con pasión singular.

Estabas en tu elemento enfrentando los rigores académicos y físicos de la escuela militar,
Pero la vida era difícil para ti en la época de Franco cuando algunos instructores
Te llamaban "Roxo" - "rojo" en gallego - que se refería a la política de tu padre en
Apoyo a la República fallida. Finalmente, el abuso fue demasiado para soportar.


Una vez mientras estabas de pie en la atención en un pasillo con los otros cadetes esperando
Dar lista, fuiste repetidamente empujado en la espalda subrepticiamente. Moverte provocaría
Deméritos, y deméritos podrían causar la pérdida de puntos en tu grado final y arresto por
Los fines de semana sucesivos. Lo aguantaste un rato hasta perder la paciencia.

Volteaste hacia el cadete detrás tuyo y en un movimiento fluido lo cogiste por la chaqueta y con
Una mano lo colgaste en un gancho por encima de una ventana donde estaban Parados. Se
Arremolinó, hasta que fue rescatado por dos instructores militares furiosos.
Tuviste detención de Fin de semana durante meses, y una reducción del 10% en el grado final.

Un destino similar le ocurrió un compañero de trabajo unos años más tarde en Buenos Aires que
Te llamó hijo de puta. Lo levantaste en una mano por la garganta y lo mantuviste allí hasta que
Tus compañeros de trabajo intervinieron, rescatándolo al por la fuerza. La lección fue aprendida
Por todos en términos inconfundibles: Dejar a la mamá de Felipe en paz.

Eras increíblemente fuerte, especialmente en tu juventud, sin duda en parte debido a un trabajo
Agrícola riguroso, tu entrenamiento militar y participación en deportes competitivos. A los quince
Años, una vez te doblaste para recoger algo en vista de un carnero, presentando al animal un
Objetivo irresistible. Te cabeceo encima de un pajar. También aprendió rápidamente su lección.

Te sacudiste el polvo, y corriste hacia el pobre carnero, agarrándolo por los cuernos, girándolo
Alrededor varias vueltas, y lanzándolo encima del mismo pajar. El animal no resultó herido, pero Aprendió a mantener su distancia a partir de ese día. En general, fuiste muy lentos en enfadar
Ausente cabeceos, empujones repetidos o referencias irrespetuosas a tu madre.

Rara vez te vi enfadado; y era mamá, no tú, la disciplinaria, con zapatilla en la mano. Recibí
Muy pocas bofetadas tuyas. Mamá me golpeaba con una zapatilla a menudo cuando yo era
Pequeño, sobre todo porque podía ser un verdadero dolor de cabeza, queriendo Saber / intentar / Hacerlo todo, completamente ajeno al significado de la palabra "no" o de mis limitaciones.

Mamá a veces insistía en que me dieras una buena paliza. En una de esas ocasiones por una Transgresión olvidada cuando yo tenía nueve años, me llevaste a tu habitación, quitaste el
Cinturón, te sentaste a mi lado y te pegaste varias veces a tu propio brazo y mano susurrándome
"Llora", lo cual hice fácilmente. "No se lo digas a mamá." No lo hice. Sin duda lo sabía.

La perspectiva de servir en un ejército que te consideraba un traidor por la sangre se te hizo
Difícil de soportar, y en el tercer año de escuela, un año antes de la graduación, te fuiste a unirte
A tu padre exiliado en Argentina, a comenzar una nueva vida. Dejaste atrás a tu amada madre y a
Dos hermanas para comenzar de nuevo en una nueva tierra. Tu querido perro murió de pena.

Llegaste a Buenos Aires para ver a un padre que no recordabas a los 17 años. Eras demasiado
Joven para trabajar legalmente, pero parecías más viejo que tus años (un rasgo compartido).
Mentiste acerca de tu edad e inmediatamente encontraste trabajo como maquinista / mecánico de
Primer grado. Eso fue inaudito y te trajo algunos celos y quejas en el taller sindical.

El sindicato se quejó con el gerente general sobre tu sueldo y rango. Él respondió, "Daré el
Mismo rango y salario a cualquier persona en la compañía que pueda hacer lo que Felipe hace."
Sin duda, los celos y los gruñidos continuaron durante un tiempo. Pero no había compradores.
Y pronto ganaste el grupo, convirtiéndote en su mascota protegida como "hermano pequeño".

Tu padre partió hacia España dentro de un año de tu llegada cuando Franco emitió un perdón
General a todos los disidentes que no habían derramado sangre. Quería que volvieras a
Reanudar el negocio familiar asumido por tu madre en su ausencia con tu ayuda. Pero te negaste a Renunciar tu alto salario, el respeto y la independencia que se te negaban en su casa.

Tendrías escasamente 18 años, viviendo en una habitación que habías compartido con tu padre al
Lado de una escuela. Pero también habías encontrado una nueva querida familia en tu tío José,
Uno de los hermanos de tu padre, y su familia. su hija, Nieves con su esposo, Emilio, y
Sus hijos, Susana, Oscar (Rubén Gordé) y Osvaldo, se convirtieron en tu nueva familia nuclear.

Te casaste con mamá en 1955 y tuviste dos negocios fallidos en el rápido desvanecimiento en la
Argentina a finales de los años 1950 y comienzos de los años 1960. El primero fue un taller
Con una pequeña fortuna de contratos de gobierno no pagados. El segundo, una tienda de
Comestibles, también falló debido a la hiperinflación y el crédito extendió a clientes necesitados.

A lo largo de todo esto, seguiste ganando un salario excepcionalmente bueno. Pero a mediados
De los años 60, casi todo fue a pagar a los acreedores de la tienda de comestibles fallada.
Tuvimos años muy difíciles. Algún día escribiré sobre eso. Mamá trabajo de sirvienta, incluso
Para amigos ricos. Tu salías de casa a las 4:00 a.m. volviendo de noche para pagar las facturas.

El único lujo que tú y mamá retuvieron fue mi colegio católico. No había otra extravagancia. No
Pagar las facturas nunca fue una opción para ustedes. Nunca entró en sus mentes. No era una
Cuestión de ley u orgullo, sino una cuestión de honor. Pasamos por lo menos tres años muy
Dolorosos con tu y mamá trabajando muy duro, ganando bien pero éramos realmente pobres.

Tú y mamá se cuidaron mucho de esconder esto de mí y sufrieron grandes privaciones para
Aislarme lo mejor que pudieron de las consecuencias de una economía destrozada y su efecto a
Sus ahorros de vida y a nuestra cómoda vida. Llegamos a Estados Unidos a finales de los años 60 Después de esperar más de tres años por visas, a una nueva tierra de esperanza.

Tu hermana y cuñado, Marisa y Manuel, hicieron sus propios sacrificios para traernos aquí.
Traíamos unos $ 1, 000 del pago inicial por nuestra diminuta casa, y las joyas empeñadas de Mamá.
(La hiperinflación y los gastos comieron los pagos restantes). Otras posesiones preciadas
Fueron dejadas en un baúl hasta que pudieran reclamarlas. Nunca lo hicieron.

Incluso los billetes de avión fueron pagados por Marisa y Manuel. Insististe al llegar en términos
Escritos para el reembolso con intereses. Fuiste contratado en tu primera entrevista como un
Mecánico de primer grado a pesar de no hablar una palabra de inglés. Dos meses más tarde, la
Deuda fue saldada, mamá también trabajaba, y nos mudamos a nuestro primer apartamento.

Trabajaste largas horas, incluyendo sábados y horas extras diarias. La salud en declive te obligó
A retirarte a los 63 años y poco después, tú y mamá se mudaron de Queens al Condado de Orange. Compraron una casa a dos horas de nuestra residencia permanente en el Condado de Otsego, y, en la Próxima década, fueron felices, viajando con amigos y visitándonos a menudo.

Entonces las cosas empezaron a cambiar. Problemas cardíacos (dos marcapasos), cáncer de
Colon, Melanoma, enfermedad de hígado y renal causada por sus medicamentos, presión arterial
Alta, la gota, Cirugía de la vejiga biliar, diabetes.... Y aún seguiste hacia adelante, como el
Conejito “Energizer”, remendado, golpeado, magullado pero imparable e imperturbable.

Luego mamá comenzó a mostrar señas de pérdida de memoria junto con sus otros problemas de
Salud. Ella oculto bien sus propias dolencias, y nos dimos cuenta mucho más tarde que había un Problema grave. Hace dos años, su demencia empeoraba pero seguía funcionando hasta que
Complicaciones de cirugía de la vesícula biliar requirieron cuatro cirugías en tres meses.

Ella nunca se recuperó y tuvo que ser colocada en un asilo de ancianos con cuido intensivo.
Varios, de hecho, ya que Rechazó la comida y tú y yo nos negamos a simplemente dejarla ir, lo que Pudiera haber sido más noble. Pero "mientras hay vida, hay esperanza" como dicen los españoles.
No hay nada más allá del poder de Dios. Los milagros suceden.

Durante dos años tu viviste solo, rechazando ayuda externa, engendrando numerosos argumentos Acerca de tener a alguien unos días a la semana para ayudar a limpiar, cocinar, y hacer las tareas.
Tu no eras nada sino terco (otro rasgo compartido). El último argumento sobre el tema hace unas
Dos semanas terminó en tu llanto. No aceptarías ayuda externa hasta que mamá regresara a casa.

Sufriste un gran dolor debido a los discos abultados en la columna vertebral y caminabas con uno
De esos asientos ambulatorios con manillares que mamá y yo te elegimos hace años. Te
Sentabas cuando el dolor era demasiado, y luego seguías adelante con pocas quejas. Hace diez
Días, finalmente acordaste que necesitabas ir al hospital para drenar el líquido abdominal.
Tu hígado y riñones enfermos lo producían y se te hinchó el abdomen y las piernas hasta el punto
Que ponerte los zapatos o la ropa era muy difícil, como lo era la respiración. Me llamaste de una
Tienda local llorando que no podías encontrar pantalones que te cupieran. Hablamos, un rato y te
Calmé, como siempre, no permitiendo que te ahogaras en la lástima propia.

Fuiste a casa y encontraste unos pantalones nuevos extensibles que Alice y yo te habíamos
Comprado y quedaste feliz. Ya tenías dos cambios de ropa que aún te cabían para llevar al
Hospital. Listo, ya todo estaba bien. El procedimiento no era peligroso y lo había ya pasado
Varias veces.  Sería necesario un par de días en el hospital y te vería de nuevo el fin de semana.

No pude estar contigo el lunes 22 de febrero cuando tuviste que ir al hospital, como casi siempre
Lo había hecho, por el trabajo. Se suponía que debías ser admitido el viernes anterior, para yo Acompañarte, pero los médicos también tienen días libres y cambiaron la cita. No pude faltar al
Trabajo. Pero no estabas preocupado; Esto era sólo rutina. Estarías bien. Te vería en unos días.

Iríamos a ver a mamá el viernes, cuando estarías mucho más ligero y te sentirías mucho mejor.
Tal vez podríamos ir a comprate más ropa si la hinchazón no disminuía lo suficiente. Condujiste
Al médico y luego te transportaron por ambulancia al hospital. Yo estaba preocupado, pero no Demasiado. Me llamaste sobre las cinco de la tarde para decirme que estabas bien, descansando.

“No te preocupes. Estoy seguro aquí y bien cuidado." Hablamos un poco sobre lo usual, y te
Asegure que te vería el viernes o el sábado. Estabas cansado y querías dormir. Te pedí que me Llamaras si despertabas más tarde esa noche o te hablaría yo al día siguiente. Alrededor de
Las 10:00 p.m. recibí una llamada de tu celular y respondí de la manera habitual optimista.

“Hola, Papi.” En el otro lado había una enfermera que me decía que mi padre había caído.
Le aseguré que estaba equivocada, ya que mi padre estaba allí para drenar el líquido abdominal.
"No entiendes. Se cayó de su cama y se golpeó la cabeza en una mesita de noche o algo,
Y su corazón se ha detenido. Estamos trabajando en él durante 20 minutos y no se ve bien ".

"¿Puedes llegar aquí?" No pude. Había bebido dos o tres vasos de vino poco antes de la llamada
Con la cena. No pude conducir las tres horas a Middletown. Lloré. Oré. Quince minutos después
Recibí la llamada de que te habías ido. Perdido en el dolor, sin saber qué hacer, llamé a mi
Esposa. Poco después vino una llamada del forense. Se requirió una autopsia. No pudría verte.

Cuatro días después tu cuerpo fue finalmente entregado al director de funeraria que había
Seleccionado por su experiencia con el proceso de entierro en España. Te vi por última vez para Identificar tu cuerpo. Besé mis dedos y toqué tu frente mutilada. Ni siquiera podrías tener la
Dignidad de un ataúd abierto. Querías cremación. Tu cuerpo lo espera mientras escribo esto.

Estabas solo, incluso en la muerte. Solo. En el hospital, mientras desconocidos trabajaron en ti. En la Oficina del médico forense mientras esperabas la autopsia. En la mesa de la autopsia
Mientras pinchaban, empujaban, y cortaban tu cuerpo buscando indicios irrelevantes que no
Cambiarían nada ni beneficiarían a nadie, y menos que a nadie a ti.

Tendremos un servicio conmemorativo el próximo viernes con tus cenizas y una misa el sábado.
Nunca más te veré en esta vida. Alice y yo te llevaremos a casa, a tu pueblo natal, al
Cementerio de Olearos, La Coruña, España este verano. Allí esperarás el amor de tu vida.
Quién se unirá contigo en la plenitud del tiempo. Ella no comprendió mis lágrimas ni tu muerte.

Hay una bendición en la demencia. Ella pregunta por su madre, y dice que está preocupada
Porque no ha venido a visitarla en algún tiempo. “Ella viene”, me asegura siempre que la veo.
Tú la visitabas todos los días, excepto cuando la salud lo impedía. Pasaste este 10 de febrero aparte,
El aniversario 61 de bodas, demasiado enfermo para visitarla. Tampoco yo pude ir. Primera vez.

Espero que no te hayas dado cuenta de que estabais aparte el 10, pero dudo que sea el caso.
No te lo mencioné, esperando que lo hubieras olvidado, y tú tampoco. Eras mi conexión con Mamá.
No puede marcar o contestar un teléfono. Tu le ponías el teléfono celular al oído cuando
Yo no estaba en clase o en reuniones y podía hablar con ella. Ella siempre me reconoció.
Estoy a tres horas de ella. Los visitaba una o dos veces al mes. Ahora incluso esa línea de
Vida está cortada. Mamá está completamente sola, asustada, confundida, y no puedo en el corto
Plazo al menos hacer mucho sobre eso. No habías de morir primero. Fue mi mayor temor, y el
Tuyo, pero como con tantas cosas que no podemos cambiar, lo puse en el fondo de mi mente.

Me mantuvo en pie muchas noches, pero, como tú, todavía creía --y creo-- en milagros.
Yo te hablaba todas las noches, a menudo durante una hora o más, en el camino a casa del trabajo Tarde por la noche durante mi hora de viaje, o desde casa mientras cocinaba mi cena.
La mayoría del tiempo te dejaba hablar, tratando de darte apoyo y aliento.

Estabas solo, triste, atrapado en un ciclo sin fin de dolor emocional y físico. Últimamente eras Especialmente reticente a colgar el teléfono. Cuando mamá estaba en casa y todavía estaba
Relativamente bien, yo llamaba todos los días también, pero por lo general hablaba contigo sólo
Unos minutos y le dabas el teléfono a mamá, con quien conversaba por mucho más tiempo.

Durante meses tuviste dificultades para colgar el teléfono. Sabía que no querías volver al sofá,
Para ver un programa de televisión sin sentido, o para pagar más facturas. Me decías adiós, o
"Ya basta para hoy", y comenzar inmediatamente un nuevo hilo, repitiendo el ciclo, a veces cinco o seis Veces. Me dijiste una vez llorando recientemente, "Cuélgame o seguiré hablando".

Te quería, papá, con todo mi corazón. Discutimos, y yo a menudo te gritaba con frustración,
Sabiendo que nunca lo tomarías a pecho y que por lo general solo me ignorarías y harías lo que querías. Sabía lo desesperadamente que me necesitabas, y traté de ser tan paciente como pude.
Pero había días en los que estaba demasiado cansado, frustrado, y lleno de otros problemas.

Había días en los que me sentía frustrado cuando te quedabas en el teléfono durante una hora
Cuando necesitaba llamar a Alice, comer mi cena fría o incluso mirar un programa favorito.
Muy rara vez te corté una conversación por lo larga que fuese, pero si estuve frustrado a veces,
Incluso sabiendo bien cuánto me necesitabas y yo a ti, y cuán poco me pediste.

¿Cómo me gustaría oír tu voz de nuevo, incluso si fuera quejándote de las mismas cosas, o
Para contarme en detalle más minucioso algún aspecto sin importancia de tu día. Pensé que te haría
Tener al menos un poco más de tiempo. ¿Un año? ¿Dos? Sólo Dios sabía. Habría tiempo. Tenía
Mucho más que compartir contigo, mucho más de aprender cuando la vida se relajara un poco.

Tú me enseñaste a pescar (no tomó) y a cazar (que tomó aún menos) y mucho de lo que sé sobre
La mecánica y la electrónica. Trabajamos en nuestros coches juntos durante años--cambios de
Frenos, silenciadores, “tuneas” en los días en que los puntos, condensadores y luces de
Cronometraje tenían significado. Reconstruimos carburadores, ventanas eléctricas, y chapistería.

Éramos amigos, bunos amigos. Fuimos los domingos en coche a restaurantes favoritos o a
Comprar herramientas cuando yo era soltero y vivía en casa. Me enseñaste todo lo que necesito
Saber en la vida sobre todas las cosas que importan. El resto es papel sin sentido y vestidor.
Conocí tus pocas faltas y tus colosales virtudes y te conocí ser el mejor hombre de los dos.

Ni punto de comparación. Nunca podría hacer lo que hiciste. Nunca podría sobresalir en mis
Campos como lo hiciste en los tuyos. Eras hecho y derecho en todos los sentidos, visto desde
Todos los ángulos, a lo largo de tu vida. No te traté siempre así, pero te amé siempre
Profundamente, como lo sabe cualquiera que nos conoce. Te lo he dicho a menudo, sin vergüenza.

El mundo se ha enriquecido con tu viaje sobre él. No dejas atrás gran riqueza, ni obras que te Sobrevivan. Nunca tuviste tus quince minutos al sol. Pero importaste. Dios conoce tu virtud, tu
Integridad absoluta y la pureza de tu corazón. Nunca conoceré a un hombre mejor. Te amaré, te Extrañaré y te llevaré en mi corazón todos los días de mi vida. Que Dios te bendiga, papá.

  Si desean oír mi lectura de la versión original de este poema en inglés, pueden hacerlo aquí:
https://www.youtube.com/channel/UCRUiSZr1_rWDEObcWJELP7w
This is a translation from the English original I wrote immediately after my dad's passing in February of 2016.  Even in the hardest of times suffering from his own very serious medical conditions, my dad was full of love and easy laughter. I will never see his equal, or my mom's. Tears still blur my eyes as they do now just thinking of them with great love and an irreparable sense of loss.
Corruption is an earthly sin.
Sin is heaven's corruption.
Heaven is against corruption;
Earth is against sin.
Is corruption a child of sin?
Is sin a brother or mother of corruption?
What is going on with sin and corruption?
Where is the conjunction of corruption and sin?

Intro of corruption and sin is a short term successful goal.
Body of sin and corruption are paragraphs of confusion.
Devil writer where is the body of the novel intro?
Devil authors excel in their intro with your short term goal.
Beware of devil authors in this game of life with corruption.
Beware of pigeons, let’s hope Noah’s dove will be back with the body of the intro.

Written by: The Senior 02/10/2019
-The Difference appetizer
Mouth Piece Feb 2014
So if lust and adultery is same why can't I act out my lusts? God says there is no difference between lust and adultery."I tell you that anyone who looks at a woman lustfully has already committed adultery with her in his heart" (Matthew 5:28). Sweet so since I'm already in trouble can I have *** now? Well hold on first it should be duly noted that temptation is not a sin. People often mistake lust for being physically attracted to someone. Even more importantly it should be understood that it is impossible to avoid sin. We will all sin in action which means hurting others is inevitable to our human nature (which is definitely not good and hurts God) but it happens. Non deserving and all that is exactly why Jesus died on the cross so we can actively repent from the sins we can't avoid (external and internal). If we could somehow avoid all sin the death of Jesus would not be needed. Really we would not need God at all because we'd be like God. But since we sin daily it's important that we are speaking with God everyday . That is what makes any relationship tight. And that is exactly what He wants. He is preparing you for His kingdom! That's why we have His Spirit within us so we can speak to Him direct at any time. Sin in action becomes scarey when God gives you knowledge over a sin and you decide to reject your relationship with him for a sinful action that you know will hurt someone else (happens with *** all the time). "As a dog returns to its *****, so fools repeat their folly" (provers 26:11).But why do we return to ***** ( I know I have in the past)? Most of the time it’s because we fear rejection of people more than God. The world is very tricky and can eat you alive. We must have acceptance by God alone and a relationship with Jesus is the way..... no book,poem, thing,****** act,money, or person can give you that acceptance. He died for you…He wants you!!! May Jesus bless and protect your heart.
Krusty Aranda Aug 2016
Y he perdido las ganas...
Ya no quiero hacer aquello que antes disfrutaba.
Ya nada me causa la alegría que antes causaba.
Ni la música me consuela.
Ni los libros me distraen.
Ni los juegos me transportan a un lugar sin dolor.
Las palabras que te escribo ya no van a tu pantalla.
Las canciones que te dedico nunca llegan a tus oídos.
Mis caricias y mis besos me los trago con amargura, pues no quieres recibirlos.
Y así me quedo yo sin ganas.
Sin ganas de ver la luz de un nuevo día.
Sin ganas de afrontar las horas en las que estoy despierto.
Sin ganas de moverme, respirar, reír, llorar.
Sin ganas de beber para olvidar tu nombre, aunque sea por un segundo.
Sin ganas de morir para no verte nunca más.
Sin ganas de vivir una vida alejado de ti.
Sin ganas de llorar para vaciar el corazón.
Sin ganas de buscarte para que me rechaces de nuevo.
I talk
                                                            ­               but all of my words are sin

I move
                                                            ­               but all of my actions are sin

I think
                                                           ­               but all of my thoughts are sin

I dance
                                                           ­               but all of my rhythms are sin

I sing
                                                            ­              but all of my tones are sin

I write
                                                           ­                but all of my poems are sin

All of me is a sin

I am a sin

©IGMS
G H Goodland Mar 2015
Genesis 4:6-7

Verse 6.  Then the Lord said to Cain, “Why are you angry? Why is your face downcast?”

Sin, our own sin, causes us to produce the fruits of the flesh; anger is one of many and it leads to destruction. God is asking Cain a question to which he already knows the answer to. Our loving and gracious Father desires for us to be free. To do this we must be honest, let go and speak freely to God and open up. Give your passed sin and wickedness to Jesus; He’s far more suitable to carry such a burden. Regret truly can weigh heavily on ones heart. I may not understand the regret of ****** but I can understand hate and the regret that forms out of it. In 1 John 3:15 it says, “Anyone who hates a brother or sister is a murderer, and you know that no murderer has eternal life residing in him.” So to those who are, God asks, “why are you angry?” “Why is your face downcast?.”

Verse 7. “If you do what is right, will you not be accepted?”

A Holy God must always separate good and evil. When you turn from God and forget the love He has and the sacrifice Jesus made for all of us; God must pull back. But even in that He is there, although you will soon find yourself in the darkest place you've ever known. God is there, waiting with open arms for you to return. “Do what is right.” What is right, what is good and holy in the eyes of our Lord? James 1:27(NIV) says,  “Religion that God our Father accepts as pure and faultless is this: to look after orphans and widows in their distress and to keep oneself from being polluted by the world.” Where are the broken? Who will go to those who have nothing?

Verse 7. “But if you do not do what is right, sin is crouching at your door”

Like Peter, once you take your focus off of Jesus, you begin to sink. Put your full trust in our Savior. Let go, be free, and allow the Spirit of God to lead you, to guid you; only through Him and with Him will you accomplish wonders. Until our Father allows Jesus to return we are to fight the good fight of faith. Be strong, be unyielding; Fierce as a lion and gentle like a lamb. Sin will always wait, at times it seems to be far more patient then Gods people. Give in to sin and it will choke you out. Like a ravenous dog, sin is ready to thrash and rip apart anything in sight. and it’s been doing just that since the fall of Lucifer.

Verse 7.  “It desires to have you, but you must rule over it.”

In Gods own mercy he decides to give Cain advise. Yahweh speaks gently to Cain with words of wisdom; warning him of what sin has in store. “It desires to have you.” Sin wants control and complete control over you; “give it a foot and it will take a mile.” Thankfully, we have hope, even more so now since we have the Spirit of God living and dwelling within us, something Cain couldn't fathom at that time. God say’s “you must rule over it.” Rule over our sin? How much more can we, having God living in us and empowering us, do just that; we can rule over our sin.
Mouth Piece Feb 2014
A sinful habit is the result of negative actions in repetition.... negative actions are the result of trying to gain control because of negative emotions… negative emotions are the result of  negative thoughts and negative thoughts are the result of not feeling accepted and not feeling accepted is a result of having more faith in what other humans think of you instead of what God thinks of you.  Sin starts with a thought and it starts with acceptance and we all need acceptance. When we reject the acceptance of God we chose to be accepted by the world. The world’s acceptance is money, power and beauty and guess what it never lasts …High debt…greediness, divorce rates, anxiety, narcissism, pride, jealousy, eating disorders, depression…infidelity…drug abuse..alcoholism..violence …suicides …****** perversions…the quest for materials…..even religion being used for personal happiness….are all the results of choosing to be accepted by the world whose ruler is satan. It’s never ending and we always need more!  In this model we invite the invitation for negative thoughts , which produce negative emotions that create fear and confusion.. …. ….Hence these sinful actions become our habits and then our habits become our identities……. When enough peoples immoral actions become their identities it then becomes apart of our culture which then  becomes the law…which makes sin one of our rights making sin the norm………. Our nation’s current atrocities are reflections of our aggregate sins and compromises manifested as normal. The devil uses these deceptions to rob your life and always lets you think the blame is on others. My brothers and sisters make no mistake no one can avoid sin. We all sin and were condemned to death and that is why Christ died to forgive you of what we could not avoid. But make no mistake sin starts in the heart and if left unchecked leads to action. Sinful action is worse than sin that stays in the heart because sin in action hurts others. Don’t be over whelmed by this just pay attention to your actions and you may find sin being justified and trust me sin  always leaves a paper trail which means we can investigate them through God’s Words and strive to repent of our inevitable sins before they hit reality. Hence we can be forgiven without our sins further hurting others within our world…if enough people change the world changes…It’s easy to point fingers but it’s not easy to change but it all starts with Acceptance…where do you get acceptance? You might be rejected by the world but Jesus Accepts you…… just follow the paper trail……
No es el viento
no son los pasos sonámbulos del agua
entre las casas petrificadas y los árboles
a lo largo de la noche rojiza
no es el mar subiendo las escaleras
Todo está quieto
                                reposa el mundo natural
Es la ciudad en torno de su sombra
buscando siempre buscándose
perdida en su propia inmensidad
sin alcanzarse nunca
                                      ni poder salir de sí misma
Cierro los ojos y veo pasar los autos
se encienden y apagan y encienden
se apagan
                  no sé adónde van
Todos vamos a morir
                                        ¿sabemos algo más?

En una banca un viejo habla solo
¿Con quién hablamos al hablar a solas?
Olvidó su pasado
                                  no tocará el futuro
No sabe quién es
está vivo en mitad de la noche
                                                          habla para oírse
Junto a la verja se abraza una pareja
ella ríe y pregunta algo
su pregunta sube y se abre en lo alto
A esta hora el cielo no tiene una sola arruga
caen tres hojas de un árbol
alguien silba en la esquina
en la casa de enfrente se enciende una ventana
¡Qué extraño es saberse vivo!
Caminar entre la gente
con el secreto a voces de estar vivo

Madrugadas sin nadie en el Zócalo
sólo nuestro delirio
                                    y los tranvías
Tacuba Tacubaya Xochimilco San Ángel Coyoacán
en la plaza más grande que la noche
encendidos
                      listos para llevarnos
en la vastedad de la hora
                                                  al fin del mundo
Rayas negras
las pértigas enhiestas de los troles
                                                                        contra el cielo de piedra
y su moña de chispas su lengüeta de fuego
brasa que perfora la noche
                                                      pájaro
volando silbando volando
entre la sombra enmarañada de los fresnos
desde San Pedro hasta Mixcoac en doble fila
Bóveda verdinegra
                                      masa de húmedo silencio
sobre nuestras cabezas en llamas
mientras hablábamos a gritos
en los tranvías rezagados
atravesando los suburbios
con un fragor de torres desgajadas

Si estoy vivo camino todavía
por esas mismas calles empedradas
charcos lodos de junio a septiembre
zaguanes tapias altas huertas dormidas
en vela sólo
                        blanco morado blanco
el olor de las flores
                                      impalpables racimos
En la tiniebla
                          un farol casi vivo
contra la pared yerta
                                        Un perro ladra
preguntas a la noche
                                        No es nadie
el viento ha entrado en la arboleda
Nubes nubes gestación y ruina y más nubes
templos caídos nuevas dinastías
escollos y desastres en el cielo
                                                                Mar de arriba
nubes del altiplano ¿dónde está el otro mar?

Maestras de los ojos
                                          nubes
arquitectos de silencio
Y de pronto sin más porque sí
llegaba la palabra
                                    alabastro
esbelta transparencia no llamada
Dijiste
              haré música con ella
castillos de sílabas
                                      No hiciste nada
Alabastro
                 
sin flor ni aroma
tallo sin sangre ni savia
blancura cortada
                                  garganta sólo garganta
canto sin pies ni cabeza
Hoy estoy vivo y sin nostalgia
la noche fluye
                          la ciudad fluye
yo escribo sobre la página que fluye
transcurro con las palabras que transcurren
Conmigo no empezó el mundo
no ha de acabar conmigo
                                                  Soy
un latido en el río de latidos
Hace veinte años me dijo Vasconcelos
"Dedíquese a la filosolía
Vida no da
                      defiende de la muerte"
Y Ortega y Gasset
                                    en un bar sobre el Ródano
"Aprenda el alemán
y póngase a pensar
                                    olvide lo demás"

Yo no escribo para matar al tiempo
ni para revivirlo
escribo para que me viva y reviva
Hoy en la tarde desde un puente
vi al sol entrar en las aguas del río
Todo estaba en llamas
ardían las estatuas las casas los pórticos
En los jardines racimos femeninos
lingotes de luz líquida
frescura de vasijas solares
Un follaje de chispas la alameda
el agua horizontal inmóvil
bajo los cielos y los mundos incendiados
Cada gota de agua
                                    un ojo fijo
el peso de la enorme hermosura
sobre cada pupila abierta
Realidad suspendida
                                          en el tallo del tiempo
la belleza no pesa
                                    Reflejo sosegado
tiempo y belleza son lo mismo
                                                              luz y agua

Mirada que sostiene a la hermosura
tiempo que se embelesa en la mirada
mundo sin peso
                              si el hombre pesa
¿no basta la hermosura?
                                                  No sé nada
Sé lo que sobra
                                no lo que basta
La ignorancia es ardua como la belleza
un día sabré menos y abriré los ojos
Tal vez no pasa el tiempo
pasan imágenes de tiempo
si no vuelven las horas vuelven las presencias
En esta vida hay otra vida
la higuera aquella volverá esta noche
esta noche regresan otras noches

Mientras escribo oigo pasar el río
no éste
               
aquel que es éste
Vaivén de momentos y visiones
el mirlo está sobre la piedra gris
en un claro de marzo
                                          *****
centro de claridades
No lo maravilloso presentido
                                                          lo presente sentido
la presencia sin más
                                        nada más pleno colmado
No es la memoria
                                  nada pensado ni querido
No son las mismas horas
                                                    otras
son otras siempre y son la misma
entran y nos expulsan de nosotros
con nuestros ojos ven lo que no ven los ojos
Dentro del tiempo hay otro tiempo
quieto
              sin horas ni peso ni sombra
sin pasado o futuro
                                      sólo vivo
como el viejo del banco
unimismado idéntico perpetuo
Nunca lo vemos
                                  Es la transparencia
Seyhan Seydali Jul 2015
A part of me dies
When I Sin
The part of me that
Brought me here
I'll whisper it in your ear
If you were to grieve
Why not bring me there?
I think to repent
Throughout this letter
Which is life,
But I can't
I Sin and again I Sin
And even in my thought of repentance
I find Sin

- S.S
This is a poem, of every time I thought and lusted for an impossible Love
Anna Sep 2015
You tasted like sin-
cold, bitter alcohol
you bought with your fake ID
and stale cigarettes
you stole from your roommates.

We talked about God
and the Bible,
with your hands in
my unholy places.

In church,
they warn me about sin.
Ugly, vicious sin,
that'll tangle me up
and drag me straight to hell.

They don't warn me about sin
with thick, curly hair,
warm, soft skin,
and sleepy eyes
that look at me
like they've seen my soul.
But you're an ******* now and I guess getting treated this way is my penance.
Don Juan Rodríguez Fresle... sabréis quién fue Don Juan,
No aquel de la leyenda, sevillano galán
Que escalaba conventos, sino el burlón vejete,
Buen cristiano, que oía siempre misa de siete,
La ancha capa luciendo, ya un poco deslustrada,
Que le dejó en herencia Jiménez de Quesada;
Que fue amigo de Oidores, vivaz, dicharachero,
Que escribió muchas resmas de papel, y «El Carnero»;
Que de un tiempo lejano, casi desconocido,
Supo enredos y chismes, que narró y se han perdido;
Tiempo dichoso, cuando (lo que es y lo que fue)
tan sólo tres mil almas tenía Santa Fe,
Y ahora, según dicen, casi 300.000,
Con «dancings», automóviles, cines, ferrocarril
Al río, clubs, y todo lo que la mente fragua
En «confort» y progreso, verdad... ¡pero sin agua!
Tiempo de las Jerónimas, Tomasas, Teodolindas,
De nombres archifeos, pero de cara, lindas,
Y que además tenían, de Oidores atractivo,
Lo que en todas las épocas llaman «lo positivo»;
Cuando no acontecía nada de extraordinario,
Y a las seis, en las casas, se rezaba el rosario;
Días siempre tranquilos y de hábitos metódicos,
Sin petróleos, reclamos de ingleses ni periódicos,
Y cuando con pañuelos, damas de alcurnias rancias
Tapaban, en el cuello, ciertas protuberancias,
Que alguien llamó «colgantes, molestos arrequives»,
Causados por las aguas llovidas o de aljibes;
Cuando como en familia se arreglaban las litis
Y nadie sospechaba que hubiera apendicitis;
Cuando en vez de champaña se obsequiaba masato
De Vélez, y era todo barato, muy barato,
Y tanto, que un ternero (y eso era «toma y daca»)
Lo daban por un peso y encimaban la vaca;
Cuando las calles eran iguales en un todo
A éstas, polvo en verano, y en el invierno, lodo,
Por donde hoy es difícil que los «autos» circulen,
Y esto, cual muchos dicen, por culpa de la Ulen,
Mas afirman (en crónicas muchas cosas yo hallo)
Que entonces las visitas se hacían a caballo,
Y hoy ni así, pues es tanta la tierra que bazucan
Que en tan grandes zanjones los perros se desnucan.

Pero basta de «Introito», porque caigo en la cuenta
De que esto ya está largo...
                                                    Fue en 1630
O 31. A veces se me va la memoria
Y siempre quitan tiempo las consultas de Historia,
Y en años -no habrá nadie que a mal mi dicho tome-
Una cuarta de menos o de más no es desplome.
(Y antes de que los críticos se me vengan encima
Digo que «treinta» y «cuenta» no son perfecta rima,
Pero tengo en mi abono que ingenios del Parnaso,
Por descuido, o capricho, o por salir del paso,
Que es lo que yo confieso me ocurre en este instante,
Hicieron «mente» y «frente», de «veinte» consonante).

Diré, pues: «Hace siglos». Mi narración, exacta
Será, cual de elecciones ha sido siempre una acta,
Y escribiendo: «Hace siglos», nadie dirá que invento
O adultero las crónicas.
                                            Y sigo con mi cuento.
Don Juan Rodríguez Fresle (así yo di principio
A esta historia, que alguno dirá que es puro ripio);
Don Juan, en aquel día (la fecha no recuerdo
Pues en fechas y números el hilo siempre pierdo,
Aunque ya es necesario que la atención concentre
Y de lleno, en materia, sin más preámbulos entre).

Don Juan, el de «El Carnero», yendo para la Audiencia,
Donde copiaba Cédulas, le hizo gran reverencia
Al Arzobispo Almansa, que en actitud tranquila
A los trabajadores en el atrio vigila.
(Se decía «altozano», pero «atrio»
escribo, porque
No quiero que un «magíster» por tan poco me ahorque).

Debéis saber que entonces, frente a la Catedral
El agua de las lluvias formaba un barrizal,
Y para que los fieles cuando entraban a misa
Evitaran el barro de las charcas, aprisa
Puentecitos hacían frailes y monaguillos
Con tablas y cajones y piedras y ladrillos.

(Pobres santafereñas: tendrían malos ratos
Cuando allí se embarraban enaguas y zapatos,
Y también los tendrían los pobres «chapetones»
Porque sabréis que entonces no había zapatones.
Que yo divago mucho, me diréis impacientes;
Es verdad, pero tengo buenos antecedentes,
Como Byron, y Batres y Casti, el italiano,
A quienes en tal vicio se les iba la mano;
Mas sé que al que divaga poca atención se presta,
Y os prometo que mi última divagación es ésta).

Y sigo: El Arzobispo con el breviario en mano,
El atrio dirigía -que él llamaba «altozano».
Aquéllo a todas horas parecía colmena:
Unos, la piedra labran, traen otros arena
Del San Francisco, río donde pescando en corro
Se veía a los frailes, y que hoy es simple chorro.
Apresurados, otros, traen cal y guijarros.
Grandes yuntas de bueyes, tirando enormes carros
Llegan.
              El Arzobispo, puesta en Dios la esperanza,
Ve que es buena su obra. Y el altozano avanza.

Don Juan Rodríguez Fresle, la tarde de aquel día,
«Estas misas parece que acaban mal», decía.
Luego se santiguaba, pues no sé de qué modo,
De la vida de entonces era el sabelotodo.

El Marqués de Sofraga, Don Sancho; a quien repugna
Santa Fe; con Oidores y vasallos en pugna
Y con el Arzobispo, sale al balcón, y airado,
Airado como siempre, viendo que el empedrado
A su palacio llega cerrándole la entrada
A su carroza, grita con voz entrecortada
Por la cólera: «¡Basta! Se ha visto tal descaro?
Al que no me obedezca le costará muy caro.
Quiero franca mi puerta!»
                                                  Todos obedecieron,
Y dejando herramientas, aquí y allá corrieron.

Viendo esto los Canónigos que salían del coro,
Tiraron los manteos, y sin juzgar desdoro
El trabajo, que sólo a débiles arredra,
La herramienta empuñaron para labrar la piedra.
Luego vinieron frailes, vinieron monaguillos;
Y sonaban palustres, escoplos y martillos.

Don Juan Rodríguez Fresle, la tarde de aquel día,
De paseo a San Diego, burlón se sonreía,
Pensando en los Canónigos que en trabajos serviles
Estaban ocupados cual simples albañiles.

Ya de noche, a su casa fue y encendió su lámpara.
Cenó, rezó el rosario, después apartó el pan para
Su desayuno. (Advierto como cosa importante
Que «pan» y «para», juntos, son un buen consonante
De «lámpara». Es sabido que nuestra lengua, sobre
Ser difícil, en rimas esdrújulas es pobre,
Mas cargando el acento sobre «pan», y si «para»
Sigue, las dos palabras sirven de rima rara).

(Y el pan guardaba, porque con el vientre vacío
No gustaba ir a misa, y entonces por el frío
O miedo a pulmonías, en esta andina zona
Eran los panaderos gente muy dormilona;
Y Don Juan que fue en todo previsor cual ninguno,
No salía a la calle jamás sin desayuno).
Prometí los paréntesis suprimir, y estoy viendo
Que en esto de promesas ya me voy pareciendo
A todos los políticos tras la curul soñada:
Que prometen... prometen, pero no cumplen nada.

«¿Y qué fin tuvo el atrio?» diréis quizás a dúo.
Es verdad. Lo olvidaba. La historia continúo,
Sin que nada suprima ni cambie, pues me jacto
De ser de viejas crónicas siempre copista exacto,
Y porque a mano tengo de apuntes buen acopio
Que en polvosos archivos con buen cuidado copio.
Y como aquí pululan gentes asaz incrédulas,
Me apoyo siempre en libros, o Crónicas o Cédulas;
Y para que no afirmen que es relumbrón de talco
Cuanto escribo, mis dichos en la verdad yo calco,
Pues perdón no merece quien por la rima rica
A pasajero aplauso la Historia sacrifica,
La Historia, que es la base del patrimonio patrio...

Y os oigo ya impacientes decirme:
                                                              -«¿Pero el atrio?»
El atrio... Lo olvidaba, y hasta a Rodríguez Fresle;
Mas sabed que en Colombia, y en todas partes, esle
Necesario al poeta que busque algún remanso
En las divagaciones, y es divagar, descanso;
Porque es tarea dura, que aterra y que contrista,
Pasar a rima, y verso la prosa ele un cronista,
Que tan sólo a la prosa de diaristas iguala,
La que en todos los tiempos ha sido prosa mala;
Y aunque en rimas y verso yo sé que poco valgo,
Veré si de este apuro con buena suerte salgo...
Y en olla fío, porque... repararéis, supongo,
Que nunca entre hemistiquios, palabra aguda pongo,
Ni hiato, y de dos llenas no formo yo diptongo
Como hizo Núñez ele Arce (Núñez de Arce ¡admiraos!
Que en dos o tres estrofas nos dijo «cáus» por «caos»,
Y hay poetas, y buenos, de fuste y nombradía,
Que hasta en la misma España ¡qué horror! dicen
«puesía»,
Cual si del Arte fuera, para ellos, la Prosodia
De nuestra hermosa lengua, ridícula parodia);
Que duras sinalefas nunca en un verso junto
Y que jamás el ritmo, cual otros, descoyunto,
Porque eso siempre indica pereza o ningún tino,
Y al verso quita encanto, más al alejandrino,
Que es sin duela el más bello, que más gracia acrisola,
Entre todos los versos en Métrica española.
Que lo digan Valencia, Lugones y Chocano,
todos ellos artífices del verso castellano,
Y que al alejandrino, que es rítmico aleteo,
Dan el garbo y la música que adivinó Berceo.

Y sigo con el atrio.
                                Después de madrugada
Volvieron los canónigos a la obra empezada.

Al Marqués de Sofraga la ira lo sofoca.
Alcaldes, Regidores al Palacio convoca;
Y Alcaldes, Regidores, ante él vienen temblando,
Y díceles colérico: «¡A obedecer! Os mando
Que a todos los Canónigos llevéis a la prisión.
Mis órdenes, oídlo, mandatos del Rey son».

Don Juan Rodríguez Fresle rezó cual buen cristiano;
No escribió, y sin reírse se acostó muy temprano,
Porque muy bien sabía que el Marqués no se anda
Por las ramas, con bromas, y cuando manda, manda.
Mas desvelado estuvo pensando y repensando
En la noche espantosa que estarían pasando
Sin dormir, los Canónigos, en cuartucho sombrío
De la cárcel, sin camas, y temblando de frío.

La siguiente mañana no hubo sol.
                                                              Turbio velo
De llovizna y de brumas encapotaba el cielo.

Fray Bernardino Almansa llega a la Catedral.
Está sobrecogida la ciudad colonial.
Salmos penitenciales se elevan desde el coro,
Y en casullas y capas brilla a la luz el oro.
El Prelado aparece como en unción divina
En el altar, y toda la multitud se inclina;
Entre luces ele cirios destella el tabernáculo;
Hay indecible angustia y hay dolor. Alza el báculo,
Y mientras que en la torre se oye el gran esquilón,
Erguido el Arzobispo lanza la excomunión.
Alcaldes, Regidores, todos excomulgados
Porque al Cielo ofendieron.
                                                  Los fieles congregados
En la Iglesia, de hinojos, y en cruz oraban.

                                                                            Fue
Aquel día de llanto y duelo en Santa Fe.
Cerradas se veían las puertas y ventanas,
Y en todas las iglesias doblaban las campanas.

Don Juan Rodríguez Fresle se dijo: «¡Ya está hecho!»
Se dio, cual buen cristiano, tres golpes en el pecho;
Pero volvió de pronto su espíritu zumbón,
Y pensando en la hora suprema del perdón,
Vio a los excomulgados con sus blancos ropones,
Al cuello sendas sogas, y en las manos blandones,
Y murmuró: «Del cielo la voluntad se haga,
Donde las dan, las toman. Quien la debo la paga».

Y escribiendo, escribiendo, la noche de aquel día,
De los excomulgados, socarrón se reía,
Porque le fue imposible su sueño conciliar
Sin que viera en las sombras por su mente pasar
Regidores y Alcaldes, cada uno en su ropón,
Cual niños que reciben primera comunión.

Don Juan Rodríguez Fresle, siempre que los veía,
Del ropón se acordaba y a solas se reía.
Madeleine Jan 2019
Sin
It was here after the universe was created
After the creatures who walked the earth
After the water creatures swam
After everything was created
After Eve ate of the fruit of the tree

It entered the world
It made the world a place full of choices
Full of rights and wrongs
Full of rejections and acceptance
So full of choices that we can choose
Which choice to make

It was here before the first child was born
Before that innocent child
Could walk
Talk
Breathe
Or know much about what is going on

It was here before you and I were ever born
Before our parents gave birth to us
Before we made our first friend
Before all of this around us came to be

It has been here ever since the serpent in the garden
Tempted Eve and Adam stood silent
When Adam could have spoken up
But didn’t

But now that it is here we have choices
We have free will
We have the choice to choose right from wrong
Because of our sin we have nailed our Savior to the cross
To save us
To take three nails for us
To take a death that should have been our death
But no
Jesus took that death
Took our death upon himself
Even though he himself was perfect
Who committed no sin
Did nothing wrong
Was Perfect

Ever since He died on that cross for us
We now have eternal life with our Father
When one day we are able to come home
With no more pain
No more suffering
No more tears that are to be shed
But tears of Joy
We are Home and able to come home
Once we accept Jesus as our Lord and Savior
When we admit that we can’t do anything on our own
That through and only through Jesus
We are saved
And can come home

But this that caused God to send His one and only Son
To die on the cross for us is because of
Sin
Sin caused that and is what brought all this upon us
Why we have free will
And choices to make
It’s all because of sin that entered the world
Through just one eating
Of one fruit
From one tree
Sin

Sin
When the
Serpent with those sly words
Interjected himself into the world to cause trouble and deceive
Never giving up till the end of the days when he is thrown back into the eternal fire

Then when the days here are done
Sin will be no more
the eternal fire full of pain and anguish
But Heaven the place free from all sin and deceit
Sin will never be near again
One from years ago
Este campo fue mar
de sal y espuma.
Hoy oleaje de ovejas,
voz de avena.

Más que tierra eres cielo,
campo nuestro.
Puro cielo sereno...
Puro cielo.

¿De tu origen marino no conservas
más caracol que el nido del hornero?

No olvides que el azar hinchó sus velas
y a través de otra mar dio en tus riberas.

Ante el sobrio semblante de tus llanos
se arrancó la golilla el castellano.

Tienes, campo, los huesos que mereces:
grandes vértebras simples e inocentes,
tibias rudimentarias,
informes maxilares que atestiguan
tu vida milenaria;
y sin embargo, campo, no se advierte
ni una arruga en tu frente.

Ya sólo es un silencio emocionado
tu herbosa voz de mar desagotado.

¡Qué cordial es la mano de este campo!

Sobre tu tersa palma distendida
¡quién pudiese rastrear alguna huella
que revelara el rumbo de su vida!

Tus mismos cardos, campo, se estremecen
al presentir la aurora que mereces.

Une al don de tu pan y de tu mano
el de darle candor a nuestro canto.

¿Oyes, campo, ese ritmo?
¡Si fuera el mío!...
sin vocablos ni voz te expresaría
al galope tendido.

Estas pobres palabras
¡qué mal te quedan!
Pero qué quieres, campo,
no soy caballo
y jamás las diría
si tú me oyeras.

Por algo ante el apremio de nombrarte
he preferido siempre galoparte.

Ritmo, calma, silencio, lejanía...
hasta volverte, campo, melodía.

Sólo el viento merece acompañarte.

¿No podrá ni mentarse tu presencia
sin que te duela, campo, la modestia?

Eres tan claro y limpio y sin dobleces
que el vuelo de una nube te ensombrece.

¡Hasta las sombras, campo, no dan nunca
ni el más leve traspiés en tu llanura!

¿Cómo lograste, campo tan benigno,
asistir a los cruentos cataclismos
que describen tus nubes
y ver morir flameantes continentes,
inaugurarse mares,
donde jóvenes islas recalaban
en bahías de fuego,
con el vivo y remoto dramatismo
que recuerdan tus cielos?

Al galoparte, campo, te he sentido
cada vez menos campo y más latido.

Tenso y redondo y manso,
como un grávido vientre
virgen campo yacente.

Sin rubores, ni gestos excesivos,
-acaso un poco triste y resignada-
con el mismo candor que usan tus chinas
y reprimiendo, campo, su ternura,
-más allá del bañado, entre las parvas-
se te entrega la tarde ensimismada.

Pasan las nubes, pasan
-¿Quién las arrea?-
tobianas, malacaras,
overas, bayas;
pero toditas llevan,
campo, tu marca.

Dime, campo tendido cara  al cielo,
¿esas nubes son hijas de tu sueño?...

¡Cómo no han de llorarte las tropillas
de tus nubes tordillas
al otear, desde el cielo, esas praderas
y sentir la nostalgia de sus yerbas!

Lo que prefiero, campo, es tu llaneza.

Ya sé que tierra adentro eres de piedra,
como también de piedra son tus cielos,
y hasta esas pobres sombras que se hospedan
en tus valles de piedra;
pero al pensarte, campo, sólo veo,
en vez de esas quebradas minerales
donde espectros de muías se alimentan
con las más tiernas piedras,
una inmensa llanura de silencio,
que abanican, con calma, tus haciendas.

En lo alto de esas cumbres agobiantes
hallaremos laderas y peñascos,
donde yacen metales, momias de alga,
peces cristalizados;
peto jamás la extensa certidumbre
de que antes de humillarnos para siempre,
has preferido, campo, el ascetismo
de negarte a ti mismo.

Fuiste viva presencia o fiel memoria
desde mi más remota prehistoria.

Mucho antes de intimar con los palotes
mi amistad te abrazaba en cada poste.

Chapaleando en el cielo de tus charcos
me rocé con tus ranas y tus astros.

Junto con tu recuerdo se aproxima
el relente a distancia y pasto herido
con que impregnas las botas... la fatiga.

Galopar. Galopar. ¿Ritmo perdido?
hasta encontrarlo dentro de uno mismo.

Siempre volvemos, campo,
de tus tardes con un lucero humeante...
entre los labios.

Una tarde, en el mar, tú me llamaste,
pero en vez de tu escueta reciedumbre
pasaba ante la borda un campo equívoco
de andares voluptuosos y evasivos.

Me llamaste, otra vez, con voz de madre
y en tu silencio sólo hallé una vaca
junto a un charco de luna arrodillada;
arrodillada, campo, ante tu nada.

Cuando me acerco, pampa, a tu recuerdo,
te me vas, despacito, para adentro...
al trote corto, campo, al trotecito.

Aunque me ignores, campo, soy tu amigo.

Entra y descansa, campo. Desensilla.
Deja de ser eterna lejanía.

Cuanto más te repito y te repito
quisiera repetirte al infinito.

Nunca permitas, campo, que se agote
nuestra sed de horizonte y de galope.

Templa mis nervios, campo ilimitado,
al recio diapasón del alambrado.

Aquí mi soledad. Esta mi mano.
Dondequiera que vayas te acompaño.

Si no hubieras andado siempre solo
¿todavía tendrías voz de toro?

Tu soledad, tu soledad... ¡la mía!
Un sorbo tras el otro, noche y día,
como si fuera, campo, mate amargo.

A veces soledad, otras silencio,
pero ante todo, campo: padre-nuestro.

"No eres más que una vaca -dije un día-
con un millón de ubres maternales"...
sin recordar -¡perdona!- que enarbolas
entre el lírico arranque de tus cuernos
un gran nido de hornero.

"Si no tiene relieve, ni contornos.
Nada que lo limite, que lo encuadre;
allí... a las cansadas, un arroyo,
quizás una lomada..."
seguirán -¡perdonadlos!- murmurando,
aunque tu inmensa nada lo sea todo.

Comprendo, campo adusto, que sonrías
cuando sólo te habitan las espigas.

Aunque no sueñen más que en esquilmarte
e ignoren el sabor de tus raíces,
el rumbo de tus pájaros,
nunca te niegues, pampa, a abrir los brazos.
Has de ser para todos campo santo.

Al verte cada vez más cultivado
olvidan que tenías piel de puma
y fuiste, hasta hace poco, campo bravo.

No te me quejes, campo desollado.
Cubierto de rasguños y de espinas
-después de costalar entre tus cardos-
anduve yo también desamparado,
con un dolor caballo en las costillas.

Recuerda que tus nubes se desangran
sin decir, campo macho, ni palabra.

Son tan grandes tus noches, que avergüenzan.

Si los grillos dejasen de apretarle
una sola clavija a tu silencio,
¿alcanzarías, campo, el delirante
y agudo diapasón de las estrellas?

Hasta la oscura voz de tus pantanos
da fervor a tu sacro canto llano.

¡Qué buenos confesores son tus sapos!

Nada logra expresar, campo nocturno,
tu inmensa soledad desamparada
como el presentimiento que ensombrece
el insomne mugir de tus manadas.

Vierte, campo, sin tregua, en nuestras
venas la destilada luz de tus estrellas.

Tu santa luna, campo solitario,
convierte nuestro pecho en un hostiario.

Déjanos comulgar con tu llanura...
Danos, campo eucarístico, tu luna.

¿A qué sabrán tus pastos
cuando logren, por fin, domesticarte
y en vez de campo potro desbocado
te transformes en campo endomingado?

Cómo ríen tus sapos, tus maizales,
con dientes de potrillo,
del candor con que todas tus ciudades,
no bien salen del horno,
ya ostentan capiteles, frontispicios,
y arquitrabes postizos.

Sólo soportas, campo, los aleros
que aconsejan vivir como el hornero.

Te llevé de la mano
hacia aldeas y rutas patinadas
por leyendas doradas;
pero tú sonreías, campo niño,
y yo junto contigo...
siempre, siempre contigo
campo recién nacido.

Tantos viejos modales resobados
y tanta historia
con tantas mezquindades,
desde la ausencia, campo, musitaban
tus ingenuos yuyales.

-¡Qué tierras sin aliento! -balbuceabas-.
Sólo produce muertos...
grandes muertos insomnes y locuaces
que en vez de reposar y ser olvido
desertan de sus tumbas, vociferan,
en cada encrucijada,
en cada piedra.
Los míos, por lo menos, son modestos.
No incomodan a nadie.

Y el eco de tu voz, entre las ruinas:
"Dadle muerte a esos muertos", repetía.

¿Dónde apoyarnos, campo?
¡Ni una piedra!
Nada que indique el rumbo de tus huellas.
Persiste, campo nada, en acercarnos
la ocasión de perdernos... o encontrarnos.

Gracias, campo, por ser tan despoblado
y limpito de muertos,
que admites arriesgar cualquier postura
sin pedirle permiso a los espectros.

Muchas gracias por crearnos una muerte
de tu mismo tamaño y tan perfecta
que no deja ni el rastro de una huella.

Y mil gracias por darnos la certeza
de poder galopar toda una vida
sin hallar otra muerte que la nuestra.

Con sólo descansar sobre tu suelo
ya nos sentimos, campo, en pleno cielo.

-"¿Y si en vez de ser campo fuera ausencia?"
-"En mí perduraría tu presencia."

Espera, campo, espera.
No me llames.
¿Por qué esa voz tan negra,
campo madre?

-"¿Es tu silencio mar quien me reclama?"
-"Ven a dormir a orillas de mi calma."

Tú que estás en los cielos, campo nuestro.
Ante ti se arrodilla mi silencio.
I think it's time to do an update
Of The Seven Deadly Sins
Most people do not know them all
Sit down and let's begin
I'm not really religious
But, I think they're a bit stale
So, I think I'll spruce them up a bit
In this my sinly tale
Gluttony, a sin of course
I think it should be changed
With an asterick, obesity
There, that's one sin rearranged
With dinner plates much larger now
And fast food all around
I don't think God prepared the world
For the obese people we've found
Hyper-obese children
Fed from chemically laden food
I think that gluttony can be renamed
To Obesity....don't you?
Greed...there's not much to say
Unless you're not in the one per cent
You know, the ones who have the cash
While we're still making rent
Unless things are all equal
This will never go away
Someone always wants all that you've got
There's not much more for me to say
Envy....not a really bad one
To me, it should not be on the list
Although some might seem envious
Of that bracelet on your wrist
I mean, really, how is envy
Something that should condemn your soul to hell
I mean I like my friends TV
But, I know he likes mine as well
Condemning both our mortal souls
For being envious of our tellies
That just does not hold water
Exactly like my wellies
Lust...I know, a good one
It gets confused a lot with love
To me the only difference is
With lust, you wear a glove
Lust and envy...make them one
A piggyback sin, if you will
It's like combining two commandments
Thinking evil thoughts before you ****
I lust for things I can not have
And for some, that would do me in
But, I can't see how lusting for a big tv
Can be a mortal sin
I think that  additions should be made
now, while I'm here writing
I think that reality tv is one
To be a sin it is inviting
Hoarding, that should make the list
I mean, most of them are lazy
I think how one defines celebrity
Has gotten rather hazy
Now, sloth...can be removed I think,
Or at the least, re-defined
Today, they're abusers of the system
It's the avoidance of work they say
So, here's what's in my mind
One who's known as sloth like
Avoids spiritual work as well
I say, cut them off of welfare
It's not worth sending them to hell
They'd be getting a free trip there
Again, avoiding doing stuff
Just cut their payments off and then
They'll work and quit their guff
Anger, keep it on the list
Because, it's a good one, I admit
Of all the ones upon the list
I think Anger's a good fit
Finally, we get to Pride
And I'm confused
I think the sin is blurry
And the word is overused
Pride of Man, it is a sin
but, aren't you proud of your young child?
when they go and score a winning goal
This as a sin, I think is wild
I am proud of my home country
And I hope that you are too
But, pride itself, it's not a sin
Aren't you proud of what you do?
Gay people have their pride parade
They are proud of who they are
But, pride itself....come on now...let's
Draw the line, not go so far
Combine the list of deadly sins
With commandments, make an app
Change punishments around a bit
Instead of limbo, give a slap
I think that things are sinful
And I know you won't agree
But, this is how I look at things
It's just me being me
De aquel hombre me acuerdo y no han pasado
sino dos siglos desde que lo vi,
no anduvo ni a caballo ni en carroza:
a puro pie
deshizo
las distancias
y no llevaba espada ni armadura,
sino redes al hombro,
hacha o martillo o pala,
nunca apaleó a ninguno de su especie:
su hazaña fue contra el agua o la tierra,
contra el trigo para que hubiera pan,
contra el árbol gigante para que diera leña,
contra los muros para abrir las puertas,
contra la arena construyendo muros
y contra el mar para hacerlo parir.

Lo conocí y aún no se me borra.

Cayeron en pedazos las carrozas,
la guerra destruyó puertas y muros,
la ciudad fue un puñado de cenizas,
se hicieron polvo todos los vestidos,
y él para mí subsiste,
sobrevive en la arena,
cuando antes parecía
todo imborrable menos él.

En el ir y venir de las familias
a veces fue mi padre o mi pariente
o apenas si era él o si no era
tal vez aquel que no volvió a su casa
porque el agua o la tierra lo tragaron
o lo mató una máquina o un árbol
o fue aquel enlutado carpintero
que iba detrás del ataúd, sin lágrimas,
alguien en fin que no tenía nombre,
que se llamaba metal o madera,
y a quien miraron otros desde arriba
sin ver la hormiga
sino el hormiguero
y que cuando sus pies no se movían,
porque el pobre cansado había muerto,
no vieron nunca que no lo veían:
había ya otros pies en donde estuvo.

Los otros pies eran él mismo,
también las otras manos,
el hombre sucedía:
cuando ya parecía transcurrido
era el mismo de nuevo,
allí estaba otra vez cavando tierra,
cortando tela, pero sin camisa,
allí estaba y no estaba, como entonces
se había ido y estaba de nuevo,
y como nunca tuvo cementerio,
ni tumba, ni su nombre fue grabado
sobre la piedra que cortó sudando,
nunca sabia nadie que llegaba
y nadie supo cuando se moría,
así es que sólo cuando el pobre pudo
resucitó otra vez sin ser notado.

Era el hombre sin duda, sin herencia,
sin vaca, sin bandera,
y no se distinguía entre los otros,
los otros que eran él,
desde arriba era gris como el subsuelo,
como el cuero era pardo,
era amarillo cosechando trigo,
era ***** debajo de la mina,
era color de piedra en el castillo,
en el barco pesquero era color de atún
y color de caballo en la pradera:
cómo podía nadie distinguirlo
si era el inseparable, el elemento,
tierra, carbón o mar vestido de hombre?

Donde vivió crecía
cuanto el hombre tocaba:
La piedra hostil,
quebrada
por sus manos,
se convertía en orden
y una a una formaron
la recia claridad del edificio,
hizo el pan con sus manos,
movilizó los trenes,
se poblaron de pueblos las distancias,
otros hombres crecieron,
llegaron las abejas,
y porque el hombre crea y multiplica
la primavera camino al mercado
entre panaderías y palomas.

El padre de los panes fue olvidado,
él que cortó y anduvo, machacando
y abriendo surcos, acarreando arena,
cuando todo existió ya no existía,
él daba su existencia, eso era todo.
Salió a otra parte a trabajar, y luego
se fue a morir rodando
como piedra del río:
aguas abajo lo llevó la muerte.

Yo, que lo conocí, lo vi bajando
hasta no ser sino lo que dejaba:
calles que apenas pudo conocer,
casas que nunca y nunca habitaría.

Y vuelvo a verlo, y cada día espero.

Lo veo en su ataúd y resurrecto.

Lo distingo entre todos
los que son sus iguales
y me parece que no puede ser,
que así no vamos a ninguna parte,
que suceder así no tiene gloria.

Yo creo que en el trono debe estar
este hombre, bien calzado y coronado.

Creo que los que hicieron tantas cosas
deben ser dueños de todas las cosas.

Y los que hacen el pan deben comer!

Y deben tener luz los de la mina!

Basta ya de encadenados grises!

Basta de pálidos desaparecidos!

Ni un hombre más que pase sin que reine.

Ni una sola mujer sin su diadema.

Para todas las manos guantes de oro.

Frutas de sol a todos los oscuros!

Yo conocí aquel hombre y cuando pude,
cuando ya tuve ojos en la cara,
cuando ya tuve la voz en la boca
lo busqué entre las tumbas, y le dije
apretándole un brazo que aún no era polvo:

«Todos se irán, tú quedarás viviente.

Tú encendiste la vida.

Tú hiciste lo que es tuyo».

Por eso nadie se moleste cuando
parece que estoy solo y no estoy solo,
no estoy con nadie y hablo para todos:

Alguien me está escuchando y no lo saben,
pero aquellos que canto y que lo saben
siguen naciendo y llenarán el mundo.
Yo, Beremundo el Lelo, surqué todas las rutas
y probé todos los mesteres.
Singlando a la deriva, no en orden cronológico ni lógico -en sin orden-
narraré mis periplos, diré de los empleos con que
nutrí mis ocios,
distraje mi hacer nada y enriquecí mi hastío...;
-hay de ellos otros que me callo-:
Catedrático fui de teosofía y eutrapelia, gimnopedia y teogonía y pansofística en Plafagonia;
barequero en el Porce y el Tigüí, huaquero en el Quindío,
amansador mansueto -no en desuetud aún- de muletos cerriles y de onagros, no sé dónde;
palaciego proto-Maestre de Ceremonias de Wilfredo el Velloso,
de Cunegunda ídem de ídem e ibídem -en femenino- e ídem de ídem de Epila Calunga
y de Efestión -alejandrino- el Glabro;
desfacedor de entuertos, tuertos y malfetrías, y de ellos y ellas facedor;
domeñador de endriagos, unicornios, minotauros, quimeras y licornas y dragones... y de la Gran Bestia.

Fui, de Sind-bad, marinero; pastor de cabras en Sicilia
si de cabriolas en Silesia, de cerdas en Cerdeña y -claro- de corzas en Córcega;
halconero mayor, primer alcotanero de Enguerrando Segundo -el de la Tour-Miracle-;
castrador de colmenas, y no de Casanovas, en el Véneto, ni de Abelardos por el Sequana;
pajecillo de altivas Damas y ariscas Damas y fogosas, en sus castillos
y de pecheras -¡y cuánto!- en sus posadas y mesones
-yo me era Gerineldos de todellas y trovador trovadorante y adorante; como fui tañedor
de chirimía por fiestas candelarias, carbonero con Gustavo Wasa en Dalecarlia, bucinator del Barca Aníbal
y de Scipión el Africano y Masinisa, piloto de Erik el Rojo hasta Vinlandia, y corneta
de un escuadrón de coraceros de Westmannlandia que cargó al lado del Rey de Hielo
-con él pasé a difunto- y en la primera de Lutzen.

Fui preceptor de Diógenes, llamado malamente el Cínico:
huésped de su tonel, además, y portador de su linterna;
condiscípulo y émulo de Baco Dionisos Enófilo, llamado buenamente el Báquico
-y el Dionisíaco, de juro-.

Fui discípulo de Gautama, no tan aprovechado: resulté mal budista, si asaz contemplativo.
Hice de peluquero esquilador siempre al servicio de la gentil Dalilah,
(veces para Sansón, que iba ya para calvo, y -otras- depilador de sus de ella óptimas partes)
y de maestro de danzar y de besar de Salomé: no era el plato de argento,
mas sí de litargirio sus caderas y muslos y de azogue también su vientre auri-rizado;
de Judith de Betulia fui confidente y ni infidente, y -con derecho a sucesión- teniente y no lugarteniente
de Holofernes no Enófobo (ni enófobos Judith ni yo, si con mesura, cautos).
Fui entrenador (no estrenador) de Aspasia y Mesalina y de Popea y de María de Mágdalo
e Inés Sorel, y marmitón y pinche de cocina de Gargantúa
-Pantagruel era huésped no nada nominal: ya suficientemente pantagruélico-.
Fui fabricante de batutas, quebrador de hemistiquios, requebrador de Eustaquias, y tratante en viragos
y en sáficas -algunas de ellas adónicas- y en pínnicas -una de ellas super-fémina-:
la dejé para mí, si luego ancló en casorio.
A la rayuela jugué con Fulvia; antes, con Palamedes, axedrez, y, en época vecina, con Philidor, a los escaques;
y, a las damas, con Damas de alto y bajo coturno
-manera de decir: que para el juego en litis las Damas suelen ir descalzas
y se eliden las calzas y sustentadores -no funcionales- en las Damas y las calzas en los varones.

Tañí el rabel o la viola de amor -casa de Bach, búrguesa- en la primicia
de La Cantata del Café (pre-estreno, en familia protestante, privado).
Le piqué caña jorobeta al caballo de Atila
-que era un morcillo de prócer alzada: me refiero al corcel-;
cambié ideas, a la par, con Incitato, Cónsul de Calígula, y con Babieca,
-que andaba en Babia-, dándole prima
fui zapatero de viejo de Berta la del gran pie (buen pie, mejor coyuntura),
de la Reina Patoja ortopedista; y hortelano y miniaturista de Pepino el Breve,
y copero mayor faraónico de Pepe Botellas, interino,
y porta-capas del Pepe Bellotas de la esposa de Putifar.

Viajé con Julio Verne y Odiseo, Magallanes y Pigafetta, Salgan, Leo e Ibn-Batuta,
con Melville y Stevenson, Fernando González y Conrad y Sir John de Mandeville y Marco Polo,
y sólo, sin De Maistre, alredor de mi biblioteca, de mi oploteca, mi mecanoteca y mi pinacoteca.
Viajé también en tomo de mí mismo: asno a la vez que noria.

Fui degollado en la de San Bartolomé (post facto): secundaba a La Môle:
Margarita de Valois no era total, íntegramente pelirroja
-y no porque de noche todos los gatos son pardos...: la leoparda,
las tres veces internas, íntimas, peli-endrina,
Margarita, Margotón, Margot, la casqui-fulva...-

No estuve en la nea nao -arcaica- de Noé, por manera
-por ventura, otrosí- que no fui la paloma ni la medusa de esa almadía: mas sí tuve a mi encargo
la selección de los racimos de sus viñedos, al pie del Ararat, al post-Diluvio,
yo, Beremundo el Lelo.

Fui topógrafo ad-hoc entre El Cangrejo y Purcoy Niverengo,
(y ad-ínterim, administré la zona bolombólica:
mucho de anís, mucho de Rosas del Cauca, versos de vez en cuando),
y fui remero -el segundo a babor- de la canoa, de la piragua
La Margarita (criolla), que navegó fluvial entre Comiá, La Herradura, El Morito,
con cargamentos de contrabando: blancas y endrinas de Guaca, Titiribí y Amagá, y destilados
de Concordia y Betulia y de Urrao...
¡Urrao! ¡Urrao! (hasta hace poco lo diríamos con harta mayor razón y con aquese y este júbilos).
Tras de remero de bajel -y piloto- pasé a condueño, co-editor, co-autor
(no Coadjutor... ¡ni de Retz!) en asocio de Matías Aldecoa, vascuence, (y de un tal Gaspar von der Nacht)
de un Libraco o Librículo de pseudo-poemas de otro quídam;
exploré la región de Zuyaxiwevo con Sergio Stepánovich Stepansky,
lobo de donde se infiere, y, en más, ario.

Fui consejero áulico de Bogislao, en la corte margravina de Xa-Netupiromba
y en la de Aglaya crisostómica, óptima circezuela, traidorcilla;
tañedor de laúd, otra vez, y de viola de gamba y de recorder,
de sacabuche, otrosí (de dulzaina - otronó) y en casaciones y serenatas y albadas muy especializado.
No es cierto que yo fuera -es impostura-
revendedor de bulas (y de mulas) y tragador defuego y engullidor de sables y bufón en las ferias
pero sí platiqué (también) con el asno de Buridán y Buridán,
y con la mula de Balaám y Balaám, con Rocinante y Clavileño y con el Rucio
-y el Manco y Sancho y don Quijote-
y trafiqué en ultramarinos: ¡qué calamares -en su tinta-!,
¡qué Anisados de Guarne!, ¡qué Rones de Jamaica!, ¡qué Vodkas de Kazán!, ¡qué Tequilas de México!,
¡qué Néctares de Heliconia! ¡Morcillas de Itagüí! ¡Torreznos de Envigado! ¡Chorizos de los Ballkanes! ¡Qué Butifarras cataláunicas!
Estuve en Narva y en Pultawa y en las Queseras del Medio, en Chorros Blancos
y en El Santuario de Córdova, y casi en la de San Quintín
(como pugnaban en el mismo bando no combatí junto a Egmont por no estar cerca al de Alba;
a Cayetana sí le anduve cerca tiempo después: preguntádselo a Goya);
no llegué a tiempo a Waterloo: me distraje en la ruta
con Ida de Saint-Elme, Elselina Vanayl de Yongh, viuda del Grande Ejército (desde antaño... más tarde)
y por entonces y desde años antes bravo Edecán de Ney-:
Ayudante de Campo... de plumas, gongorino.
No estuve en Capua, pero ya me supongo sus mentadas delicias.

Fabriqué clavicémbalos y espinetas, restauré virginales, reparé Stradivarius
falsos y Guarnerius apócrifos y Amatis quasi Amatis.
Cincelé empuñaduras de dagas y verduguillos, en el obrador de Benvenuto,
y escriños y joyeles y guardapelos ad-usum de Cardenales y de las Cardenalesas.
Vendí Biblias en el Sinú, con De la Rosa, Borelly y el ex-pastor Antolín.
Fui catador de tequila (debuté en Tapachula y ad-látere de Ciro el Ofiuco)
y en México y Amecameca, y de mezcal en Teotihuacán y Cuernavaca,
de Pisco-sauer en Lima de los Reyes,
y de otros piscolabis y filtros muy antes y después y por Aná del Aburrá, y doquiérase
con El Tarasco y una legión de Bacos Dionisos, pares entre Pares.
Vagué y vagué si divagué por las mesillas del café nocharniego, Mil Noches y otra Noche
con el Mago de lápiz buido y de la voz asordinada.
Antes, muy antes, bebí con él, con Emmanuel y don Efe y Carrasca, con Tisaza y Xovica y Mexía y los otros Panidas.
Después..., ahora..., mejor no meneallo y sí escanciallo y persistir en ello...

Dicté un curso de Cabalística y otro de Pan-Hermética
y un tercero de Heráldica,
fuera de los cursillos de verano de las literaturas bereberes -comparadas-.
Fui catalogador protonotario en jefe de la Magna Biblioteca de Ebenezer el Sefardita,
y -en segundo- de la Mínima Discoteca del quídam en referencia de suso:
no tenía aún las Diabelli si era ya dueño de las Goldberg;
no poseía completa la Inconclusa ni inconclusa la Décima (aquestas Sinfonías, Variaciones aquesas:
y casi que todello -en altísimo rango- tan Variaciones Alredor de Nada).

Corregí pruebas (y dislates) de tres docenas de sota-poetas
-o similares- (de los que hinchen gacetilleros a toma y daca).
Fui probador de calzas -¿prietas?: ceñidas, sí, en todo caso- de Diana de Meridor
y de justillos, que así veníanle, de estar atán bien provista
y atán rebién dotada -como sabíalo también y así de bien Bussy d'Amboise-.
Temperé virginales -ya restaurados-, y clavecines, si no como Isabel, y aunque no tan baqueano
como ése de Eisenach, arroyo-Océano.
Soplé el ***** bufón, con tal cual incongruencia, sin ni tal cual donaire.
No aporreé el bombo, empero, ni entrechoqué los címbalos.

Les saqué puntas y les puse ribetes y garambainas a los vocablos,
cuando diérame por la Semasiología, cierta vez, en la Sorbona de Abdera,
sita por Babia, al pie de los de Úbeda, que serán cerros si no valen por Monserrates,
sin cencerros. Perseveré harto poco en la Semántica -por esa vez-,
si, luego retorné a la andadas, pero a la diabla, en broma:
semanto-semasiólogo tarambana pillín pirueteante.
Quien pugnó en Dénnevitz con Ney, el peli-fulvo
no fui yo: lo fue mi bisabuelo el Capitán...;
y fue mi tatarabuelo quien apresó a Gustavo Cuarto:
pero sí estuve yo en la Retirada de los Diez Mil
-era yo el Siete Mil Setecientos y Setenta y Siete,
precisamente-: releed, si dudaislo, el Anábasis.
Fui celador intocable de la Casa de Tócame-Roque, -si ignoré cuyo el Roque sería-,
y de la Casa del Gato-que-pelotea; le busqué tres pies al gato
con botas, que ya tenía siete vidas y logré dar con siete autores en busca de un personaje
-como quien dice Los Siete contra Tebas: ¡pobre Tebas!-, y ya es jugar bastante con el siete.
No pude dar con la cuadratura del círculo, que -por lo demás- para nada hace falta,
mas topé y en el Cuarto de San Alejo, con la palanca de Arquimedes y con la espada de Damocles,
ambas a dos, y a cual más, tomadas del orín y con más moho
que las ideas de yo si sé quién mas no lo digo:
púsome en aprietos tal doble hallazgo; por más que dije: ¡Eureka! ...: la palanca ya no servía ni para levantar un falso testimonio,
y tuve que encargarme de tener siempre en suspenso y sobre mí la espada susodicha.

Se me extravió el anillo de Saturno, mas no el de Giges ni menos el de Hans Carvel;
no sé qué se me ficieron los Infantes de Aragón y las Nieves de Antaño y el León de Androcles y la Balanza
del buen Shylock: deben estar por ahí con la Linterna de Diógenes:
-¿mas cómo hallarlos sin la linterna?

No saqué el pecho fuera, ni he sido nunca el Tajo, ni me di cuenta del lío de Florinda,
ni de por qué el Tajo el pecho fuera le sacaba a la Cava,
pero sí vi al otro don Rodrigo en la Horca.
Pinté muestras de posadas y mesones y ventas y paradores y pulquerías
en Veracruz y Tamalameque y Cancán y Talara, y de riendas de abarrotes en Cartagena de Indias, con Tisaza-,
si no desnarigué al de Heredia ni a López **** tuerto -que era bizco-.
Pastoreé (otra vez) el Rebaño de las Pléyades
y resultaron ser -todellas, una a una- ¡qué capretinas locas!
Fui aceitero de la alcuza favorita del Padre de los Búhos Estáticos:
-era un Búho Sofista, socarrón soslayado, bululador mixtificante-.
Regí el vestier de gala de los Pingüinos Peripatéticos,
(precursores de Brummel y del barón d'Orsay,
por fuera de filósofos, filosofículos, filosofantes dromomaníacos)
y apacenté el Bestiario de Orfeo (delegatario de Apollinaire),
yo, Beremundo el Lelo.

Nada tuve que ver con el asesinato de la hija del corso adónico Sebastiani
ni con ella (digo como pesquisidor, pesquisante o pesquisa)
si bien asesoré a Edgar Allan Poe como entomólogo, cuando El Escarabajo de Oro,
y en su investigación del Doble Asesinato de la Rue Morgue,
ya como experto en huellas dactilares o quier digitalinas.
Alguna vez me dio por beberme los vientos o por pugnar con ellos -como Carolus
Baldelarius- y por tomar a las o las de Villadiego o a las sus calzas:
aquesas me resultaron harto potables -ya sin calzas-; ellos, de mucho volumen
y de asaz poco cuerpo (si asimilados a líquidos, si como justadores).
Gocé de pingües canonjías en el reinado del bonachón de Dagoberto,
de opíparas prebendas, encomiendas, capellanías y granjerías en el del Rey de los Dipsodas,
y de dulce privanza en el de doña Urraca
(que no es la Gazza Ladra de Rossini, si fuéralo
de corazones o de amantes o favoritos o privados o martelos).

Fui muy alto cantor, como bajo cantante, en la Capilla de los Serapiones
(donde no se sopranizaba...); conservador,
conservador -pero poco- de Incunables, en la Alejandrina de Panida,
(con sucursal en El Globo y filiales en el Cuarto del Búho).

Hice de Gaspar Hauser por diez y seis hebdémeros
y por otras tantas semanas y tres días fui la sombra,
la sombra misma que se le extravió a Peter Schlémil.

Fui el mozo -mozo de estribo- de la Reina Cristina de Suecia
y en ciertas ocasiones también el de Ebba Sparre.
Fui el mozo -mozo de estoques- de la Duquesa de Chaumont
(que era de armas tomar y de cálida sélvula): con ella pus mi pica en Flandes
-sobre holandas-.

Fui escriba de Samuel Pepys -¡qué escabroso su Diario!-
y sustituto suyo como edecán adjunto de su celosa cónyuge.
Y fuí copista de Milton (un poco largo su Paraíso Perdido,
magüer perdido en buena parte: le suprimí no pocos Cantos)
y a la su vera reencontré mi Paraíso (si el poeta era
ciego; -¡qué ojazos los de su Déborah!).

Fui traductor de cablegramas del magnífico Jerjes;
telefonista de Artajerjes el Tartajoso; locutor de la Esfinge
y confidente de su secreto; ventrílocuo de Darío Tercero Codomano el Multilocuo,
que hablaba hasta por los codos;
altoparlante retransmisor de Eubolio el Mudo, yerno de Tácito y su discípulo
y su émulo; caracola del mar océano eólico ecolálico y el intérprete
de Luis Segundo el Tartamudo -padre de Carlos el Simple y Rey de Gaula.
Hice de andante caballero a la diestra del Invencible Policisne de Beocia
y a la siniestra del Campeón olímpico Tirante el Blanco, tirante al blanco:
donde ponía el ojo clavaba su virote;
y a la zaga de la fogosa Bradamante, guardándole la espalda
-manera de decir-
y a la vanguardia, mas dándole la cara, de la tierna Marfisa...

Fui amanuense al servicio de Ambrosio Calepino
y del Tostado y deMatías Aldecoa y del que urdió el Mahabarata;
fui -y soylo aún, no zoilo- graduado experto en Lugares Comunes
discípulo de Leon Bloy y de quien escribió sobre los Diurnales.
Crucigramista interimario, logogrifario ad-valorem y ad-placerem
de Cleopatra: cultivador de sus brunos pitones y pastor de sus áspides,
y criptogramatista kinesiólogo suyo y de la venus Calipigia, ¡viento en popa a toda vela!
Fui tenedor malogrado y aburrido de libros de banca,
tenedor del tridente de Neptuno,
tenedor de librejos -en los bolsillos del gabán (sin gabán) collinesco-,
y de cuadernículos -quier azules- bajo el ala.
Sostenedor de tesis y de antítesis y de síntesis sin sustentáculo.
Mantenedor -a base de abstinencias- de los Juegos Florales
y sostén de los Frutales -leche y miel y cerezas- sin ayuno.
Porta-alfanje de Harún-al-Rashid, porta-mandoble de Mandricardo el Mandria,
porta-martillo de Carlos Martel,
porta-fendiente de Roldán, porta-tajante de Oliveros, porta-gumía
de Fierabrás, porta-laaza de Lanzarote (¡ búen Lancelot tan dado a su Ginevra!)
y a la del Rey Artús, de la Ca... de la Mesa Redonda...;
porta-lámpara de Al-Eddin, el Loca Suerte, y guardián y cerbero de su anillo
y del de los Nibelungos: pero nunca guardián de serrallo ni cancerbero ni evirato de harem...
Y fui el Quinto de los Tres Mosqueteros (no hay quinto peor) -veinte años después-.

Y Faraute de Juan Sin Tierra y fiduciario de
Al principio ella fue una serena conflagración
un rostro que no fingía ni siquiera su belleza
unas manos que de a poco inventaban un lenguaje
una piel memorable y convicta
una mirada limpia         sin traiciones
una voz que caldeaba la risa
unos labios nupciales
un brindis
es increíble pero a pesar de todo
él tuvo tiempo para decirse
qué sencillo         y también
no importa que el futuro
        sea una oscura maleza
la manera tan poco suntuaria
que escogieron sus mutuas tentaciones
fue un estupor alegre
sin culpa ni disculpa
él se sintió optimista
                                          nutrido
                                                          renovado
tan lejos del sollozo y la nostalgia
tan cómodo en su sangre y en la de ella
tan vivo sobre el vértice de musgo
tan hallado en la espera
que después del amor salió a la noche
sin luna y no importaba
sin gente y no importaba
sin dios y no importaba
a desmontar la anécdota
a componer la euforia
a recoger su parte del botín
mas su mitad de amor
                                              se negó a ser mitad
y de pronto él sintió
que sin ella sus brazos estaban tan vacíos
que sin ella sus ojos no tenían qué mirar
que sin ella su cuerpo dce ningún modo era
        la otra copa del brindis
y de nuevo se dijo
qué sencillo
                        pero ahora
lamentó que el futuro fuera oscura maleza
sólo entonces pensó en ella
                                                          eligiéndola
y sin dolor         sin desesperaciones
sin angustia y sin miedo
dócilmente empezó
                                        como otras noches
                                                                                a necesitarla.
En el alba de callados venenos
amanecemos serpientes.

Amanecemos piedras,
raíces obstinadas,
sed descarnada, labios minerales.

La luz en estas horas es acero,
es el desierto labio del desprecio.
Si yo toco mi cuerpo soy herido
por rencorosas púas.
Fiebre y jadeo de lentas horas áridas,
miserables raíces atadas a las piedras.

Bajo esta luz de llanto congelado
el henequén, inmóvil y rabioso,
en sus índices verdes
hace visible lo que nos remueve,
el callado furor que nos devora.

En su cólera quieta,
en su tenaz verdor ensimismado,
la muerte en que crecemos se hace espada
y lo que crece y vive y muere
se hace lenta venganza de lo inmóvil.

Cuando la luz extiende su dominio
e inundan blancas olas a la tierra,
blancas olas temblantes que nos ciegan,
y el puño del calor nos niega labios,
un fuego verde cerca al henequén,
muralla viva que devora y quema
al otro fuego que en el aire habita.
Invisible cadena, mortal soplo
que aniquila la sed de que renace.

Nada sino la luz. No hay nada, nada
sino la luz contra la luz rabiosa,
donde la luz se rompe, se desangra
en oleaje estéril, sin espuma.

El agua suena. Sueña.
El agua intocable en tu tumba de piedra,
sin salida en su tumba de aire.
El agua ahorcada,
el agua subterránea,
de húmeda lengua humilde, encarcelada.
El agua secreta en su tumba de piedra
sueña invisible en su tumba de agua.

A las seis de la tarde
alza la tierra un vaho blanquecino.
Vuelan pájaros mudos, barro helado.
Arrasen nubes crueles el cielo sin orillas.

Pero en la noche el agua gime.
Un cielo de metal
oprime pecho y venas
y tiembla en el ahogo el horizonte.
El agua gime entre sus negros hierros.
El hombre corre de la muerte al sueño.

El henequén vigila cielo y tierra.
Es la venganza de la tierra,
la mano de los hombres contra el cielo.
¿Qué tierra es ésta?,
¿qué extraña violencia alimenta
en su cáscara pétrea?
¿qué fría obstinación,
años de fuego frío,
petrificada saliva persistente,
acumulando lentamente un jugo,
una fibra, una púa?

Una región que existe
antes que sobre el mundo alzara el aire
su bandera de fuego y el agua sus cristales;
una región de piedra
nacida antes del nacimiento mismo de la muerte,
una región, un párpado de fiebre,
unos labios sin sueño
que recorre sin término la sed,
como el mar a las lajas en las costas desiertas.

La tierra sólo da su flor funesta,
su espada vegetal.
Su crecimiento rige
la vida de los hombres.
Por sus fibras crueles
corre una sed de arena
trepando desde sótanos ciegos,
duras capas de olvido donde el tiempo no existe.

Furiosos años lentos, concentrados,
como no derramada, oculta lágrima,
brotando al fin sombríos
en un verdor ensimismado,
rasgando el aire, pulpa, ahogo,
blanda carne invisible y asfixiada.
Al cabo de veinticinco amargos años
alza una flor sola, roja y quieta.
Una vara ****** la levanta
y queda entre los aires, isla inmóvil,
petrificada espuma silenciosa.

Oh esplendor vengativo,
única llama de este infierno seco,
¿tanta fiebre acallada,
surge en tu llama rígida, desnuda,
para cantar, sólo, tu muerte?
¡Si yo pudiera,
en esta orilla que la sed ilumina,
cantar al hombre que la habita y la puebla,
cantar al hombre que su sed aniquila!

Al hombre húmedo y persistente como lluvia,
al hombre como un árbol hermoso y ultrajado
que arranca su nacimiento al llanto,
al hombre como un río entre las llamas,
como un pájaro semejante a un relámpago.
Al hombre entre sus fines y sus frutos.

Los frutos de la tierra son los fines del hombre.
Mezcla su sal henchida con las sales terrestres
y esa sal es más tierna que la sal de los mares:
le dio Adán, con su sangre, su orgulloso castigo.

¡Si pudiera cantar
al hombre que vive bajo esta piel amarga!
El nacimiento,
el espanto nocturno,
la vasta mano que puebla y despuebla la tierra.

Entre el primer silencio y el postrero,
entre la piedra y la flor,
tú caminas. Te ciñe un pulso aéreo,
un silencio flotante,
como fuga de sangre, como humo,
como agua que olvida.

Llamas petrificadas te sostienen.
Caminas entre espadas,
casi invisible
bajo el temblor del cielo liso,
con un paso, un solo paso tierno,
un leve paso de animal que huye.

Tú caminas. Tú duermes. Tú fornicas.
Tú danzas, bebes, sueñas.
Sueñas en otros labios que prolonguen tu sueño.

Alguien te sueña, solo.
Tu nombre, polvo, piedra,
en el polvo sediento precipita su ruina.

Mas no es el ritmo oscuro del planeta,
el renacer de cada día,
el remorir de cada noche,
lo que te mueve por la tierra.
¡Oh rueda del dinero,
que ni te palpa ni te roza
y te deshace cada día!

Ángel de tierra y sueño,
agua remota que se ignora,
oh condenado,
oh inocente,
oh bestia pura entre las horas del dinero,
entre esas horas que no son nuestras nunca,
por esos pasadizos de tedio devorante
donde el tiempo se para y se desangra.

¡El mágico dinero!
Invisible y vacío,
es la señal y el signo,
la palabra y la sangre,
el misterio y la cifra,
la espada y el anillo.

Es el agua y el polvo,
la lluvia, el sol amargo,
la nube que crea el mar solitario
y el fuego que consume los aires.
Es la noche y el día:
la eternidad sola y adusta
mordiéndose la cola.

El hermoso dinero da el olvido,
abre las puertas de la música,
cierra las puertas al deseo.
La muerte no es la muerte: es una sombra,
un sueño que el dinero no sueña.

¡El mágico dinero!
Sobre los huesos se levanta,
sobre los huesos de los hombres se levanta.

Pasas como una flor por este infierno estéril,
hecho sólo del tiempo encadenado,
carrera maquinal, rueda vacía
que nos exprime y deshabita,
y nos seca la sangre,
y el lugar de las lágrimas nos mata.

Porque el dinero es infinito y crea desiertos infinitos.
Dame, llama invisible, espada fría,
tu persistente cólera,
para acabar con todo,
oh mundo seco,
oh mundo desangrado,
para acabar con todo.

Arde, sombrío, arde sin llamas,
apagado y ardiente,
ceniza y piedra viva,
desierto sin orillas.

Arde en el vasto cielo, laja y nube,
bajo la ciega luz que se desploma
entre estériles peñas.

Arde en la soledad que nos deshace,
tierra de piedra ardiente,
de raíces heladas y sedientas.

Arde, furor oculto,
ceniza que enloquece,
arde invisible, arde
como el mar impotente engendra nubes,
olas como el rencor y espumas pétreas.
Entre mis huesos delirantes, arde;
arde dentro del aire hueco,
horno invisible y puro;
arde como arde el tiempo,
como camina el tiempo entre la muerte,
con sus mismas pisadas y su aliento;
arde como la soledad que te devora,
arde en ti mismo, ardor sin llama,
soledad sin imagen, sed sin labios.
Para acabar con todo,
oh mundo seco,
para acabar con todo.
Standing in this place,
Where you tells us nothing that is going on.
We fear the worst,
Only because you wont tell us better.

You  take us away from our land,
To a place I never knew.
You tell us nothing that is going on,
And you treat us as though we are not human.

You tell us we are moving,
and whip us until we move.
"form a line" you tell us.
We fear your guns, so we do.

You take us to the water.
The same water that brings us joy,
Now will bring us nothing but fear,
and hatred.

You whip the ones who don't go,
And Yell at the ones who do.
You hurt our kind,
Like you have nothing but sin.

Slowly the line starts to move,
And I hear nothing but the clang of mettle,
And the cries of my kind.
We fear what will happen next.

I get to the place,
where the white man stays.
I try not to look him in the eyes,
Because all I will see is sin.

You put your cold grasp,
From something I do not know,
Around my wrists and ankle,
But worst, around my neck.

My man fears you aliens,
so we do what your guns say.
We are not to be feared,
Yet you show us nothing but sin.

All of my men,
are joined by your cold hard chains.
The ones who don't move ,
get pulled by the rest.

The whippings become more,
And my people find it hard to stand.
You tell us you need us,
But show us nothing but sin.

We get on the big beast ,
The one only white man knows.
You shove us down the stairs,
And crowed us in.

We are close.
Too close.
Man and woman and child,
Brought together by sin.

the night finally comes,
And I feel peace again.
But only until the morning sun shines,
And brings death with it.

17 of my fellow men,
Brought out my you aliens.
Its only the second day,
What will the next bring?

The hunger in our belies gets stronger,
as you feast upon your joy.
The days food is not much
But rice and ***** water.

As we start to lose count of the day,
We lose count of so many other things
Death, ****, fear, mice, whipping,
And sin.

My man can not talk about there fears,
For the white man will listen.
The only thing we can do,
Is make our own language.

Some hope for death,
For by death our souls can fly free.
By death we can return home,
But our families don't even have our bones to remember us by.

Our women and children are used as objects,
Objects of the white mans will.
To show no respect to,
And release your sin upon.

We are brought to stable land,
Of which we have never seen.
You brake us into groups,
and show us no respect.


Only half of my men make it there,
And most of them are not well.
We are shoved around,
And most of do not stay on out feet for long.

The ones you deem 'Usable'
go on to the homes of the white man.
We are forced to work,
for the man of the sin.

We get nothing from this,
and very little food.
We bring you your growth,
While ours is held back.

We are the worker,
we are the barer of life.
You are the owner.
YOU are the sin.
SELORM DEKU Jan 2016
Dear Sin,
You have always been but rarely is seen
Your bait, Mr Temptation looks great till you get us jailed
The gate of your dungeon is a thing the world’s heart dreams
At last, alas! The devoted captives you own cry
Dear Sin,
We have walked, talked and worked,
Our times together never are less than a mess
But like the fool I was, I loved you in full
All these while swimming in your pool
Believing the lie that told me you’re cool
Dear Sin,
I call you dear not because you are but just so you lend me your ears
Yes! The years we shared in your bed,
The moments when you clad your lies in your wide smiles
Teaching me lust and calling it love
I followed on till you led me astray and ready to be slayed
Dear Sin,
Alone in my heart you made your safe abode
But Dear Sin, today your rent expires
And the tents of your spies are rend
The deep scars you left on my hearts wall,
I’ve found a healer who’d seal
Dear sin,
I miss how you made a toy of the boy I was
Your lessons were costly; I spent a valuable part of me to learn them.
You made me love the now and robbed me of love for the best
But I'm glad to be freed from the capture of your spirito-myopia spell
I'm dead to you yet alive, the One who once for me died, to serve.
Dear sin,
I’m the captive you lost
But I am the happy son He freed
Now at home, I plead to be alone
Away all days from thee and always with Him
His bruises do more than your vices can dream
I resign and signed for Him my life to reign
Forever, Dear sin, dare me not, never!
Desde temprano había menudeado las llamadas de
felicitación. Para el ex torturador (todavía no se
sentía cómodo con esa partícula: ex) ya no
había peligro. La tan cuestionada ley de amnistía ahora
tenía el aval del voto popular. A las felicitaciones él
había respondido con risas, con murmullos de aprobación,
con entusiasmo, sin escrúpulos. Sin embargo no se sentía
eufórico. Desayunó a solas, como siempre. A pesar de sus
cuarenta, se mantenía soltero. Estaba Eugenia, claro, pero en
una zona siempre provisional. Recogió los diarios que
habían deslizado bajo la puerta, pero se salteó
precisamente aquellas páginas, aparatosamente tituladas, que
analizaban la ahora confirmada amnistía. Sólo se detuvo
en Internacionales y en Deportes. Luego se dedicó a regar las
plantas y el césped del fondo. La recomendación oficial
decía que, hasta nuevo aviso, era imprescindible ahorrar agua
corriente y prohibía especialmente el riego de jardines. Pero
él gozaba de amnistía. Todo le estaba permitido. Si le
habían perdonado torturas, violaciones y muertes, no lo iban a
condenar por un gasto excesivo de agua. Democracia es democracia. El
agua salía con fuerza tal que algunos tallitos, los más
débiles, se inclinaban e incluso hubo uno que se quebró.
Lo apartó con el pie. Así estuvo dos horas. Regaba y
volvía a regar, dos o tres veces las mismas plantas, que ya no
agradecían la lluvia. Cuando sintió en los pies el
frío de las zapatillas húmedas, cerró por fin la
canilla, entró en la casa y se vistió informalmente para
ir al supermercado. Una vez allí, hizo un buen surtido de
bebidas y comestibles hasta llenar prácticamente el carrito y se
puso en la cola de la Caja. Un signo de igualdad y fraternidad,
pensó: aunque estaba amnistiado, de todos modos se resignaba a
hacer la cola. De pronto sintió que una mano fuerte le tomaba el
brazo y experimentó una corriente eléctrica. ¿Como
una picana? No. Simplemente una corriente eléctrica. Se dio
vuelta con rapidez y con cierta violencia y se encontró con un
vecino de rostro amable, un poco sorprendido por la reacción que
había provocado. Disculpe, dijo el señor, sólo
quería avisarle que se le cayó la billetera. Él
sintió que las mejillas le ardían. Emitió un breve
tartamudeo de excusas y agradecimiento y recogió la billetera.
Precisamente en ese momento había llegado su turno, así
que fue colocando sus compras frente a la cajera, pagó, y
metió todo en la bolsa que había traído a esos
efectos. Cuando abandonaba el supermercado, oyó que alguien le
decía, al pasar, enhorabuena, nadie hizo comentario alguno pero
él comprobó que uno de los clientes, un bancario que
pasaba a diario frente a su casa haciendo jogging, levantaba
inequívocamente las cejas. Pensó en los perros de caza,
cuando, al detectar la proximidad de la presa, levantan las orejas.
¿Él sería la presa? Boludeces, muchacho,
boludeces. Estoy amnistiado. Un hombre sin deudas con la sociedad. Todo
lo hice por obediencia debida (con alguna yapa, como es natural), mi
conciencia y yo estamos en paz. Ya en la casa, fue vaciando la bolsa,
metió en la heladera lo que correspondía, y lo
demás en la despensita, sin mayor orden. Mañana, cuando
viniera Antonia a hacer la limpieza, sabría a qué estante
pertenecía cada cosa. Encendió la radio pero sólo
había rock, así que la apagó y se quedó un
buen rato contemplando el techo y sus crecientes manchas de humedad.
Llamar al constructor, anotó mentalmente. Después fue al
dormitorio, se desnudó, se duchó, se vistió de
nuevo pero con ropa de salir, fue al garaje, encendió el motor
del Peugeot, pensó hacer todo el camino por la Rambla pero mejor
no, siempre es más seguro por Bulevar España y Maldonado.
Qué tontería. ¿Más seguro? Vamos, vamos, si
estoy amnistiado. Y rumbeó hacia la Rambla. No había
muchos coches. A la altura del puertito del Buceo, lo pasó un
Mercedes, que de pronto frenó. El conductor le hizo señas
para que se detuviera. Él vaciló. Sólo por una
décima de segundo. El corazón le golpeaba con fuerza. La
Rambla jamás es segura. Fue sólo un instante, pero en ese
destello calculó que, si bien había suficiente distancia
como para esquivar al otro coche y huir, el motor del otro era mucho
más potente y le daría alcance sin problemas. De modo que
se resignó y frenó junto al Mercedes. El otro
asomó una cara sonriente. Lleva la valija abierta, amigo,
¿no se había dado cuenta? No, no se había dado
cuenta, así que dijo gracias, ha sido muy amable, y se
bajó para cerrar la valija. Sin embargo, la valija no estaba
abierta. Todo él se llenó de sospecha y
prevención, pero el Mercedes ya había arrancado y se
había perdido tras la curva. Miró hacia atrás,
hacia el costado, hacia adelante. No había otros coches a la
vista. ¿Podría ser que la valija se cerrara sola?
¿Por qué no? Boludeces, muchacho, boludeces. Pero cuando
volvió a empuñar el volante, dejó abierta la
gaveta donde estaba el revólver y por supuesto no siguió
por la Rambla. Cuando llegó al Centro, y a pesar de que en esa
cuadra había dos sitios libres, no se arriesgó a dejar el
coche en la calle y lo llevó a una playa de estacionamiento.
Recordó que debía comprarse una camisa. Entró en
una tienda y le dijo al vendedor que la quería blanca, de mangas
largas, para vestir. ¿Es para usted? Sí, es para
mí. ¿La quiere con el cuello flojo o más bien
apretado? ¿Cómo apretado, qué quiere decir con
eso? Oh, no lo tome a mal, me parece bien que lo quiera flojo, hoy en
día nadie usa una camisa que lo estrangule. Hoy en día.
Naturalmente. Hoy en día nadie. Estoy amnistiado. Nadie quiere
que lo estrangulen. Ya no se usa. Se llevó la camisa blanca,
para vestir, de mangas largas, y de cuello flojo (39 en vez de 38, que
era su número). Le pareció carísima, pero no
quería llamar la atención, así que pagó con
un gesto de soberbia y a la vez de despreocupación por el
dinero, y empezó a caminar por Dieciocho. Desde un auto,
detenido porque el semáforo estaba en rojo, un desconocido le
gritó: felicidades. ¿Quién será? Por las
dudas saludó con la mano y entonces el otro le mostró la
lengua. Su intención fue acercarse, pero el semáforo se
había puesto verde y el auto arrancó con estruendo, entre
las risotadas de sus ocupantes. Guarangos, sólo eso, se dijo.
Pero por qué lo de felicidades. ¿Por la amnistía?
¿O simplemente había sido una palabra amable, destinada a
servir de contraste con el gesto ofensivo que la iba a seguir? Vaya,
después de todo no era la primera lengua que veía, por
cierto había visto otras, más dramáticas que la de
ese idiota. Cosas del pasado. Abur. Por orden del presidente, la buena
gente había cerrado los ojos de la nuca. Ahora ya no iban a
escribir verdugos a la cárcel, verdad y justicia, y otras
sandeces. Ahora habían aprendido a decir: se le cayó la
billetera, enhorabuena, amigo lleva la valija abierta, felicidades.
Almorzó solo, en un restaurante donde nadie lo conocía.
Sin embargo, cuando estaba en el churrasco a la pimienta, vio que desde
otra mesa alguien lo saludaba, pero estaba tan lejos que su
miopía no le permitió distinguir quién era. Al
rato vino el mozo con una tarjetita. El nombre era del corresponsal de
una agencia internacional, y había unas líneas
recién escritas: Tengo sumo interés en hacerle una
entrevista. Sobre la amnistía, ya se lo habrá imaginado.
Le pidió al mozo que le dijera a ese señor que muchas
gracias, pero que no era posible. Ya no pudo seguir comiendo a gusto.
Al concluir no pidió café sino un té de boldo,
pero ni así. Salió rápidamente, sin mirar al
corresponsal, que se quedó en el fondo, haciendo señas en
vano. Iría a lo de Eugenia, era la hora. Ella le había
telefoneado bien temprano para decirle que lo esperaba con
champán. Un alivio. Por lo menos aquel apartamento, que
él había financiado, era tierra conocida y no devastada.
Eugenia estaba vestida poco menos que para una fiesta. Estarás
tranquilo ahora, me imagino, fue la bienvenida. Sí, bastante.
Pero no lo estaba y ella lo advirtió. No seas estúpido,
mi amor, ese asunto se acabó, ya lo dijo el presidente, ahora
hay que mirar hacia adelante. En una ocasión como ésta, y
tras el brindis de rigor (por la democracia, dijo Eugenia, y
soltó una carcajada), estaba más que cantado que
irían a la cama. Y fueron. Durante todo el trámite,
él estuvo con la cabeza en otra parte, pero así y todo
pudo cumplir como un buen soldado. En un momento, ella había
apretado su abrazo de forma exagerada y él sintió que se
asfixiaba. Por un momento tuvo pánico, casi se mareó.
¿Será el abrazo, o el anís tendría algo?
¿Será posible? ¿Nada menos que Eugenia?
Afortunadamente, todo pasó, Eugenia había aflojado el
abrazo, dijo que había estado regio, él pudo respirar
normalmente, y ella empezó a besarlo, como lo hacía
siempre en la etapa post coitum, de abajo hasta arriba. De pronto
él anunció que se iba. ¿Ya? Esta noche tengo una
reunión y quiero estar despejado, quiero dormir un poco.
¿Es por la amnistía? No, dijo él, receloso, es por
otra cosa. ¿Y dónde es? Él la miró,
desconfiado. A esta altura del partido, no iba a caer en trampa tan
ingenua. También podía suceder que, precisamente por ser
tan ingenua, no fuese trampa. Todavía no lo sé, me
avisarán esta tarde. Nublado está mi cielo, dijo ella,
sí, es mejor que te vayas, a ver si mañana estás
menos tenso. Estoy cansado, sólo eso. Bajó a la calle,
caminó unas cuadras hasta donde había dejado el auto y
antes de arrancar lo examinó con cuidado. Esta vez no
tomó por la Rambla, entre otras cosas porque soplaba un viento
que auguraba tormenta. Trató de ir esquivando (antigua
precaución) las esquinas con semáforos, que obligaban
siempre a detenerse y de hecho convertirse en blanco fijo. Cuando
llegó a casa, notó con asombro que la luz de la cocina
estaba encendida. ¿Y eso? ¿La habré encendido yo
mismo hoy temprano, y luego, cuando me fui, como era de día, no
me di cuenta? Vaya, todo estaba en orden. Quería descansar.
Abrió la cama, se quitó la ropa (siempre dormía
desnudo) y tomó un somnífero suave, suficiente para
descansar unas horas. Por supuesto, no tenía ninguna
reunión esta noche. Experimentó un cosquilleo de
satisfacción cuando advirtió que sus ojos se iban
cerrando. Sólo cuando estuvo profundamente dormido,
comenzó a recorrer un corredor en tinieblas, una suerte de
túnel interminable, cuyas paredes eran sólo ojos, miles y
miles de ojos que lo miraban, sin ningún parpadeo. Y sin perdón.
Lipok Jamir Aug 2015
Confessing to God I am a sinner
LORD, every steps I take, I commit a sin.
Every word I speak, I commit a sin.
Every thoughts in my mind, I commit a sin.

I repent, I sin again.
A thousand times I have failed
Yet, so merciful is The Lord,
“ For great is Your mercy towards me,
And You have delivered my soul from the depths of Sheol”


Each steps I take, i commit a sin.
I am so weak, still Jesus loves me.
“For sin shall not have dominion over you,
For you are not under law but under grace.”


Each word I speak, i commit a sin.
I am so weak, still Jesus loves me.
“For when we were still without strength,
In due time Christ died for the ungodly.”


So now, I take an oath.
“Surely my lips shall not speak unrighteousness,
Neither shall my tongue utter deceit.”

“Therefore my heart rejoiced,
And my tongue was glad;”


Each thoughts in my mind, i commit a sin.
I am so weak, still Jesus loves me.
I kneel before You and praise You,
"For we know that the law is spiritual,
but i am carnal, sold under sin."


Confessing to the Lord I am a sinner.
“For all have sinned and fall short of the glory of God.”
But now I am saved through Christ our Lord.
For “whoever calls on the name of the Lord shall be saved.”

*“Blessed is the man who trusts in You!”
“Blessed be the Lord forevermore!
Amen and Amen”
Prohemium.

But al to litel, weylaway the whyle,
Lasteth swich Ioye, y-thonked be Fortune!
That semeth trewest, whan she wol bygyle,
And can to foles so hir song entune,
That she hem hent and blent, traytour comune;  
And whan a wight is from hir wheel y-throwe,
Than laugheth she, and maketh him the mowe.

From Troilus she gan hir brighte face
Awey to wrythe, and took of him non hede,
But caste him clene out of his lady grace,  
And on hir wheel she sette up Diomede;
For which right now myn herte ginneth blede,
And now my penne, allas! With which I wryte,
Quaketh for drede of that I moot endyte.

For how Criseyde Troilus forsook,  
Or at the leste, how that she was unkinde,
Mot hennes-forth ben matere of my book,
As wryten folk through which it is in minde.
Allas! That they sholde ever cause finde
To speke hir harm; and if they on hir lye,  
Y-wis, hem-self sholde han the vilanye.

O ye Herines, Nightes doughtren three,
That endelees compleynen ever in pyne,
Megera, Alete, and eek Thesiphone;
Thou cruel Mars eek, fader to Quiryne,  
This ilke ferthe book me helpeth fyne,
So that the los of lyf and love y-fere
Of Troilus be fully shewed here.

Explicit prohemium.

Incipit Quartus Liber.

Ligginge in ost, as I have seyd er this,
The Grekes stronge, aboute Troye toun,  
Bifel that, whan that Phebus shyning is
Up-on the brest of Hercules Lyoun,
That Ector, with ful many a bold baroun,
Caste on a day with Grekes for to fighte,
As he was wont to greve hem what he mighte.  

Not I how longe or short it was bitwene
This purpos and that day they fighte mente;
But on a day wel armed, bright and shene,
Ector, and many a worthy wight out wente,
With spere in hond and bigge bowes bente;  
And in the herd, with-oute lenger lette,
Hir fomen in the feld anoon hem mette.

The longe day, with speres sharpe y-grounde,
With arwes, dartes, swerdes, maces felle,
They fighte and bringen hors and man to grounde,  
And with hir axes out the braynes quelle.
But in the laste shour, sooth for to telle,
The folk of Troye hem-selven so misledden,
That with the worse at night homward they fledden.

At whiche day was taken Antenor,  
Maugre Polydamas or Monesteo,
Santippe, Sarpedon, Polynestor,
Polyte, or eek the Troian daun Ripheo,
And othere lasse folk, as Phebuseo.
So that, for harm, that day the folk of Troye  
Dredden to lese a greet part of hir Ioye.

Of Pryamus was yeve, at Greek requeste,
A tyme of trewe, and tho they gonnen trete,
Hir prisoneres to chaungen, moste and leste,
And for the surplus yeven sommes grete.  
This thing anoon was couth in every strete,
Bothe in thassege, in toune, and every-where,
And with the firste it cam to Calkas ere.

Whan Calkas knew this tretis sholde holde,
In consistorie, among the Grekes, sone  
He gan in thringe forth, with lordes olde,
And sette him there-as he was wont to done;
And with a chaunged face hem bad a bone,
For love of god, to don that reverence,
To stinte noyse, and yeve him audience.  

Thanne seyde he thus, 'Lo! Lordes myne, I was
Troian, as it is knowen out of drede;
And, if that yow remembre, I am Calkas,
That alderfirst yaf comfort to your nede,
And tolde wel how that ye sholden spede.  
For dredelees, thorugh yow, shal, in a stounde,
Ben Troye y-brend, and beten doun to grounde.

'And in what forme, or in what maner wyse
This town to shende, and al your lust to acheve,
Ye han er this wel herd it me devyse;  
This knowe ye, my lordes, as I leve.
And for the Grekes weren me so leve,
I com my-self in my propre persone,
To teche in this how yow was best to done;

'Havinge un-to my tresour ne my rente  
Right no resport, to respect of your ese.
Thus al my good I loste and to yow wente,
Wening in this you, lordes, for to plese.
But al that los ne doth me no disese.
I vouche-sauf, as wisly have I Ioye,  
For you to lese al that I have in Troye,

'Save of a doughter, that I lafte, allas!
Slepinge at hoom, whanne out of Troye I sterte.
O sterne, O cruel fader that I was!
How mighte I have in that so hard an herte?  
Allas! I ne hadde y-brought hir in hir sherte!
For sorwe of which I wol not live to morwe,
But-if ye lordes rewe up-on my sorwe.

'For, by that cause I say no tyme er now
Hir to delivere, I holden have my pees;  
But now or never, if that it lyke yow,
I may hir have right sone, doutelees.
O help and grace! Amonges al this prees,
Rewe on this olde caitif in destresse,
Sin I through yow have al this hevinesse!  

'Ye have now caught and fetered in prisoun
Troians y-nowe; and if your willes be,
My child with oon may have redempcioun.
Now for the love of god and of bountee,
Oon of so fele, allas! So yeve him me.  
What nede were it this preyere for to werne,
Sin ye shul bothe han folk and toun as yerne?

'On peril of my lyf, I shal nat lye,
Appollo hath me told it feithfully;
I have eek founde it be astronomye,  
By sort, and by augurie eek trewely,
And dar wel seye, the tyme is faste by,
That fyr and flaumbe on al the toun shal sprede;
And thus shal Troye turne to asshen dede.

'For certeyn, Phebus and Neptunus bothe,  
That makeden the walles of the toun,
Ben with the folk of Troye alwey so wrothe,
That thei wol bringe it to confusioun,
Right in despyt of king Lameadoun.
By-cause he nolde payen hem hir hyre,  
The toun of Troye shal ben set on-fyre.'

Telling his tale alwey, this olde greye,
Humble in speche, and in his lokinge eke,
The salte teres from his eyen tweye
Ful faste ronnen doun by eyther cheke.  
So longe he gan of socour hem by-seke
That, for to hele him of his sorwes sore,
They yave him Antenor, with-oute more.

But who was glad y-nough but Calkas tho?
And of this thing ful sone his nedes leyde  
On hem that sholden for the tretis go,
And hem for Antenor ful ofte preyde
To bringen hoom king Toas and Criseyde;
And whan Pryam his save-garde sente,
Thembassadours to Troye streyght they wente.  

The cause y-told of hir cominge, the olde
Pryam the king ful sone in general
Let here-upon his parlement to holde,
Of which the effect rehersen yow I shal.
Thembassadours ben answered for fynal,  
Theschaunge of prisoners and al this nede
Hem lyketh wel, and forth in they procede.

This Troilus was present in the place,
Whan axed was for Antenor Criseyde,
For which ful sone chaungen gan his face,  
As he that with tho wordes wel neigh deyde.
But nathelees, he no word to it seyde,
Lest men sholde his affeccioun espye;
With mannes herte he gan his sorwes drye.

And ful of anguissh and of grisly drede  
Abood what lordes wolde un-to it seye;
And if they wolde graunte, as god forbede,
Theschaunge of hir, than thoughte he thinges tweye,
First, how to save hir honour, and what weye
He mighte best theschaunge of hir withstonde;  
Ful faste he caste how al this mighte stonde.

Love him made al prest to doon hir byde,
And rather dye than she sholde go;
But resoun seyde him, on that other syde,
'With-oute assent of hir ne do not so,  
Lest for thy werk she wolde be thy fo,
And seyn, that thorugh thy medling is y-blowe
Your bother love, there it was erst unknowe.'

For which he gan deliberen, for the beste,
That though the lordes wolde that she wente,  
He wolde lat hem graunte what hem leste,
And telle his lady first what that they mente.
And whan that she had seyd him hir entente,
Ther-after wolde he werken also blyve,
Though al the world ayein it wolde stryve.  

Ector, which that wel the Grekes herde,
For Antenor how they wolde han Criseyde,
Gan it withstonde, and sobrely answerde: --
'Sires, she nis no prisoner,' he seyde;
'I noot on yow who that this charge leyde,  
But, on my part, ye may eft-sone hem telle,
We usen here no wommen for to selle.'

The noyse of peple up-stirte thanne at ones,
As breme as blase of straw y-set on fyre;
For infortune it wolde, for the nones,  
They sholden hir confusioun desyre.
'Ector,' quod they, 'what goost may yow enspyre
This womman thus to shilde and doon us lese
Daun Antenor? -- a wrong wey now ye chese --

'That is so wys, and eek so bold baroun,  
And we han nede to folk, as men may see;
He is eek oon, the grettest of this toun;
O Ector, lat tho fantasyes be!
O king Priam,' quod they, 'thus seggen we,
That al our voys is to for-gon Criseyde;'  
And to deliveren Antenor they preyde.

O Iuvenal, lord! Trewe is thy sentence,
That litel witen folk what is to yerne
That they ne finde in hir desyr offence;
For cloud of errour let hem not descerne  
What best is; and lo, here ensample as yerne.
This folk desiren now deliveraunce
Of Antenor, that broughte hem to mischaunce!

For he was after traytour to the toun
Of Troye; allas! They quitte him out to rathe;  
O nyce world, lo, thy discrecioun!
Criseyde, which that never dide hem skathe,
Shal now no lenger in hir blisse bathe;
But Antenor, he shal com hoom to toune,
And she shal out; thus seyden here and howne.  

For which delibered was by parlement
For Antenor to yelden out Criseyde,
And it pronounced by the president,
Al-theigh that Ector 'nay' ful ofte preyde.
And fynaly, what wight that it with-seyde,  
It was for nought, it moste been, and sholde;
For substaunce of the parlement it wolde.

Departed out of parlement echone,
This Troilus, with-oute wordes mo,
Un-to his chaumbre spedde him faste allone,  
But-if it were a man of his or two,
The whiche he bad out faste for to go,
By-cause he wolde slepen, as he seyde,
And hastely up-on his bed him leyde.

And as in winter leves been biraft,  
Eche after other, til the tree be bare,
So that ther nis but bark and braunche y-laft,
Lyth Troilus, biraft of ech wel-fare,
Y-bounden in the blake bark of care,
Disposed wood out of his wit to breyde,  
So sore him sat the chaunginge of Criseyde.

He rist him up, and every dore he shette
And windowe eek, and tho this sorweful man
Up-on his beddes syde a-doun him sette,
Ful lyk a deed image pale and wan;  
And in his brest the heped wo bigan
Out-breste, and he to werken in this wyse
In his woodnesse, as I shal yow devyse.

Right as the wilde bole biginneth springe
Now here, now there, y-darted to the herte,  
And of his deeth roreth in compleyninge,
Right so gan he aboute the chaumbre sterte,
Smyting his brest ay with his festes smerte;
His heed to the wal, his body to the grounde
Ful ofte he swapte, him-selven to confounde.  

His eyen two, for pitee of his herte,
Out stremeden as swifte welles tweye;
The heighe sobbes of his sorwes smerte
His speche him refte, unnethes mighte he seye,
'O deeth, allas! Why niltow do me deye?  
A-cursed be the day which that nature
Shoop me to ben a lyves creature!'

But after, whan the furie and the rage
Which that his herte twiste and faste threste,
By lengthe of tyme somwhat gan asswage,  
Up-on his bed he leyde him doun to reste;
But tho bigonne his teres more out-breste,
That wonder is, the body may suffyse
To half this wo, which that I yow devyse.

Than seyde he thus, 'Fortune! Allas the whyle!  
What have I doon, what have I thus a-gilt?
How mightestow for reuthe me bigyle?
Is ther no grace, and shal I thus be spilt?
Shal thus Criseyde awey, for that thou wilt?
Allas! How maystow in thyn herte finde  
To been to me thus cruel and unkinde?

'Have I thee nought honoured al my lyve,
As thou wel wost, above the goddes alle?
Why wiltow me fro Ioye thus depryve?
O Troilus, what may men now thee calle  
But wrecche of wrecches, out of honour falle
In-to miserie, in which I wol biwayle
Criseyde, allas! Til that the breeth me fayle?

'Allas, Fortune! If that my lyf in Ioye
Displesed hadde un-to thy foule envye,  
Why ne haddestow my fader, king of Troye,
By-raft the lyf, or doon my bretheren dye,
Or slayn my-self, that thus compleyne and crye,
I, combre-world, that may of no-thing serve,
But ever dye, and never fully sterve?  

'If that Criseyde allone were me laft,
Nought roughte I whider thou woldest me stere;
And hir, allas! Than hastow me biraft.
But ever-more, lo! This is thy manere,
To reve a wight that most is to him dere,  
To preve in that thy gerful violence.
Thus am I lost, ther helpeth no defence!

'O verray lord of love, O god, allas!
That knowest best myn herte and al my thought,
What shal my sorwful lyf don in this cas  
If I for-go that I so dere have bought?
Sin ye Cryseyde and me han fully brought
In-to your grace, and bothe our hertes seled,
How may ye suffre, allas! It be repeled?

'What I may doon, I shal, whyl I may dure  
On lyve in torment and in cruel peyne,
This infortune or this disaventure,
Allone as I was born, y-wis, compleyne;
Ne never wil I seen it shyne or reyne;
But ende I wil, as Edippe, in derknesse  
My sorwful lyf, and dyen in distresse.

'O wery goost, that errest to and fro,
Why niltow fleen out of the wofulleste
Body, that ever mighte on grounde go?
O soule, lurkinge in this wo, unneste,  
Flee forth out of myn herte, and lat it breste,
And folwe alwey Criseyde, thy lady dere;
Thy righte place is now no lenger here!

'O wofulle eyen two, sin your disport
Was al to seen Criseydes eyen brighte,  
What shal ye doon but, for my discomfort,
Stonden for nought, and wepen out your sighte?
Sin she is queynt, that wont was yow to lighte,
In veyn fro-this-forth have I eyen tweye
Y-formed, sin your vertue is a-weye.  

'O my Criseyde, O lady sovereyne
Of thilke woful soule that thus cryeth,
Who shal now yeven comfort to the peyne?
Allas, no wight; but when myn herte dyeth,
My spirit, which that so un-to yow hyeth,  
Receyve in gree, for that shal ay yow serve;
For-thy no fors is, though the body sterve.

'O ye loveres, that heighe upon the wheel
Ben set of Fortune, in good aventure,
God leve that ye finde ay love of steel,  
And longe mot your lyf in Ioye endure!
But whan ye comen by my sepulture,
Remembreth that your felawe resteth there;
For I lovede eek, though I unworthy were.

'O olde, unholsom, and mislyved man,  
Calkas I mene, allas! What eyleth thee
To been a Greek, sin thou art born Troian?
O Calkas, which that wilt my bane be,
In cursed tyme was thou born for me!
As wolde blisful Iove, for his Ioye,  
That I thee hadde, where I wolde, in Troye!'

A thousand sykes, hottere than the glede,
Out of his brest ech after other wente,
Medled with pleyntes newe, his wo to fede,
For which his woful teres never stente;  
And shortly, so his peynes him to-rente,
And wex so mat, that Ioye nor penaunce
He feleth noon, but lyth forth in a traunce.

Pandare, which that in the parlement
Hadde herd what every lord and burgeys seyde,  
And how ful graunted was, by oon assent,
For Antenor to yelden so Criseyde,
Gan wel neigh wood out of his wit to breyde,
So that, for wo, he niste what he mente;
But in a rees to Troilus he wente.  

A certeyn knight, that for the tyme kepte
The chaumbre-dore, un-dide it him anoon;
And Pandare, that ful tendreliche wepte,
In-to the derke chaumbre, as stille as stoon,
Toward the bed gan softely to goon,  
So confus, that he niste what to seye;
For verray wo his wit was neigh aweye.

And with his chere and loking al to-torn,
For sorwe of this, and with his armes folden,
He stood this woful Troilus biforn,  
And on his pitous face he gan biholden;
But lord, so often gan his herte colden,
Seing his freend in wo, whos hevinesse
His herte slow, as thoughte him, for distresse.

This woful wight, this Troilus, that felte  
His freend Pandare y-comen him to see,
Gan as the snow ayein the sonne melte,
For which this sorwful Pandare, of pitee,
Gan for to wepe as tendreliche as he;
And specheles thus been thise ilke tweye,  
That neyther mighte o word for sorwe seye.

But at the laste this woful Troilus,
Ney deed for smert, gan bresten out to rore,
And with a sorwful noyse he seyde thus,
Among his sobbes and his sykes sore,  
'Lo! Pandare, I am deed, with-oute
¡Vamos hacia el infierno!

El grito suena bien  en el vientre de la cueva,
el salmo bajo el mediodía de los templos
y la canción en el crepúsculo...
El grito es el primero.

Hay un turno de voces:
yo grito,
tú rezas,
él canta...
El grito es el primero.

Y hay un turno de bridas:
él las lleva,
tú las llevas,
yo las llevo.
Y a la hora de las sombras subterráneas
la blasfemia reclama sus derechos.

Los caballos piafan ya enganchados y la carroza aguarda...
¿Quién la lleva? Yo: el blasfemo.
Yo la llevo, yo llevo hoy la carroza,
yo la llevo.

Este es el poeta,
tú eres el salmista,
ése es el que llora,  
tú eres el que grita...
yo soy el blasfemo.
Yo la llevo. Yo llevo hoy la carroza,
yo la llevo.

¡Arriba! ¡Subid todos!
¡Vamos hacia el infierno!
La aijada tiene su ritmo,
y la tralla,
y el frito,
y el aullido...
y la blasfemia del cochero.
¡Arre! ¡Arre!

¡Músicos,
poetas y salmistas;
obispos y guerreros!...
Voy a cantar.

Vida mía, vida mía,
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!
Vida mía, vida mía,
tengo un ojo pitañoso
y el otro con ictericia.
Vida mía, vida mía,
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!

Esta es mi copla, la copla de mi carne,
la copla de mi cuerpo.
Mas si mis ojos están sucios
los vuestros están ciegos.

¡Músicos,
poetas y salmistas;
obispos y guerreros!...
Voy a cantar otra vez.
El viejo rey de Castilla
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!
El viejo rey de Castilla
tiene una pierna leprosa
y la otra sifilítica.
El viejo rey de Castilla
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!

Esta es la copla de mi tierra,
la copla de mi reino.
Mas si mi reino está podrido
su espíritu es eterno.

¡Músicos,
poetas y salmistas;
obispos y guerreros!...
Llevadme de nuevo el compás.

En los cuernos de la mitra
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!
En los cuernos de la mitra
hay una plegaria verde
y otra plegaria amarilla.
En los cuernos de la mitra
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!

Esta es la copla de mi alma,
de mi alma sin templo
porque la bestia negra apocalíptica,
lo ha llenado de estiércol.

Tres veces cantó el gallo,
tres veces negó Pedro,
tres veces canto yo:
por mi carne,
por mi patria
y por mi templo...
Por todo lo que tuve
y ya no tengo...

Vamos bien,
no hemos errado el sendero.
Conjugad otra vez:
este es el poeta,
tú eres el salmista,
ese es el que llora,
tú eres el que grita.
Yo soy el blasfemo...
¿Y el sabio? ¿Donde está el sabio? ¡Eh, tú!

Tú que sabes lo que pesan las piedras y lo que corre el viento...
¿Cuál es la velocidad de las tinieblas y la dureza del silencio?
¿No contestas?... Pues las bridas son mías.
Yo la llevo, yo llevo hoy la carroza,
yo la llevo.

Músicos, sabios,
poetas y salmistas,
obispos y guerreros...
Dejadme todavía preguntar:
¿Quién ha roto la luna del espejo?
¿Quién ha sido?
¿La piedra de la huelga,
la pistola del gangster,
o el tapón del champaña que disparó el banquero?
¿Quién ha sido?
¿El canto rodado del poeta,
el reculón del sabio,
o el empujón del necio?
¿Quién ha sido,
la vara del juez,
el báculo
o el cetro?
¿Quién ha sido?
¿Nadie sabe quién ha sido?
Pues las bridas son mías. ¡Adelante!
¡Arre! ¡Arre!... ¡Vamos hacia el infierno!

Y para hacer más corta la jornada
ahora cantaremos en coro, y cantaremos las coplas del Gran Conserje Pedro.
Yo llevaré la voz cantante y vosotros el estribillo
con lúgubre ritmo de allegreto.Vino la guerra.
Y para hacer obuses y torpedos
los soldados iban recogiendo
todos los hierros viejos de la ciudad.
Y Pedro, el Gran Conserje Pedro,
le dijo a un soldado: Tomad esto...
Y le dio las llaves del templo.Pedro, Pedro...
El Gran Conserje Pedro
que ha vendido las llaves del templo.Pedro...
Te dijo el Señor de los Olivos
cuando heriste con tu espada al siervo:
Mete esa espada en la vaina,
que yo sé a lo que vengo.
Y la metiste... con las cajas de caudales en el templo.Pedro, Pedro,
el Gran Conserje Pedro,
amigo de soldados y banqueros.Y ahora tenemos que ir al cielo
dando un gran rodeo
por el camino del infierno,
cavando un largo túnel en el suelo
y preguntando a las raíces y a los topos,
por qué ya no hay campanas ni espadañas, Pedro,
y los pájaros... todos tus pájaros se han muerto.¡Pedro, Pedro,
todos tus pájaros se han muerto!

Sin embargo, señores, yo no soy un escéptico
y hay unas cuantas cosas en que creo.
Por ejemplo, creo en el Sol, en el Diluvio y en el estiércol;
en la blasfemia, en las lágrimas y en el infierno;
en la guadaña y en el Viento;
en el lagar, en la piedra redonda del amolador
y en la piedra redonda del viejo molinero;
y en el hacha que derriba los árboles
y descuartiza los salmos y los versos;
en la locura y en el sueño...
y en el gas de la fiebre también creo,
en ese gas ingrávido, expansivo y etéreo,
antifilosófico, antidogmático y antidialéctico
que revienta los globos... los grandes globos, los globitos
y el cerebro.

Y creo
que hay luz en el rito,
luz en el culto
y luz en el misterio.

Creo
que el agua se hace vino,
y sangre el vino,
sangre de Dios y sangre de mi cuerpo.

Creo
que el trigo se hace harina
y carne la harina...
carne de Dios y carne de mi cuerpo.

Creo
que un hombre honrado
cuando nos da su pan
tiene el cuerpo de Cristo entre los dedos.

Y creo
que en el cáliz y en la hostia
hoy no hay más que babas del Gran Conserje Pedro.
Este es mi credo,
y pronto será el vuestro.
Ya lo iréis aprendiendo.

Con él entraremos
por la puerta norte y saldremos
por el postigo del infierno.
El infierno no es un fin, es un medio...
(Nos salvaremos por el fuego).
Y no es un fuego eterno.
Pero es, como las lágrimas, un elevado precio
que hay que pagarle a Dios, sin bulas ni descuentos,
para entrar en el reino de la luz,
en el reino de los hombres, en el reino de los héroes,
en el reino
que vosotros habéis llamado siempre el reino beatífico del cielo.
¡Vamos allá!

¿Estamos todos? Hagamos el último recuento:
Este es el salmista, el que deshizo el salmo
cuando dijo con ira y sin consejo:
"Tú eres el Dios que venga mis agravios
y sujeta debajo de mí, pueblos".
Y este es el poeta luciferino,
el que inventó el poema
esterilizado y antiséptico
y guardó en autoclaves la canción,
puritano, orgulloso y fariseo.
¡Oh, puristas y estetas!
Aún no está limpio vuestro verso
y su última escoria ha de dejarla
en los crisoles del infierno.
Aquí van los artistas sodomitas,
los pintores bizcos y los poetas inversos.
(No lloréis. Pero no digáis tampoco
que la Luz y el Amor se ven mejor torciendo
la mirada
y el ****.
Ni llanto ni ufanía. Vamos al gran taller,
a la gran fragua donde se enderezan los entuertos).
Aquél es el que grita, el hombre de la furia,
y aquél otro el que llora, el hombre del lamento.
Allá va el rey leproso y sifilítico,
este es el bobo intrépido
y este es el sabio tímido,
cargado de tarjetas y de miedo:
ni para decir e pur si mouve
le ha quedado resuello.

Aquí van el juez y el gangster
los dos juntos en el mismo verso.
Este es el Presidente demócrata y guerrero
que desnudó la espada en el verano
y debió desnudarla en el invierno.
(¡Ay del que se armó tan sólo
para defender su granero,
y no se armó para defender
el pan de todos primero!
¡Ay, del que dice todavía:
nos proponemos conservar lo nuestro!)
Allí va el demagogo,
aquél es el banquero,
estos son los cristianos
(Que ahora se llaman los "cristeros")
Y este es el hombre de la mitra,
la bestia de dos cuernos,
el que vendió las llaves...
el Gran Conserje Pedro.¡Aquí van todos!
Y aquí voy yo con ellos.
Aquí voy yo también, yo, el hombre de la tralla,
el de los ojos sucios... el blasfemo.


ahora ya sin hogar y sin reino,
sin canción y sin salmo,
sin llaves y sin templo...
yo la llevo, yo llevo hoy la carroza,
yo la llevo.

Se va del salmo al llanto,
del llanto al grito,
del grito al veneno...
¡Arre! ¡Arre!
¡Y se gana la luz desde el infierno!

— The End —